Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la Vieja Guardia
Luis Pampillón: una publicación a favor de Labastida molestó a Roberto Madrazo

RENE ALBERTO LOPEZ / FOTOS: JORGE HERNÁNDEZ GÓMEZ / 1a PARTE

Se autodefine como un “permanente inconforme”, crítico y autocrítico “porque también debemos reconocer nuestros errores”. Fundador de varios periódicos, desde donde enfrentó las presiones que suele ejercer el poder público contra medios incómodos, Luis Pampillón Ponce, periodista de la vieja guardia de Tabasco, sigue adelante en la actividad que le apasiona, no obstante que también se dedica a la docencia. Asegura sin titubeos que “nunca dejaré de ser periodista”.

Es licenciado en Derecho egresado de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), con estudios de Maestría en Docencia en la División Académica de Educación y Artes (DAEA) y profesor investigador en la División de Ciencias Sociales y Humanidades, y actualmente se prepara para alcanzar el grado de maestro en Derecho, por lo que Pampillón forma parte de ese selecto grupo de comunicadores tabasqueños que además de ejercer el quehacer periodístico permanentemente continúan superándose profesionalmente.

Atribuye a la falta de una buena educación y a la desinformación los problemas que enfrenta el país, “esa es la causa, el origen de todo el deterioro que estamos viviendo”, pues considera que “no puede haber buenos políticos, si no tienen buena preparación, no podemos tener buenos comunicadores si no están bien informados, ese es el problema, principalmente educativo.

Refiere entonces con satisfacción que en el medio periodístico muchos se han ido superando profesionalmente, lo que no sucede con algunas personas del medio político: “perdón que lo diga, pero por ejemplo yo entro a la carrera de Derecho y me formo como abogado y otros jóvenes que estaban en ese entonces realizando sus pininos como periodistas, digamos José Chablé Ruiz, la doctora Emeri Hernández Marín que entra a la carrera de Medicina y otros entran a Derecho u otras carreras y se van profesionalizando o sea, no pasa así con los diputados o funcionarios que nos encontrábamos, por ejemplo con gente que no sabían leer ni escribir, algunos diputados de Jonuta, no sabían ni escribir, otro diputado de Cárdenas, que tampoco sabía leer ni escribir”.

Dentro de los diversos temas que abordó en la plática con Papiro, el comunicador se apasiona cuando habla acerca de la reforma constitucional en la que los empresarios no podrán pagar inserciones en los medios de comunicación a favor o en contra de un candidato o de un partido político. Sostiene que la decisión del Poder Legislativo fue acertada y alega que lo que hizo fue “poner de nueva cuenta a los ciudadanos mexicanos en un plano de igualdad”.

En el oficio reporteril se formó en las redacciones de distintos diarios tabasqueños, pero algo imborrable en su trayectoria es haber dirigido durante casi una década el desaparecido Semanario Tabasqueño, medio que aglutinó en sus momentos a experimentados y combativos comunicadores, quienes vivieron en carne propia las presiones del gobierno de Roberto Madrazo, personaje que “se decía amigo de la libertad de expresión, pero finalmente no era amigo de la libertad, ni amigo de nadie”.

En su carrera de 30 años de quehacer periodístico ha publicados trabajos de los distintos géneros del periodismo en los diarios Olmeca, Presente, Avance, Rumbo Nuevo y La Verdad del Sureste, y es autor del libro “Eduardo Alday El Sócrates Criollo”, editado en el año de 2004.

-¿Cómo se te da el periodismo?

-Estaba terminando la preparatoria cuando estaba yo en la disyuntiva en cuanto si entro a la carrera de medicina o entro a la carrera de Derecho, entonces estoy por terminar la preparatoria y me invitan a colaborar en el diario Olmeca, yo ahí no sabía prácticamente nada de los medios de comunicación.

-¿Quién te invita?

-El dueño del periódico, José Antenor Ancona Cadena y su socio Rafael Martínez de Escobar, y entonces entro en una etapa muy bonita porque se va dando todo un equipo nuevo del periodismo, entre ellos Isidoro Pedrero Totosáus, Alberto Pérez Mendoza, Carlos Ramos, Vicente Peña Martínez, Oscar Hernández Domínguez, entre otros, quienes comienzan ahí a hacer un periodismo distinto, de más profundidad porque por ejemplo Totosáus, Alberto y Bartolo Jiménez ya traían una escuela bastante grande y yo estaba comenzando y entonces ahí me defino ya, sobre qué carrera voy a tomar. Por qué, porque aquí no había la carrera de Comunicación, no había escuela de periodismo, la escuela era la práctica, pero yo dije, bueno, qué carrera se apega más a los medios de comunicación, pues indudablemente que el Derecho, porque el Derecho rige toda la actividad de los hombres en sociedad, por eso elegí esta carrera y ahí comencé.

