Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 

Entre tabasqueños te veas...

RENE ALBERTO LOPEZ

› Te lo dije compa

Cierto día el popular Andrés Herrera (El Tigre) invitó al conocido personaje de Huimangullo, Ñaca Ñaca a ir a las comunidades a ver qué hallaban para traer a sus casas, a lo que Ñaca Ñaca accedió, y partieron sin rumbo fijo. Ya estando en un paraje solitario de una comunidad, a la orilla de una vereda, de pronto desde arriba de su camioneta que iba conduciendo El Tigre vio a un marrano y le dijo a Ñaca Ñaca: ¡Mira ahí está lo que buscábamos!, súbelo, a lo que éste se bajó y ya que lo estaba encaramando a la camioneta llegó un señor con tremenda escopeta en la mano y le dijo a nuestro personaje: ¿oyes, a dónde vas con mi puerco? Y Ñaca Ñaca soltando al cerdo se volteó y le dijo al Tigre: “Te lo dije compa que no era de monte”

› Doña Lola Olán

En una casona ubicada en la esquina de las calles Noé de la Flor Casanova (antes Tizoc) y Cuauhtémoc del municipio de Cárdenas, vivió durante muchos años doña Lola Olán, de familia numerosa y muy popular en el pueblo. Cuando rayaba los 80 años era muy visitada por sus familiares. Los ayudantes y crianzas de doña Lola acostumbraban a cocinar enormes ollas de comida, sobre todo los sábados y domingos, días en que se realizaban grandes comilonas. Ya entrada la tarde los visitantes comenzaban a despedirse de uno en uno de la mujer, quien sentada en un amplia mecedora y apoyada en un bastón, saludaba sonriente a sus parientes y amigos: “Andale papacito querido”, “Que te vaya bien mamacita”, “Cuida a los niños hijita”. Pero no bien habían avanzado unos 10 metros sus familiares, cuando empezaba a murmurar entre dientes: “Pinches jartones hijueputas”. “Sólo vienen a acabarse mi comida”. “Ojalá y se mueran malditos mantenidos, mañosos, muertos de hambres”.

› Perdieron los bandidos

Cuando el Ingeniero Pagola llegó a Huimanguillo era un niño. En esos tiempos su papá le compraba muchas pistolas porque eso le gustaba jugar, para lo que invitaba a varios amigos a quienes él les proporcionaba las pistolas para jugar de bandidos y buenos. Pero cierto día que estaban jugando, Pagola se descuida y con el sonido de la boca simulando los balazos lo agarraron los “bandidos”, que eran sus amiguitos, y lo mataron. Pagola cayó abatido pegando un quejido al caer. Luego de un breve momento se levanta y le dice a sus amiguitos: bueno ya se acabó el juego, denme las pistolas, los niños sorprendidos preguntaron: ¿Por qué? Porque ya mataron al muchacho de la película.

› Su primer celular

Cierto mañana llegó al café del hotel Miraflores el periodista José Frías Cerino presumiendo su primer celular. “Me acabo de comprar este aparato que no sé ni cómo se usa”, dijo. Después de mostrarlo a todos los de la mesa, se lo guardó en la bolsa de la camisa. Cuando los comensales estábamos en amena charla de pronto se escuchó el fuerte sonido del celular de Frías, y éste prácticamente saltó de la silla, se puso de pie y comenzó a manotear entre la bolsa de su camisa, a como pudo sacó el celular y lo aventó unos 20 metros, mientras nos decía: “¡Ya me asustó esta chingadera!”.

› Así es el PRD, diría Chaleco

Los vecinos de Cárdenas contaban en el año 2009, cuando las campañas por la diputación federal ya iban bastante avanzadas, que algunas gentes del lugar se sorprendieron al ver que Chaleco (Rubén Priego), candidato del PRD por el distrito de Huimanguillo y Cárdenas, muy quitado de la pena estaba tirado en una hamaca, en su casa de la colonia Ocampo de éste último municipio, comiendo mangos manila de una enorme palangana que tenía sobre su barriga. “Rubén, qué haces aquí hermano, la candidata del PRI anda recorriendo todas las comunidades y ya faltan pocos días para la elección”. Con voz tranquila, el candidato del PRD les respondió: “Yo ya les di el tríptico con mis propuestas a la gente, y ya saben lo que tienen que hacer, así es el PRD”. Y, perdió la diputación.

 
 
 

Edición 70
Ver otras ediciones:
› Edición 52
› Edición 53
› Edición 54
› Edición 56
› Edición 57
› Edición 58
› Edición 59
› Edición 60
› Edición 61
› Edición 62
› Edición 63
› Edición 64
› Edición 66
› Edición 67
› Edición 68
› Edición 69
› Edición 71
› Edición 72
› Edición 73
› Edición 74
› Edición 75
› Edición 76
› Edición 77
› Edición 78
› Edición 79
› Edición 80
› Edición 81
› Edición 82
› Edición 83
› Edición 84
› Edición 85
› Edición 86
› Edición 87
› Edición 88
› Edición 89
› Edición 90
› Edición 91
› Edición 92
› Edición 93
› Edición 94
› Edición 95
› Edición 96
› Edición 97
› Edición 98
› Edición 99
› Edición 100
› Edición 101
› Edición 102
› Edición 103

 
 

 
Papiro | Directorio
© 2011 Copyright Papiro