Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la Vieja Guardia
Mario Gómez González: “El periodismo actual tiene más herramientas tecnológicas, pero ha perdido el filin”

› No se debe menospreciar a la prensa, porque gobierno que no es difundido no es evaluado

RENÉ ALBERTO LÓPEZ

Quiso ser cura, también policía, pero terminó ejerciendo el oficio de Francisco Martínez de la Vega, una profesión que le apasiona. Mario Gómez González, se inició en el campo reporteril como lo recomiendan los cánones, cubriendo la fuente policiaca: “soy de los pocos que he cumplido con esa regla”, dice satisfecho.

Sin perder en ningún momento esa jovialidad que lo caracteriza, el reportero va entretejiendo poco a poco su andar por los intrínsicos caminos del diarismo. Desde los tiempos que corregía originales en la redacción, entre el golpeteo de las máquinas de escribir, hasta alcanzar una corresponsalía nacional.

En una mañana fresca, cafetera, y entre saludos de amigos que interrumpen por momento la entrevista realizada el restaurante Sanborns, uno de los centros de reunión más concurridos de Villahermosa, Mario Gómez cuenta su historia a la sesión de Periodistas de la Vieja Guardia de Papiro, que sigue recogiendo las experiencias de los auténticos reporteros, de aquellos que han hecho la talacha en la calle o a donde la nota o noticia los lleve.

¿Platícanos cómo comienzas a trabajar en la prensa?

- Yo comienzo en el periodismo en el año de 1984. Cuando regresé de estudiar Ciencias de la Comunicación, entro a trabajar al gobierno del estado, incursiono con un grupo de la prensa, y tuve la fortuna en ese entonces de tener a dos jefes, grandes comunicadores, uno fue Francisco Santos Magaña, actual alcalde de Paraíso, y Salvador Gómez Nieto que es un compañero de Presente y otro que está en Milenio. Entonces después de que ya se acaba la chamba con ellos en el gobierno, entro al diario Presente a través de un amigo, Lauro Jiménez López, a quien conocí cuando fui árbitro de futbol, el me lleva de la mano con don Jorge Calles con la salvedad de que, coincidimos Lauro y yo, de que iba a comenzar desde abajo, corrigiendo originales. Entonces yo comienzo corrigiendo originales en Presente y estoy por espacio de tres o cuatro meses más o menos y te puedo decir una cosa, que en ese tiempo que se corregía en vivo, para que no hubieran faltas en ortografía, Presente no salía con ninguna falta de ortografía, entonces fue ahí mi primer contacto con la prensa, en Presente con don Jorge Calles, que es donde comienzo y me reciben Miguel Pérez Morales, René Colorado, Alejandro Hernández “El Verduguillo”, que en paz descanse, fueron los pilotes que estuvimos ahí en redacción, de los que me acuerdo, hubieron otros, Martel Chagoya, Zurita Oropeza, estaba Mayeli Morales, Mayeli Villareal, había varias gentes que estábamos ahí.

¿Y a quiénes consideras como tus maestros en el periodismo?

- Yo creo que el periodista se hace en la sala de redacción, evidentemente tenemos una preparación, una cultura de las áreas universitarias, unos principios, unos valores, pero el periodista se hace como nos hicimos nosotros, como te hiciste tú, como se han hecho muchos, en la sala de redacción, esa es la mejor escuela que hay en periodismo, y ahí yo siempre he dicho que lo que le aprendí a Calles Broca, lo que me enseñó en diez años fue disciplina, constancia y responsabilidad, eso fue lo que aprendimos los que pasamos por la escuela de Presente, esa gran escuela que fue Presente, disciplina, constancia, responsabilidad y perseverancia, eso es.

Entonces pues nos hicimos en la sala de redacción, donde todos nos ayudábamos. Era una escuela y aparte una hermandad muy bonita que había entre los reporteros en esa época, tengo entendido, porque aquí en este medio todo se sabe, que un ambiente como el que había en Presente, no ha habido ni en Presente ahora ni en ninguna sala de redacción de los actuales diarios. Ya todo es más automático, mas robotizado, antes no, antes era más de contacto, de que ayúdame, oye aquí qué sinónimo uso, oye aquí mejor ponle esta entrada, agarra la nota por aquí, agárrale por acá. Eran los tiempos de la máquina de escribir, en el tiempo del papel de tipo, donde tenías que estar pendiente de la caja donde venía la información de Notimex, donde teníamos que esperar hasta las diez de la noche el último envío de la prensa de gobierno, esperar hasta la diez de la noche de lo que decía Zabludosky en el noticiero para comenzar a hacer ya la última plana.

¿Qué sigue después de Presente, cuál es tu salto?

- Yo en el Presente duré diez años del 84 al 94, salimos porque teníamos que salir, yo creo que se cumplió un ciclo y aparte, los nuevos dueños, los nuevos propietarios del periódico, pues tenían ellos todo el derecho de meter su gente y de comenzar un proyecto nuevo que abarcaba más vinculación entre lo administrativo y redacción; los nuevos dueños vienen con su gente a echar a andar sus proyectos y si no entrábamos en esa lógica, era comprensible.

