Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 

Entre tabasqueños te veas...

RENE ALBERTO LOPEZ

› Miéntame la madre

Cuando Antonio “El Chelo” Caraveo se iniciaba en el periodismo, en una ocasión llegó a escribir a la sala de prensa que había en el primer piso del palacio de gobierno, sede de la administración estatal. Estaba sentado en unos de los escritorios redactando una nota para el diario El Día, y entonces entró al lugar apresuradamente el periodista de viejo cuño Erwin Macario, a quien Caraveo veía con respeto, pues figuraba entre los grandes del periodismo estatal. Macario se acomodó en uno de los escritorios, metió papel en la máquina, y volteó hacia donde estaba Caraveo, a quien de golpe y porrazo le dijo: “¡Miéntame la madre!”. Caraveo se quedó estupefacto ante lo que estaba escuchando. Pero Erwin insistió: “¡Miéntame la madre!”. Entonces aquel novato del periodismo le mentó la madre. Erwin le volvió a pedir: “más fuerte… que necesito estar bien encabronado, porque voy a romperle la madre en mi columna a un cabrón político”.

› Y no ando de presumida

José Alfredo Jiménez, El Diablo, es un taxista de Huimanguillo que tiene como chofer a una persona que apodan Kalimán. Cierto día el chofer de taxi tuvo un problema de salud, y le pidió a su madre que fuera avisarle a su patrón para que le explicara personalmente. Cuando la señora llegó a la casa de José Alfredo, salió una señora que comenzó a interrogarla, para qué quería a su hijo. La mujer aquella un poco molesta le dijo: “qué, a poco no sabes que yo soy la mamá de Kalimán”. La otra señora se enjarró en la puerta de su casa y le respondió, “¡ah! pues yo soy la mamá del Diablo, y no ando diciendo nada”.

› Chiva de corazón

Carlos Brito Peña es un cardenense aficionado del equipo de futbol Las Chivas de Guadalajara, oncena que en el presente campeonato marcha en último lugar de la liga con apenas dos puntos, derivados de dos tristes empates. Ese sábado que Las Chivas empataron ante el equipo San Luis se enojó sobre manera y hasta se emborrachó de coraje. Cuando llegó a su casa se encontró con que su madre acababa de llegar de ver al médico. A pesar de su estado le preguntó a su progenitora qué le había pasado. “Me lastimé una varice y tuve que ir con el doctor, imagínate que hasta me pusieron tres puntos”. Al escuchar aquello Carlos exclamó: “¡coño, hasta mi mamá tiene más puntos que Las Chivas!”.

› Papá famoso

A Rodolfo Calao, conocido en Cárdenas como Popo Calao, su padre lo mandó a estudiar a la ciudad de Puebla. El día que se marchó, lo hizo en un autobús de esos llamados “polleros”, que van parando de pueblo en pueblo. Pasó por Coatzacoalcos, Acayucán, Minatitlán, Córdoba. En cada lugar que llegaba el camión de pasajeros Popo Calao se fijó que en las paredes de la estación estaban escritas las iniciales WC. En sus primeras vacaciones llegó feliz a su casa, y al ver a su papá, don Wilfrido Calao, de inmediato le comentó con entusiasmo: “¡Papá!, no pensé que fueras tan famoso, fíjate que en todos los lugares por donde pasa el autobús están las iniciales de tu nombre: WC”.

 
 
 

Edición 94
Ver otras ediciones:
› Edición 52
› Edición 53
› Edición 54
› Edición 56
› Edición 57
› Edición 58
› Edición 59
› Edición 60
› Edición 61
› Edición 62
› Edición 63
› Edición 64
› Edición 66
› Edición 67
› Edición 68
› Edición 69
› Edición 70
› Edición 71
› Edición 72
› Edición 73
› Edición 74
› Edición 75
› Edición 76
› Edición 77
› Edición 78
› Edición 79
› Edición 80
› Edición 81
› Edición 82
› Edición 83
› Edición 84
› Edición 85
› Edición 86
› Edición 87
› Edición 88
› Edición 89
› Edición 90
› Edición 91
› Edición 92
› Edición 93
› Edición 95
› Edición 96
› Edición 97
› Edición 98
› Edición 99
› Edición 100
› Edición 101
› Edición 102
› Edición 103
› Edición 104
› Edición 105
› Edición 106
› Edición 107
› Edición 108
› Edición 109

 
 

 
Papiro | Directorio
© 2012 Copyright Papiro