Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la vieja guardia
El Bejuco de Licho Peralta, dejó
un legado al pueblo cardenense

RENE ALBERTO LOPEZ

Durante casi 20 años en el municipio de Cárdenas circuló el periódico El Bejuco, “Voz y Expresión del Pensamiento de La Chontalpa y Defensor de la Justicia”, que comenzó como publicación semanaria, pero al paso del tiempo se convirtió en bisemanario.

Su fundador y director Luis Peralta Murillo, uno de los primeros periodistas de en esta región tabasqueña, a quien los lugareños llamaban con afecto Licho Peralta, se esforzaba en el transcurso de la semana para que su periódico siempre llegara puntual a la cita con sus lectores cada domingo.

Elaborado en prensa caliente, en muchas ocasiones se le observó en días sábado presionando a los impresores para que se apuraran a capturar su material con letras de tipos. Además de director, era jefe de información y redacción, corrector y hasta distribuidor al mismo tiempo.

Con todas las dificultades, El Bejuco logró una gran influencia en la vida social y política del municipio cardenense, por lo que se volvió lectura imprescindible entre los nativos del lugar. También era común observar en sus oficinas a personas de la ciudad y del campo, quienes acudían con el director, ya fuera para publicar alguna denuncia o aviso, o bien para pedirle ayuda para resolver algún problema con autoridades o instituciones.

No fueron pocos los hijos de campesinos o lugareños a quienes logró recomendar para que trabajaran en alguna dependencia de gobierno, lo mismo que en comercios establecidos, debido a la influencia y el respeto que logró amalgamar Licho Peralta con su tarea de periodista.

Su incursión en el periodismo fue en el semanario La Verdad, otro órgano de difusión semanal que fundó con los cardenenses Oscar Priego Gallegos y el doctor Ricardo Acuña Angles, ya fallecido.

Fue el 7 de octubre de 1968 cuando apareció la primera edición de El Bejuco, periódico que se convertiría prácticamente en el vocero del pueblo de Cárdenas, pues desde sus páginas se lograron resolver varios problemas de la comunidad, así como impulsar iniciativas en beneficio de la población.

Familiares del comunicador, entre ellos su hijo Luis Peralta Lazo, recuerdan con orgullo que gracias al empeño de Licho Peralta, que promovió la idea desde El Bejuco, esa población y su gobierno municipal pudieron contar con el primer carro de bomberos, que según cardenenses consultados “ha sido el único”, porque desde su desaparición a falta de mantenimiento, no han vuelto a contar con otro.

Dentro de las labores altruistas del periodista se recuerda “El Juguetón” que realizaba cada inicio de año. “A través de las páginas de El Bejuco buscaba el apoyo entre comerciantes para que donaran juguetes, que luego el periódico repartía entre los niños el Día de Reyes”, recuerda su hijo.

Por las páginas de la publicación pasaron plumas de distinguidos personajes, como el doctor Ricardo Acuña Angles, Antonio Zavaleta Berrón, Jesús García Delgado, Román Pérez Morales, Hernán Rodríguez Franco, Don Facultades, cronista de béisbol, y muchos otros que dejaron trazos de la historia de Cárdenas en el tabloide.

Nicolás Haddad López, actual coordinador de asesores del ayuntamiento de Centro, fue voceador de El Bejuco, “estaba yo chamaco y me ganaba unos pesos vendiendo el periódico por las calles, y déjame decirte que tenía un tiraje importante porque era muy solicitado por la gente del pueblo”, recuerda.

Con el tiempo en las páginas del semanario fueron publicadas entrevistas realizadas a Haddad López por el propio Licho Peralta, cuando aquel muchacho que había voceado su periódico, hacia sus pininos en la política como dirigente de la Juventud Revolucionaria del PRI en esa población.
La penetración del periódico en el ámbito político logró que durantes años a su director Luis Peralta Murillo no sólo se le reconociera como un líder de opinión, sino que se volvió un dirigente del pueblo, al grado que por sus oficinas también desfilaban personajes de la política como alcaldes, diputados y lideres campesinos.

Era común por las noches observar las filas de vehículos aparcados cerca de la esquina que forman las calle Juárez y Degollado, lugar donde estaba ubicada la oficina de El Bejuco. El lugar se convertía en el centro de reunión de ciudadanos y políticos que llegaban a tomar el café o algunos vinos mientras hablaban con el director sobre los temas del momento.

Su pasión por el municipio que lo vio nacer lo llevó a publicar en el año de 1973 su libro “Semblanza del municipio de Cárdenas”, obra que contiene un valioso documental fotográfico. En 1981 se publicó la segunda edición.

El “Panteón político de Cárdenas” no podía faltar en las páginas del hebdomadario, contribuyendo a fomentar la tradición con versos en los que se mofaban de los personajes del lugar en Día de Muertos.

Ante de iniciar su actividad dentro del quehacer periodístico y después de su retiro, ocupó diversos cargos dentro de la administración municipal, entre ellos jefe del departamento de Comunicación Social en dos administraciones, segundo regidor en el trienio 1980-82, Secretario de la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material, visitador voluntario de la Agencia del Ministerio Público, Tesorero Recaudador del Mercado Público 27 de Febrero, y jefe del departamento de Identificación del Ayuntamiento.

Por su larga trayectoria de comunicador Licho Peralta recibió en vida varios reconocimientos como el que le entregó La Unión de Periodistas y Reporteros Gráficos de La Chontalpa. También la Asociación de Periodistas de La Chontalpa, A. C., el Centro de Estudios Políticos y Sociales, la Universidad Popular de la Chontalpa, el semanario La Voz de Cárdenas y otro más del ayuntamiento de Cárdenas.

Su otra pasión fue la música, ámbito en el que destacó porque ejecutaba magistralmente varios instrumentos, entre ellos el acordeón, la marimba, guitarra, órgano, piano.

Pero no todo fue miel en su carrera periodística. De acuerdo con testimonios de sus familiares, las amenazas por su trabajo no fueron ajenas a Licho Peralta, a quien en varias ocasiones a altas horas de la noche, personas no identificadas llegaron a golpear la puerta de su casa. Afuera se escuchaba la voz amenazadora: “Sal Licho, porque te vamos a romper…”.

Corría el año1986 cuando el periodista sufre una trombosis cerebral que le paraliza la mitad del cuerpo, aún así siguió trabajando unos años más. Durante 15 años padeció los efectos de la enfermedad. En los últimos años de existencia solía vérsele tranquilo en una de las bancas del parque Hidalgo. Otras veces nostálgico, como recordando las mil batallas que enfrentó desde las memorables páginas de El Bejuco.

Finalmente, la madrugada del 10 de octubre de 2001 fallece el periodista en la ciudad de Villahermosa, pero su trabajo de comunicador y su labor altruista siempre serán recordados por los cardenenses de ayer y de siempre.

 
 
 
Luis Peralta Murillo nació el día 1 de abril de 1929 en la ciudad de Cárdenas, Tabasco. El 7 de octubre de 1968 funda el semanario El Bejuco, que dirigió con éxito durante casi 20 años
La música fue la otra pasión del periodista cardenense
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2009 Copyright Papiro