- Mi salto ya se había dado desde ahí, en el año de 1992 me invitan a ser corresponsal del diario nacional Uno más Uno y ahí comienza mi carrera en Uno más Uno. Yo quería ser corresponsal, quería brincar un peldañito más y un amigo Arturo Núñez, me conecta con Bernardo Lozano, que es el segundo de a bordo y con Luis Gutiérrez, y voy, pero antes de ir a ofrecer mis servicios como corresponsal, hablo con Fernando Hernández Gómez, que había sido corresponsal del diario, hablo con Enrique, un cuate que era periodista, sale de TVT en aquellos tiempos, su papá fue presidente municipal de Reforma, Chiapas y pues se va y deja la corresponsalía, entonces por respeto a Fernando, por respeto a Joaquín voy y les digo, que quería ser corresponsal en el Uno más Uno, y me dicen “no hombre, adelante”, es así como yo comienzo siendo corresponsal en el ámbito nacional.

-Ahora en el ámbito local, pues colaboro en el diario Independiente con José Chablé Ruiz, y unos textos que envío al Diario de La Tarde, cuando estaba la dupla Antonio Calcáneo-Antonio Caraveo, además incursiono en radio en La Hora del Chaquiste, incluso con Pedro Romero en la XVA, cuando Pedro Romero tenía su programa de deportes.

¿Sigues siendo corresponsal nacional?

- Si, podemos decir, ahorita pues ya no estoy en Uno más Uno, pero estoy en el Diario de México y también atiendo la corresponsalía de Impacto del Diario, las dos corresponsalías cubro y me da tiempo conjugar todo con la columna que escribo en Rumbo Nuevo. En radio estamos retirados.

¿Mario, en tu trayectoria me imagino que se han dado sucesos, noticias en Tabasco de las que has cubierto… alguna que te haya impactado, que te haya marcado?

- La salida de la gubernatura de Salvador Neme Castillo, fue una noticia que nos impactó a todos, porque recuerdo cómo llegó a Tabasco, como candidato, la gente fue a recibirlo de una manera espontánea. Luego, los hechos que lo orillaron a su salida, a un señorón como lo fue toda su vida don Chavo Neme.

- También una noticia que pegó mucho ya en el ámbito de corresponsal, fue el conflicto de Chiapas, en ese entonces reporteros locales como corresponsales, compañeros fotógrafos, hicieron un magnifico trabajo ahí en Chiapas, que les valió un reconocimiento.

- Otros acontecimientos fueron las movilizaciones de Andrés Manuel López Obrador y los conflictos que se suscitaron para enfrentar al gobierno de Roberto Madrazo. Las inundaciones de 1999 cuando el interinato del gobernador Víctor Manuel Barceló, las impresiones de otras inundaciones como la de 2007.

¿Alguna anécdota que recuerdes?

- Es que hay muchas, casualmente habíamos quedado con otros compañeros en que íbamos a transcribir todas las anécdotas que tuvimos en Presente, en redacción, para hacer un ensayito, un librito que quedara para la posteridad, lamentablemente no hemos coincidido, quienes estábamos en esa época. Porque hay muchas con don Jorge Calles del trabajo, y sobre muchos temas.

¿Una que recuerdes, así rápidamente?

-Bueno. Cuando mi mujer estaba embarazada, en una ocasión le dije al entonces gobernador Roberto Madrazo, ¡felicidades gobernador, vas a ser papá! Madrazo todo sorprendido me dice: ¿cómo que voy a ser papá? Si, le dije, está por nacer mi hijo y como tú lo vas a mantener. Entonces Madrazo rompió en carcajadas.

¿Del periodismo cuando tú empezaste, si lo comparamos con el actual, qué diferencias encuentras?

- Que el periodismo actual tiene más herramientas tecnológicas, que es más sencillo pero también es más impersonal y también ya se está dando más cancha a la preparación, ya la mayoría de los reporteros vienen de universidades, que bueno, ahí en ese sentido, está esa diferencia, porque lamentablemente el periodismo, la comunicación es una actividad noble, tan bonita, que si un arquitecto, un abogado, un contador, un ingeniero, un médico, no la hace o la hace poco, se puede meter de periodista, y la hace.

- Entonces siempre se ha hablado de la profesionalización de los medios y en este momento se está dando, lo estamos viviendo, la mayoría de los reporteros vienen de carrera, ya es raro que te encuentres un reportero que sea empírico, también se tiene que ver esto en cuestión administrativa, de recursos, en cuestión monetaria, a un director de un periódico no le conviene contratar a un egresado de una universidad, porque tiene que pagarle como profesionista que es, en cambio, agarran al primero que pasa, lo chacualean, lo enseñan, le regalan una grabadora y una libreta y un lápiz y ya son reporteros. Entonces la diferencia es que ahorita ya hay más profesionalización, los reporteros son más profesionales, pero también se ha perdido la sensibilidad, se ha perdido el filin, las notas son más autómatas, no se les mete el filin, no se explota eso.

