Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 

Entre tabasqueños te veas...

RENE ALBERTO LOPEZ

› El alarmista

Las inundaciones de 2011 estaban en su apogeo en Tabasco cuando una mañana, momentos antes de que partiera a reportear las afectaciones en la comunidad Boca de Chilapa del municipio de Centla, sonó el timbre en las oficinas del periódico Papiro. Me avisaron que me buscaba Bartolo Méndez Jiménez, periodista de la vieja guardia y destacado colaborador de nuestro medio. Como a Bartolo se le dificulta subir las escaleras, por lo regular siempre lo atiendo en la banqueta de las oficinas, así lo prefiere él. Bajé y, cuando me disponía a abrir la reja de la puerta principal, de golpe y porrazo soltó: “René, se van a quedar sin malecón”. Precisamente esa mañana el comunicado de la Comisión Nacional del Agua había reportado que el río Grijalva había rebasado su nivel crítico, entonces lo que dijo Bartolo me alarmó sobremanera. “¿En serio? ¿Te filtraron alguna información de que se va a inundar Villahermosa?”, le pregunté de inmediato. Bartolo sonrío socarronamente para decirme: “No, hombre, lo que pasa es que en estos últimos días me he sentido muy mal, que creo ya me les voy a ir al otro lado…”. Y, es que Bartolo escribe en Papiro la columna Malecón.

› No me ayudes compadre

Dos días antes acordamos de vernos en el aeropuerto de la Ciudad de México. Cuando arribé, en la estación aérea ya estaba esperándome Luis Bofil, corresponsal de La Jornada en Yucatán. Abordamos un taxi que nos llevaría a un hotel ubicado cerca del periódico. En el trayecto hablamos de un trabajo que me acababan de publicar en el diario sobre los refugiados guatemaltecos asentados en el ejido Nuevo Progreso de Tenosique. Le comenté que el día que estuve en el campamento, el denominado Equipo de Derechos Humanos, Indignación, procedente de Mérida, Yucatán, le habían llevado ayuda a los desplazados. “Sí, conozco a los integrantes de ese grupo de activistas”, me comentó Bofil. Y, comenzó a contarme de las actividades de ese grupo, hasta decirme que uno de sus fundadores fue el sacerdote Raúl Lugo Rodríguez, de quien resaltó sus virtudes: “es un buen tipo, inteligente, estudioso, conocedor del derecho canónico, un activista social”. De pronto Bofil detiene sus palabras, toma aire y suelta: “¡pero es un come mierda!”.

› Al puro estilo choco

Estaba solo. Sentado en la sala de abordar en el aeropuerto de Villahermosa, concentrado en su Black Berry. Se dirigía al Distrito Federal, al igual que yo. Me acerqué. El senador Arturo Núñez Jiménez se puso de pie y nos saludamos. Me senté junto a él, y mientras continuaba contestando mensajes en su celular, comenzamos a platicar sobre el tema del momento: las candidaturas en el PRI y PRD. Era el lunes 5 de diciembre, un día antes de que los aspirantes perredistas pactaran en la Ciudad de México, que a través de encuestas seleccionarían al candidato a la gubernatura del partido del sol azteca, que los representaría en las elecciones de julio de 2012. Luego de intercambiar opiniones respecto a los aspirantes priístas, le comenté entonces lo que se decía en los medios políticos y periodísticos de Tabasco, tras el retiro voluntario de Rosalinda López Hernández de la contienda por la candidatura en el PRD. “Licenciado, lo que todos dicen es que ya está usted amarrado”. Al escuchar aquello, Núñez dejó de atender su celular, se puso serio, pero de inmediato soltó una carcajada, mientras respondía: “¡Hay mojo iguana!”.

› Por si las dudas

En la capital del país La Jornada celebraría un aniversario más. Los corresponsales fuimos invitados al festejo. Luis Bofil, corresponsal en Yucatán, fue uno de los primero en llegar al hotel Royal, sitio en donde nos hospedaron a todos. A Bofil le tocó compartir cuarto con David Carrizales, corresponsal en Monterrey. Cuando el periodista yucateco entró en la habitación, ya estaba alojado su compañero. Pero al echarle un vistazo al baño, Luis Bofil descubrió que había un Jacuzzi, y de inmediato comenzó a llenarlo. Cuando consideró que tenía suficiente agua, se metió en ropa. En un momento dado, se asomó David Carrizales al cuarto de baño, portando un short. Al verlo Bofil le dijo campechanamente: “¡Órale David!, metete al agua para que te relajes un poco”. El comunicador norteño abrió desmesuradamente los ojos, al tiempo que le contestó en tono molesto a Bofil: “¡Qué te pasa guey!, cómo vamos a estar ahí metido dos machos”. Sorprendido por la respuesta de su compañero, Luis Bofil le aclaró: “Coño, David, si no vamos a procurarnos amor”.

 
 
 

Edición 91
Ver otras ediciones:
› Edición 52
› Edición 53
› Edición 54
› Edición 56
› Edición 57
› Edición 58
› Edición 59
› Edición 60
› Edición 61
› Edición 62
› Edición 63
› Edición 64
› Edición 66
› Edición 67
› Edición 68
› Edición 69
› Edición 70
› Edición 71
› Edición 72
› Edición 73
› Edición 74
› Edición 75
› Edición 76
› Edición 77
› Edición 78
› Edición 79
› Edición 80
› Edición 81
› Edición 82
› Edición 83
› Edición 84
› Edición 85
› Edición 86
› Edición 87
› Edición 88
› Edición 89
› Edición 90
› Edición 92
› Edición 93
› Edición 94
› Edición 95
› Edición 96
› Edición 97
› Edición 98
› Edición 99
› Edición 100
› Edición 101
› Edición 102
› Edición 103
› Edición 104
› Edición 105
› Edición 106
› Edición 107
› Edición 108
› Edición 109

 
 

 
Papiro | Directorio
© 2011 Copyright Papiro