Reportajes

La última riqueza de Sánchez Magallanes el ostión en el desamparo

› Acusan ostioneros y pescadores falta de apoyos del ayuntamiento de Cárdenas y de otros sectores
› Mas de 500 desconchadores han emigrado a los EU en busca de trabajo

Cooperativistas se quejan de la falta de apoyo y de las obras mal hecha que se han realizado en las instalaciones pesqueras

ERACLIO MENDEZ BURGOS/ RENE ALBERTO LOPEZ

En las aguas del Golfo de México se cultiva una de las dos especies de moluscos bivalvos valiosas, de mayor consumo en el mercado nacional: el ostión americano Crassostrea virginica del Atlántico y el del Pacífico Crassostrea gigas.

“El primero, (Crassostrea virginica) es el que se ha explotado durante mucho tiempo en las lagunas de Tabasco cerca de las costas, y ha dejado de ser la riqueza que antes fue como primer estado productor del país. Sánchez Magallanes, un poblado ayer afortunado, que creció al amparo de la riqueza del complejo lagunar, principalmente, hoy, vive el infortunio, en el desamparo.”

Benjamín Zapata Moreno, técnico en acuacultura, egresado del Centro de Estudios Técnicos del Mar (Cet-Mar) de Frontera, Centla, habla a Papiro de la gravedad y penuria que enfrente el sector:

“Otro factor, ha sido la baja producción de ostras, esta situación se debe a la falta de proyectos alternativos. Sánchez Magallanes es un pueblo, donde cerca de 20 mil habitantes viven del ostión americano y ante su carencia, la población sufre económicamente la baja productividad y los desabastos en los mercados nacionales, pues de aquí se envía al mercado de La Viga del Distrito Federal, es ahí donde compran y consume en cantidades importantes. Pero hoy ya no es lo mismo.”

Describe entonces los apoyos al sector en el pasado reciente y actual:

“Fíjate, que el ayuntamiento que encabezó el alcalde Abenamar Morales Gamas, en su periodo de gobierno, dio apoyos significativos del ramo federal, el Ramo 20 y del municipio en el Ramo 33, para el desarrollo ostrícola y pesquero.

Con Chavo Aquino, el trienio más infame

“Pero hubo un retroceso de esos apoyos cuando asumió Tomás Brito Lara en esos dos rubros; sí hubo apoyos sociales relativos, pero no como lo hizo el anterior trienio. Con Salvador Aquino, ha sido el más infame de los trienios para la villa y su sector primario, de lo peor que puedes imaginar, estamos en la bancarrota por su desinterés para hacerlo producir.”

“El próximo presidente municipal tendrá que hacer un triple esfuerzo para levantarlo, además de los apoyos sociales altamente rezagados en todos los sentidos. En el periodo de Abenamar Morales, la gente ganaba 3 mil pesos semanales pues el millar de ostión valía 80 pesos. Hoy apenas que cuesta 120 pesos el millar se gane menos de dos mil pesos. Eso es lo que se vive hoy en Sánchez Magallanes. Del ostión todos vivimos, porque la pesca es casi nula.”

Asumiendo su posición de técnico en acuacultura, plantea una solución: “Yo pediría planes productivos alternativos al sector ostrícola, para que haya empleos para la población. Hay el dato que la gente emigrante que se tiene, son casi quinientos desconchadores que se han ido a trabajar a los EEUU. Porque no se han dado los apoyos, y si se han dado todo se mal aplica por actos de corrupción de las dependencias, entre ellas básicamente la del ayuntamiento de Cárdenas”.

Subraya: “Mira, de los apoyos federales de extrema pobreza, a los pescadores a través del ramo 33, que coordina el ayuntamiento, Aquino Almeyda se los cobró a los beneficiarios a cinco mil pesos. Eso fue a parar para apoyar al candidato del ayuntamiento del PRD, Abenamar Pérez Acosta, que coordina Enrique Custodio Díaz, secretario del ayuntamiento. Lo cual es un desvió, una anomalía del alcalde Aquino Almeyda. Ese es el directo responsable. Amén de otras instituciones que no supervisan la aplicación correcta de los recursos federales.”

Condiciones de los sitios de explotación

Publica el biólogo Juan Rogelio Galván Utrera, en su Análisis del Recurso Ostrícola y Propuestas a su Problemática, publicado en la revista Tecnociencia de la UPCH, número 2 del 2002.

“Los sistemas lagunares estuarinos locales además de su belleza y riqueza natural, se caracterizan por la existencia de productivas áreas en ricos bancos naturales de ostión Americano Crassostrea virginica, mismos que representan el 10 por ciento de las aproximadamente 25 mil hectáreas que poseen las lagunas locales.

Todos vemos cómo se ofertan y venden los ostiones en bolsitas de plásticos en los mercados públicos y en las calles, sin ninguna etiqueta o sellos donde se indique quien los procesa, o digan que el producto se encuentra sano y en buen estado para el consumo humano. Se vende en forma tradicional, sin que medie ninguna tecnología moderna para su procesamiento como en otros países.

