Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reportajes
Desatado acoso
contra deudores

› El hostigamiento telefónico y las cartas amenazantes provienen de bancos, tiendas departamentales, despachos jurídicos y agiotistas
› La Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió que es anticonstitucional la venta del débito a terceras personas
› “Que venga Matus, que venga Silva, que venga Vidal, ¡no señor!, yo le debo al banco”: El Barzón
› Recomienda el Barzón, no pagar a terceros porque es anticonstitucional, sino dialogar y negociar directamente con quienes contrajeron la deuda

RENÉ ALBERTO LÓPEZ Y ERACLIO MÉNDEZ BURGOS

El grave conflicto desatado por los bancos y las tiendas departamentales, al amagar y acosar a la ciudadanía deudora en todo el país, ya es un escándalo nacional por la arbitraria y desmedida actitud en contra de la sociedad en crisis de capital, ahora agudizado por el shock fiscal causado por la contingencia económica.

El método arbitrario utilizado en contra de deudores hipotecarios y tarjetahabientes, además de injusto es engañoso y anticonstitucional ya que en algunos casos están vendiendo la cartera vencida a terceros, según denunciaron organizaciones como El Barzón, la prensa nacional y medios audiovisuales.

Como se recordará el 29 de agosto del año 2007 la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que “es anticonstitucional que los bancos cedan la cartera vencida de sus clientes morosos a empresas especializadas en la adquisición de deudas”.

De acuerdo con opiniones de especialistas publicadas en ese entonces por el diario nacional La Jornada “este resolutivo abre la puerta a personas cuya deuda fue traspasada a empresas privadas y despachos de abogados a que impugnen el pago requerido”.

Por el interés del caso ante el problema que enfrentan miles de familias en el estado de Tabasco, Papiro entrevistó a Lilia de los Santos, presidenta del Barzón Unión Nacional, experta en el tema, para que dé a conocer la situación que viven los deudores en esta entidad.

¿Cómo están los acosos a deudores en Tabasco?

– Eso lo vivimos todos los días los deudores. Estamos con el pendiente que tenemos que escuchar amenazas, intimidación, groserías. Que te están señalando por teléfono a cualquier hora del día, y de la noche; porque no hay descanso para esta gente, quienes son abogados de despachos jurídicos; pero sabemos que son de los mismos bancos.

–Ello son los que están haciendo este acoso permanente a la gente deudora y yo quisiera hacer un poquito hincapié en esto: La gente no tiene para pagar. Se metieron en problemas con sus tarjetas de créditos, pero además no tienen trabajo. Sin empleos no hay ingresos, y hay una familia que mantener; si no tenemos todo eso, ¿de donde van a sacar ellos para pagar? Y no se niegan.

–Pero hay esto: Hay mucha gente que ha acudido con el banco a decirles el problema que tienen con sus tarjetas de crédito, si les permiten ir abonándoles a la cuenta. Pero no se los permiten. ¡No! Le dicen: “Usted tiene que traerme tal cantidad de dinero, el día tal, a la hora tal, para que usted pueda resolver su problema”.

¿O sea que en momentos de crisis, hay más acoso?

– Es que actualmente el acoso está a cualquier hora del día; los despachos jurídicos envían documentos, envían las cartitas de amenaza de que: “voy a sacarte de tu casa por los pelos”, “que te voy a derrumbar las puertas de tu domicilio”. “Te voy a sacar las cosas que tienes dentro de tú casa”, etc.

¿Las amenazas son tanto para los que tienen préstamos hipotecarios como para los deudores de tarjetas de crédito?

– Para los dos casos. Y mucho más para las tarjetas de créditos. Recordemos que las tarjetas de créditos están en las tiendas departamentales. Que allí es la misma situación de presión y acoso. Pues ¿quién puede estar tranquilo que te estén hablando a cualquier hora del día y de la noche, aunque tú debas dos a tres mil pesos de una tarjeta de crédito? Nadie. ¡Nadie!