-Cuéntanos de tu trayectoria en los medios

-Tenemos un recorrido amplio por los medios de comunicación, comenzamos en el diario Olmeca, no tardamos mucho tiempo y Totosáus que era una gente muy inquieta nos encabeza y nos salimos de ahí y él funda un periódico que se llamó Impulso, con un subtitulo “Idealismo” en ebullición”, entonces imagínate como estaba el idealismo de esa época, queríamos hacer periodismo trascendente que impactara que cambiara a esta sociedad, y eso lo comenzamos a hacer, desde luego, no tardamos mucho, porque pues la misma dinámica del periódico nos llevó a que se acabaran los apoyos publicitarios y se tuvo que cerrar.

De ahí pasamos a otras actividades, Alberto Pérez Mendoza es incorporado al gobierno del estado con el ingeniero Leandro Rovirosa Wade y nos invita a colaborar con él allí en prensa del gobierno; ahí estuvimos más de un año, salgo, me voy unos días al diario Presente, salgo de Presente y me voy al Diario de Tabasco, que estaba como comenzando como cooperativa creo si no estoy equivocado.

-¿Estuviste entonces en los inicios del Diario de Tabasco?

-Si, el Diario de Tabasco, que como cooperativa de cierta manera había iniciado en el régimen de Rovirosa Wade para darles a los trabajadores de los medios de comunicación un medio. Estamos ahí algún tiempo, pero no se consolida y creamos otro medio que se llamó Respuesta, ahí trabajamos como diez años, posteriormente creamos un semanario que se llamaba Fondo, lo tuve como un año y de ahí vino una unidad bastante fructífera en términos periodísticos, con periodistas pues no muy jóvenes ni muy viejos pero ya con una solidez periodística como Fernando Hernández Gómez, José del Carmen Chablé, José Frías Cerino, y creamos el Semanario Tabasqueño que también lo tuvimos en circulación cerca de nueve o diez años.

-¿Cuántos años circula el Semanario Tabasqueño?

-Si no estoy equivocado del año 1991 al 2000, pero la época crucial con todos los vericuetos que sufrimos con el Semanario Tabasqueño fue en el año 1999, que fue cuando el PRI va a definir candidatos a la presidencia de la República, y aparece por un lado Francisco Labastida Ochoa, y por el otro, Roberto Madrazo Pintado, con lo cual se agudiza una serie de escaramuzas que ya habíamos tenidos durante todo el periodo del gobierno de Roberto Madrazo. Pero el problema se agrava cuando publicamos una nota a favor de Francisco Labastida y causa escorzor en la gente de gobierno del estado y de ahí viene algo de represión. Empiezan a cerrarnos todas las maneras de ingreso del periódico, incluso en los municipios, exactamente la publicidad. También los anuncios de comercios que teníamos, todo se va cerrando.

Entonces regresa Roberto Madrazo al estado con su derrota a cuestas, cuando se sabía que no iba a regresar porque había un pacto ya entre el presidente Ernesto Zedillo y el gobernador interino Víctor Manuel Barceló para que éste continuara al frente del gobierno de Tabasco, sin embargo, Madrazo logra regresar y comienza una cacería terrible contra el Semanario Tabasqueño. Llega el mes de enero del 2000 y comienza el proceso de la elección interna del PRI para elegir al candidato a la gubernatura.

Por esas fechas me envían a las oficinas del periódico a dos emisarios para preguntarme con quién estábamos, porque a pesar de que ya me tenían con un pie en el pescuezo, ahogado económicamente, veían que no me podían matar totalmente. Por eso, van y me preguntan, me sondean si con quién me la iba a jugar. Y entonces, yo les digo me la voy a jugar con Tabasco y bueno, dicen, el candidato de Roberto Madrazo es Manuel Andrade y les vuelvo a responder me la juego con Tabasco.

Entonces a la semana siguiente comienza la cacería contra nosotros, comienzan a llegar requerimientos de la Secretaría de Hacienda, del Infonavit, del Seguro Social, toda una cacería terrible, que como estábamos económicamente sin recursos, pues nos llevó a una situación pues de crisis hasta emocional, yo casi me paralicé del stress, y seguimos soportando hasta el mes de abril de ese año cuando cerramos definitivamente el Semanario Tabasqueño.

-¿Entonces se puede decir que debido a las presiones del gobierno de Roberto Madrazo cierra el Semanario Tabasqueño?

-Mira, Roberto Madrazo se decía amigo de la libertad de expresión, pero finalmente no era amigo de la libertad como decía, ni amigo de nadie, él veía sólo sus intereses, nosotros habíamos platicado con Madrazo en muchas ocasiones sobre el amor a la libertad de prensa, de que es uno de los derechos fundamentales del ser humano, entonces habíamos platicado, habíamos consensuado que sí podíamos escribir con libertad lo que quisiéramos, sin tener ninguna represalia, pero cuando comenzó él a reprimirnos fue bastante difícil para nosotros, porque el que está en el poder siempre trata de controlar a los medios, tú como periodista lo sabes perfectamente. (Continuará)

 
 
  Ver segunda parte
“Había un pacto ya entre el presidente Ernesto Zedillo y el gobernador interino Víctor Manuel Barceló para que éste continuara al frente del gobierno de Tabasco”
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2008 Copyright Papiro