Las investigaciones de biólogos, consideran necesario plantear soluciones o alternativas para su atención, en la explotación, procesamiento y comercialización del ostión. Sin un estudio de mercado del ostión ni apoyo en la gestión de las dependencias, se resume, que poco o nada se puede hacer para darle prioridad a este valioso recurso actualmente.

La contaminación, la falta de planeación y la ausencia de observancia de las vedas y el cumplimiento de la norma federal NOM- 015-PESC-1994, son conflictos que complican el aprovechamiento de la pesca en forma racional. Esta norma establece la obligación del desconchado del ostión, para asegurar un adecuado aprovechamiento del recurso ostrícola, mediante el regreso de la concha verde -concha fresca donde están las ostrillas-, a los bancos naturales, contribuyendo a su conservación. Lo grave es que no son devueltas a las lagunas, depositándose en terrenos baldíos y calles donde mueren millones de semillas del molusco.

En Tabasco el ostión carece de proyectos institucionales en los tres niveles de gobierno, para su mejor aprovechamiento en factorías-empresas, pues no se ha tomado en consideración el costo- beneficio del molusco, capacitar a las organizaciones, darles un nivel mayor de organización, preparación para desarrollar su productividad; de su procesamiento como su venta.

La problemática del sector cooperativo en Magallanes

El aumento de la población pesquera en esas zonas cuya economía se sustenta solo en el ostión al no haber otras alternativas de empleo en el estado es otro de los conflictos que se tienen.

De las 14 sociedades cooperativas que existían hoy solo quedan 7 en Sánchez Magallanes.

Manifiesta Guillermo Villalobos Hernández, de la Sociedad Cooperativa “Renovación y Solidaridad”.

“Los bancos están acabados. No nos han dado ni un peso. En las vedas del ostión, y de otras especies de escamas, como el chucumite, liseta, camarón, que duran meses. Estamos sin trabajo, no nos dan ningún recurso, ni empleos temporales. Ninguna autoridades sirve para nada. No nos atienden. Padecemos una situación económica grave. Nadie ve por nosotros. Ni el mismo ayuntamiento de Cárdenas; pero les espera una sorpresa cuando vengan a pedir el voto”.

Interviene, Francisco Pérez Cruz: “Tenemos problemas con el almacén del ostión, y otra estructura nueva para desconchar que no nos sirve para nada que hicieron las autoridades de Salud.

También se quejan de la construcción de un muelle que no se utiliza. Está muy endeble, pues la salinización pudrirá sus bases hechas de fierro, que no están protegidas contra el salitre”.

Advierte Carlos Pérez Zapata, presidente de la Cooperativa; “para nosotros a esta “obra” le damos un año de termino, y se caerá de oxidado el muelle. No es consistente. No tiene calidad. Además ni la han inaugurado las autoridades. Está en el abandono. Nosotros no vamos a firmar nada, ningún papel, ningún documento que avale a funcionarios pillos y deshonestos de su costo que sin duda dirán que invirtieron millones, reclamó indignado el presidente de Vigilancia de la cooperativa, Joel Vázquez Zapata.

Migración de desconchadores

Joel Vázquez, aborda otro problema: “tenemos ya familiares que se han ido de Sánchez Magallanes y Paraíso, como desconchadores a los EEUU, por la falta de trabajo aquí. Y peleamos con nuestros dirigentes por su nula gestión ante las autoridades, pero comprendemos que ellos los funcionarios le niegan todo y los dirigentes no traen nada para nosotros… eso ahora lo comprendemos.

“Hasta hoy nos deben los pagos de “Alianza para la Pesca” por parte del gobierno federal, que hasta nos dicen que los cheques ya está listos, pero que no tiene fondo para ir a cobrarlos. Lo que pensamos que a lo mejo estén destinados para las campañas políticas…”

Señalan en conjunto: “ahora se presenta otro problema grave para nosotros el saqueo de nuestros bancos de ostiones, por personas que se dedican con permisos otorgados, a cultivar almejas, junto a los ostiones, que cuando llegan pisotean nuestras conchas de cultivos y las dañan”.

Ostión riqueza natural desatendida

Por otra parte en opinión de biólogos, “el contrabando del ostión prolifera por falta de vigilancia de las autoridades. No es frenado, y no se aplica ninguna normatividad en perjuicio de los productores que viven de ese recurso en las zonas costeras tabasqueñas. Existen en las zonas productoras de ostión la sobreexplotación del recurso por parte de pescadores clandestinos sin ningún permiso oficial”.

“Hay miembros desleales de las mismas organizaciones productoras que venden el producto sin respetar tarifas impuestas por los productores. En los mercados prevalece una competencia desleal y ruinosa para los mismos en la venta de ostión en volúmenes y a bajos precios. Los coyotes locales y foráneos con su actividad ilegal afectan al mercado local, mayormente de Veracruz y Campeche que adquieren el producto extraído ilegalmente de los bancos situados en las costas.”

Los bancos de ostión

En el litoral costero de las barras del Golfo de México están ubicadas las albuferas con una considerable producción de ostión Americano C. virginica, se encuentran: Carmen- Pajonal-Machona-Redonda en el municipio de Cárdenas. Laguna de Mecoacán, Tupilco- Cocal y la laguna grande de las Flores-Arrastradero y el río Tupilquillo, zonas ostioneras ubicadas en Paraíso.

