Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
 

Entre tabasqueños te veas...

RENE ALBERTO LOPEZ

› Mensaje urgente a AMLO

En una gira de Andrés Manuel López Obrador por una comunidad del municipio de Centla, allá por el año 2006, cuando había llamado al movimiento de resistencia civil contra la Comisión Federal de Electricidad, la gente del lugar estaba atenta a su discurso incendiario y ovacionaba a rabiar cuando atacaba a los funcionarios del gobierno y a la empresa paraestatal. Emocionado al extremo, López Obrador alzó la voz y gritó: “Nosotros les vamos a apoyar para que se organicen y no paguen la luz, ya que los recibos están llegando muy caros, es un robo lo que le está haciendo la Comisión Federal de Electricidad al pueblo…”. De pronto uno de sus colaboradores, desde abajo del templete le jaló el pantalón para que le hiciera caso. “Licenciado, licenciado, tenga…”, le dijo aquella persona y le entregó un papel en el que había escrito de prisa un mensaje, apoyado en el toldo de una camioneta. López Obrador interrumpió su discurso y leyó que en el papel aquel le avisaban que en ese lugar no había energía eléctrica. Entonces, tomó aire y dijo a todo pulmón: “Bueno, eso de la resistencia civil lo vamos a hacer aquí, cuando ustedes tengan luz eléctrica”.

› Haz de cuenta que te escribí

En el mercado viejo del municipio de Jalapa en cierta ocasión don Jeremías Cámara se encontró con su sobrino, quien acababa de llegar de la ciudad de México. Como lo vio todo amolado, jodido, supuso que le había ido mal durante su estadía en la llamada Ciudad de los Palacios. “Pero qué te pasó sobrino, al parecer te fue muy mal, mira cómo te ves, me hubieses mandado una carta para poder ayudarte sobrino”. Al escuchar aquello el avispado sobrino le respondió de inmediato: “Tío, pues haz de cuenta que ya te escribí”. A lo que don Jeremías ni tardo ni perezoso le contestó: “pues hago de cuenta que no leí nada”.

› Mi tío Manuel

Allá por los años 70 a mi tío Manuel Pérez, famoso plomero, mecánico y electricista del municipio de Cárdenas, le gustaba leer la revista Jueves de Excélsior, aquella que publicaba los textos y fotos en color sepia. Ahí se informaba puntualmente de los acontecimientos del momento, los que luego transmitía a sus numerosos sobrinos, aunque a veces exageraba algunas de esas informaciones. En una ocasión le dijo a su sobrino Chinto (Francisco Javier Olán López). “Sobrino, sobrino, fíjate que esos alemanes si son unos chingones. Acaban de inventar una pintura blanca con la que pintan su casa y en las noches no necesitan la luz eléctrica, porque se ve como si fuera de día. Allá la gente ya no paga luz, no les hace falta la energía eléctrica para nada”. Su sobrino Chinto se quedó pensativo, para luego preguntarle al tío Manuel.”Oye tío, y ¿cómo le hacen los alemanes para planchar sus ropas o para conectar sus refrigeradores…? Al darse cuenta el tío Manuel que su gran noticia no era convincente, le dijo a su sobrino. “Vete a la chingada, tú no sabes nada…”.

› ¿Hay lugar para el entusiasmo?

Eran como las cinco de la tarde del domingo 15 de octubre del año 2006, día en que se llevó a cabo la elección de gobernador y los principales contendientes eran Andrés Granier del PRI, y Raúl Ojeda del PRD. A esa hora regresaba a la ciudad de Villahermosa en compañía del periodista José Frías Cerino y de Alberto Naranjo, quien conducía el auto. Habíamos hecho un recorrido por las casillas del municipio de Cárdenas. Según Frías, para esa hora ya los operadores de los candidatos sabían quién había ganado. Por eso se comunicó con Alberto Pérez Mendoza, del staff electoral de Raúl Ojeda. “Alberto, ¿cómo están las cosas, ganamos, qué sabes?”, preguntó Frías. Del otro lado de la línea no le dijeron ni sí, ni no. “Bueno, pero cuando menos dime, hay lugar para el entusiasmo…”. Escuchamos que Frías pego un grito de júbilo y que golpeó el asiento trasero. Intrigado le pregunté qué pasaba. Y, respondió: “Me dijo que hay lugar para el entusiasmo, te imaginarás lo que significa”. Acto seguido sacó un cigarro y le dijo a Alberto Naranjo que pusiera música, iba feliz. Pero al llegar al hotel Hyatt todo se derrumbó. Las caras de la gente de Raúl Ojeda hablaban por sí solas. Mi amigo Frías Cerino se enfermó una semana.

› Maestro frustrado

Mi primo Pelucas (Rubén López Rodríguez) y yo trabajábamos en la impresora La Chontalpa, en el municipio de Cárdenas, con Chico (José Francisco Reyes Valenzuela). Los dos éramos cajistas. En el taller había varios aprendices. Un día uno de ellos de aproximadamente 14 años, originario de una ranchería, estaba sin hacer nada. Entonces mi primo le aconsejó que lo primero que tenía que hacer, si quería ser cajista, era saber leer y escribir correctamente. “Haber chamaco, ven para acá, te voy a enseñar. Mira, en este componedor se acomodan las letras. ¿Cómo te llamas? Le pregunto mi primo. El aprendiz aquel todo tímido y con cierto miedo ante la voz severa de quien pretendía enseñarlo, le respondió: “Me llamo Homero”. Bien, aquí voy a poner tu nombre. Y mi primo acomodó en el componedor el nombre: O-m-e-r-o. “¿Ya lo viste chamaco, cómo se hace?”. Pero el aprendiz, quizá venciendo su miedo, le dijo a mi primo: oiga maestro, pero Homero lleva h inicial. Rubén tiró el componedor, le dio un cocotazo al aprendiz y le dijo. “Anda chingá tu madre, si tu sabes más que yo…”

 
 
 

Edición 68
Ver otras ediciones:
› Edición 52
› Edición 53
› Edición 54
› Edición 56
› Edición 57
› Edición 58
› Edición 59
› Edición 60
› Edición 61
› Edición 62
› Edición 63
› Edición 64
› Edición 66
› Edición 67
› Edición 69
› Edición 70
› Edición 71
› Edición 72
› Edición 73
› Edición 74
› Edición 75
› Edición 76
› Edición 77
› Edición 78
› Edición 79
› Edición 80
› Edición 81
› Edición 82
› Edición 83
› Edición 84
› Edición 85
› Edición 86
› Edición 87
› Edición 88
› Edición 89
› Edición 90
› Edición 91
› Edición 92
› Edición 93
› Edición 94
› Edición 95
› Edición 96
› Edición 97
› Edición 98
› Edición 99
› Edición 100
› Edición 101
› Edición 102
› Edición 103

 
 

 
Papiro | Directorio
© 2010 Copyright Papiro