–Y la gente que por mucho que quiera salir de los problemas de las deudas, si no tiene empleos, si no tiene nada de entrada de recursos, ¡no tiene como pagarlas! Pero aún así ellos (los deudores) dicen: “yo veo la forma de cómo pagar”. Y acuden, porque sí acuden. Lo primero que nosotros le decimos aquí a la gente, es: acudan al banco. Para ver que algunos de sus gerentes o funcionarios le digan, de un esquema viable para salir de la dificultad, para ver de qué manera pueden pagar y resolver el problema de la tarjeta de crédito.

¿Pero en ocasiones ya no es el banco, pues este le vende la deuda a otra empresa y particulares?

–El particular es el más encajoso. Se cree con todo el derecho de poder pedir y molestarte hasta en tu casa y exigirte que le pagues a él. ¡No señores!, si él debito es con el banco. Le debo al banco. Si yo debo de mi tarjeta de crédito y le vendieron la deuda a algún despacho jurídico, sólo le debo al banco. A mí no me tienen porque venir a cobrar terceras personas. Ahí hay una inconstitucionalidad de la venta del debito a terceras personas. Hay que hacerlo valer. No hay que dejarnos. Que venga Matus, que venga Silva, que venga Vidal, no señor, yo le debo al banco.

¿Y por qué los juzgados permiten que terceras personas compren los débitos?

– Porque ellos demandan, y ya llevan, según ellos, una cesión de derechos de la compra del litigio, que le otorga el banco para seguir promoviéndolo. Aunque el banco está atrás del que compra, de esas terceras personas, la verdad que el banco es el que sigue el juicio.

¿Por qué permiten eso?

–No es que se lo permitan. Es que ellos siguen el litigio; es que el banco sigue protegiendo a esas terceras personas que compraron el litigio. Nada más, que ya aparecen sus nombres, donde dicen que ya tienen una cesión de derechos de ese litigio. Y al final del juicio ya gana la tercera persona.

–Pero en realidad, es el mismo juicio que a nosotros nos interpusieron los bancos en ese mismo juicio y así entra el nuevo cesionario de ese litigio por el banco. Por eso el juez sabe que lleva el mismo juicio con el mismo número de expediente. O Sea da lo mismo.

Hemos sabido de casos de que el banco o las empresas les venden a particulares barato el litigio. ¿Por qué no se los venden al deudor?

–Esa es otra problemática que hay. Pues cómo es posible que el deudor en un estado continuamente esté dando propuestas, les diga: “Esta es mí propuestas de pago, yo quiero pagarles; les pago en una sola exhibición o permítame pagarles bajo un esquema, pero con esta cantidad. ¿Pero qué pasa? Al que está comprando esa cesión de derechos, es menos la cantidad en la que les venden el litigio.

–Ahora bien recordemos que existe un derecho de tanto, que es legal, es como si dijera: “denme ese derecho a mí, como dueña de ese patrimonio”; y si yo como dueña, te estoy haciendo una propuesta viable para las dos partes. ¿Por qué no me lo aceptas a mí y porque le aceptas a quien te está pagando una mínima parte de lo que yo te estoy ofreciendo? Eso es lo que ellos hacen.

¿Y no hay ahora un programa gubernamental, que proteja al deudor?

–Mira se ha olvidado. Por la situación que estamos viviendo en el aspecto económico y que saben que no hay recursos, que no hay trabajo, por eso la gente está desesperada. Y no vamos tan lejos: solo recorre las calles del Centro y verás cuántas cortinas de muchos negocios están abajo. Negocitos que tenían dos, tres o cuatro empleados, están cerrados. Vete a las colonias populares donde habían negocios, están con las cortinas abajo.

–Porque no hay recursos. No tienen de donde acceder para la vida diaria y poder subsistir, ¿qué hacen? Recurrir al agiotista o a la casa de empeño o hacer uso de la tarjeta de crédito. Es donde los comercios ofrecen en 10 minutos tarjetas de créditos autorizadas. Pero es la necesidad, como en el desierto, muerto de sed, recurre uno, a un vaso de agua.

–Ahí nuestros diputados, tienen que buscar las formas de que los intereses de todos los bancos bajen. Pero es mínimo lo que han hecho para lo que se requiere, las comisiones de las tarjetas de créditos en las compras que se hacen, son de elevados intereses, por eso la gente muchas veces dice: es que si aún pagando mes con mes, no lo pagas todo. Pero si sigues agarrando la tarjeta nunca vas a salir del problema de las deudas.