Dice Julio Sherer que los periodistas y los políticos son como los buenos amantes, que siempre se están peleando, pero finalmente siguen juntos, ¿cómo debe ser la relación del periodista con los políticos?

- Muy franca, muy abierta de mucho respeto entre ambos, y yo creo que los hombres públicos no tienen vida privada, y los periodistas tampoco tenemos vida privada porque somos hombres públicos desde el momento en que nuestro nombre sale en un medio impreso, en una televisión, en una radio, en Internet, entonces una relación de franqueza, podemos ser amigos, podemos echarnos la mano, pero siempre con los motivos muy definidos, decía una vez Jacobo Zabludovsky, que él no cambiaría una amistad por unas ocho columnas y es una gran verdad, más en un medio como en Tabasco, donde todos nos conocemos, por desgracia o por fortuna, entonces resulta difícil que le hayas roto la madre a un cabrón, que luego te lo vas a encontrar en el restaurante. Entonces yo creo que debemos de respetar reglas muy claras y de trabajar cada quien en su ámbito para que la relación sea buena, y yo creo que ha sido buena.

¿Qué le dirías a los responsables de comunicación, a los jefes de prensa cuando en los eventos siempre se observa que hay lugares reservados, en cualquier acto de cualquier dependencia de gobierno o empresa, que acomodan a todos sus invitados, y a los reporteros los relegan, cuando finalmente son los que van a dar a conocer el evento al otro día, lo hemos vividos siempre?

- Pues yo les recomendaría que aprendieran a ser sensibles, la prensa es la prensa, la prensa es un poder, la prensa es un medio, es un vínculo, o sea, no se puede menospreciar a la prensa, porque gobierno que no es difundido no es evaluado, y si tú no das a conocer lo que estás haciendo, todo eso queda en el limbo, en el limbo social en el limbo político, cultural, económico, empresarial, yo creo que no hay que utilizar sólo a la prensa, deben ser más sensibles y menos protagonistas.

- También las jefaturas de prensa, las salas de prensa de comunicación social deben estar en manos de reporteros, deben estar en manos de gente que venga de medios, que tenga experiencia en medios, porque la experiencia que tenemos de muchos que están ahora es que, a quién ponemos en prensa, pues ponen a la querida, al compadre, al amigo, a un compromiso, que a dónde ponemos a este cabrón, pues mándalo allá a que recoja el periódico, para que monitoree radio, cuando es una labor la verdad muy sensible, muy prioritaria, muy importante para todo ente de la cuestión de los medios, más en la política, más aquí en Tabasco, donde todo está politizado, entonces más sensibilidad y más atención a los representantes de los medios de comunicación y también nosotros debemos de darnos nuestro lugar y reclamar ese espacio, reclamar ese lugar.

¿Qué le aconsejaría a las nuevas generaciones de periodistas?

- Que se sigan preparando más, que lean mucho, que antes de estudiar debemos aprender a leer, de qué sirve que saquemos diez, si no aprendemos a leer, entonces debemos aprender a leer, a vincularnos desde un principio con lo que vamos a estar, a marcar bien nuestra acentuación como íconos de comunicación, a sensibilizarnos y a prepararnos muy intensamente en técnicas, en métodos que ahorita el Internet te está ofreciendo una gama inigualables de oportunidades para que aprendas, para que te prepares, para que hagas bien tu trabajo, a la gente ya no le gusta el rollo, acuérdate lo que decían nuestros maestros, la gente en la prensa lee los cuatro o cinco primeros párrafos, es una nota informativa nada más te leen los cuatro primeros párrafos, en la radio es más conciso en la televisión también, entonces debemos aprender a ser más concisos y menos rolleros para que el mensaje llegue.

¿Cuántos años de reportero?

- Pues desde 1984 estoy aquí en la brega, ya llevo más de 25 años.

¿Y cómo te sientes, has pensado en el retiro, en dedicarte a otra actividad?

- No, no, me siento muy bien. Esta es la profesión que yo quería; bueno, yo quería ser cura pero no pude…(risas)… quería ser cura, quería ser policía y no me dejaron… (risas)…

¿Pero finalmente estudiaste una profesión que te apasiona?

- Si, estudié Ciencias de la Comunicación en la escuela Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de México (UNAM), y fíjate que soy de los pocos que comenzaron haciendo notas policiacas. El maestro Manuel Buendía decía que por ahí había que empezar, pues yo empecé por ahí, tres años cubriendo notas policiacas. He sido de los pocos que he cumplido con las reglas. De los pocos.

 
 
 
“Los que pasamos por la escuela de Presente, aprendimos con don Jorge Calles, disciplina, constancia, responsabilidad y perseverancia”: Mario Gómez González (Foto: Jorge Hernández Gómez)
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2008 Copyright Papiro