El ostión y áreas contaminadas

La detección de fuentes y residuos contaminantes son múltiples en nuestras lagunas sin que reciban atención alguna. Se han detectado por estudios de instituciones y particulares, fuentes puntuales e intermitentes de contaminación que afectan las cuencas lagunares, como: desechos urbanos, industriales, vertidos de Pemex e ingenios azucareros, agropecuarios en fertilizantes y excretas y además los domésticos, en desechos orgánicos que se tiran y filtran a lagunas a las orillas de las cuencas.

Por consiguiente contaminan las aguas y los bancos ostrícolas, siguen siendo altos en el agua como los sedimentos de las lagunas, que afectan al ostión; por un importante número de coliformes; las concentraciones de otros componentes también persisten.

Los exámenes microbiológico e hidrobiológicos del agua en las lagunas y del ostión extraído directamente de los bancos, sí como, del producto procesado en las salas desconchadoras, en su mayoría indican que hay altos índices de agentes patógenos.

En lo que se refiere al análisis general del agua la CNA cuenta con resultados, donde se identifican problemas en su calidad desde 1997 según fuentes bibliográficas como el de la Comisión Nacional del Agua y la CIMADES; denominados: Evaluación de la Calidad del Agua del Sistema Lagunar Carmen Pajonal-Machona y Evaluación Ambiental de la Laguna de Mecoacán, Paraíso.

Explotación

La NOM-015-PESC-1994, regula la extracción de los bancos naturales de ostión, la Sagarpa es la que autoriza las cuotas de explotación, sin embargo por diversas causas, los volúmenes no se asignan de acuerdo al cumplimiento de la norma, sino al número de pescadores asociados por organización. La sobreexplotación afecta como en la laguna de Mecoacán que ha reducido su área productiva.

Procesamiento

Por su alta desorganización, bajo nivel educativo y la inasistencia técnica hay un mal manejo sanitario que obedece al incumplimiento de normas establecidas por la Secretaría de Salud. No hay instalaciones adecuadas y no operan con guías sanitarias, al no usar el manual de procedimientos de pesca para el caso de productores del sistema lagunar Carmen-Pajonal-Machona, en las salas de desconchado. Las instalaciones y equipos están en pésimas condiciones, por la falta de uso y mantenimiento adecuados, siendo actualmente obsoletos.

Comercialización

No se maneja ninguna tecnología y planes en la comercialización para dar calidad al ostión. Se hacen prácticas comunes que afectan su calidad natural. Tampoco certificación sanitaria, que avale la naturaleza del producto que se oferta.

Los comentarios de autoridades sanitarias respecto al ostión son negativos. Se oferta el ostión en bolsas comunes sin etiqueta que describan las características de origen y de contenido. Donde se exprese la información de: fecha de envase, número de factura, aviso de arribo, contenido aproximado, número de lote, etc.

Las bolsas de ostiones no cuentan con sellos de garantía que aseguren que el producto sea manipulado alterando o modificando sus condiciones por los clientes o intermediarios, antes de llegar al consumidor. Por último no hay un estudio de mercado del ostión ni apoyo en la gestión del gobierno para su comercialización.

La producción ostrícola es variable, pues muestra diferencias significativas en los volúmenes de producción obtenidos, registrándose un promedio anual mínimo de 12 mil toneladas, y un volumen máximo de 26 mil toneladas, mismas que en la actualidad representa cada año una derrama económica mayor a los 45 millones de pesos.

Para poder enfrentar esta problemática, los productores requieren del apoyo interinstitucional. Las acciones que se necesitan generalmente corresponden a obras sumamente costosas que son responsabilidad y/o están dentro de las atribuciones de las dependencias de gobierno. Por ello, se requieren programas a largo plazo.

El bajo nivel de organización y la descapitalización que impera en la mayoría de los grupos de productores, complica la situación haciendo casi imposible que solos puedan plantear y resolver esta problemática. Necesitan la ayuda institucional del ayuntamiento, el gobierno y la federación.

Los estudios de contaminación por coliformes son importantes en los exámenes de calidad de agua, pues la presencia de coliformes es un indicador específico de contaminación fecal e implica la posible presencia de otros patógenos que pueden ser perjudiciales para la salud humana. Además, en altas concentraciones aumenta los costos de potabilización de las aguas.

Baja en empresas formales: de los aproximadamente 1,300 pescadores que estaban organizados en 14 sociedades cooperativas, con permisos legales de pesca, hoy han desaparecidos la mitad o sea el 50%. La producción ostrícola es inestable y hay diferencias significativas en su producción.

Actualmente aparte de la contaminación del producto, las organizaciones permisionarias enfrentan una problemática compleja como:

La insalubridad de lagunas por contaminación de sus cuencas. La deficiente calidad del producto. La saturación de mercados. El bajo precio. La calidad del producto. La venta irregular. Sin ningún plan de de comercialización. Por último, las bolsitas de ostión se ofertan sin ningún tipo de señalamientos de fabricación.