¿Lo que prevalece ahora es el acoso?

–El acoso te violenta la vida. En la noche y a cualquier hora del día. Los afiliados me dan su teléfono para que yo sepa de la situación y me ha tocado hablar con los acosadores y ponerlos en su lugar a cada uno de ellos que hasta la madre me han mentado, se han comportado groseros, majaderos.

–Hay un caso como el de Walmart, lo llevamos hasta México, con papeles y grabaciones ante un despacho jurídico, donde resultó que ya había pagado la deudora y automáticamente se dio su finiquito, porque ya no se debía se acabó el acoso.

–Pero ojo con esto que hacen los comercios; le mandan a la gente un documento, o una cartita donde le dicen: que te hacemos un descuento de un 30 0 40 por ciento y pague usted el resto nada más. Le ofrecemos este descuento, aproveche usted, esta nueva disposición que hay.

–Y si, te lo dan, y tú lo pagas, recuerden que es por teléfono, pero ahí no te viene el monto, donde tú pagas al banco, porque nada más te dan el número donde tú vas a pagar. Ahí no viene, cuánto es abono por el descuento que ya te hizo, el capital que quedó después del descuento. No viene la cantidad que tú le estás abonando.

–Cuanto tú ya pagaste y quieres que te den tu carta de finiquito, donde ya no debes: Te dicen: “es que usted todavía tiene un saldo”. Yo porqué, si usted me mandó una cartita que nada más pagara yo con tal cantidad y con eso está pagada mi deuda. Te dicen: “¡No!, le queda una cantidad que todavía debes”. Como ellos deben darte una carta de finiquito, para que conste que tú ya pagaste todo. Forzosamente debes hacer el pago.

–Ahora vamos a presentar una iniciativa a nuestros diputados federales, porque son los que tienen que sacar la casta, si ellos quieren ver al pueblo salir de la crisis. Para que hagan valer nuestra voz, que es lo que necesitamos y cómo salir adelante. A la dirigencia nacional de El Barzón ya entregamos, cada uno de los estados, nuestras posiciones, lo que vivimos en Tabasco y lo que nosotros queremos y sacamos una conclusión para hacer el documento.

–Ya hasta las televisoras están sacando la problemática del acoso a los deudores por parte de las empresas y la crisis económica. Por esto mucha gente se ha enfermado por esta situación traumática que ha provocado diabetes y estrés en la familia.

–Así, el acoso viene de los bancos vía sus despachos jurídicos. Yo a la gente lo que le digo es que no hagan caso. No se enfermen. Ajústense a lo que puedan pagar. El banco puede diseñar sistemas de pagos para que la gente salga de su deuda. Si puede hacerlo. ¿Cómo no va a poder darle oportunidad a la gente?

¿Se está enfermando mucha gente?

–Conozco a una señora que se arranca los cabellos. De verdad; estresada, sin resolver su problema, no tiene recursos para pagar su deuda, tiene familia y es madre soltera. Ante eso qué puede hacer la pobre mujer. Solo le digo que cuando tenga pague. Pero si esta así, se va a morir. El estrés por tanto acoso provoca también la desintegración familiar. Los pleitos son comunes, porque la familia se culpa de estar endeudados, los hijos mejor se van de sus casas. La abandonan.

–Todo esto que estamos viviendo actualmente por los problemas económicos, solamente con los diputados y haciéndolo leyes que nos defiendan podemos salir. Las carteras vencidas es una bola de nieve de donde no podemos superar el problema. Es peor este conflicto actualmente. Por eso si se le debe al banco, hay que pagarle al banco, lo justo, no a terceras personas, sea toda clase de créditos.

 
 
 
“El acoso te violenta la vida, te hablan en la madrugada y a cualquier hora del día. Los afiliados se quejan de las arbitrariedades cometidas por despachos jurídicos, que se han vuelto groseros y majaderos”, denunció la presidenta de El Barzón Unión Nacional, Lilia de los Santos. (Fotos: Jorge Hernández Gómez)
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2009 Copyright Papiro