Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la vieja guardia
La nota roja es el parámetro para ver si la
sociedad está maleada: Josué Pérez Hernández

RENE ALBERTO LOPEZ

Reconocido en el ambiente periodístico de Tabasco como uno de los notarrojeros más completo, Josué Pérez Hernández, con más de 22 años de quehacer reporteril, se dice orgulloso de haberse iniciado cubriendo esa fuente y a lo largo de su carrera especializarse en temas de notas roja.

Considera al diario Presente como su escuela, el medio que le dio la oportunidad de iniciarse a lado de don Jorge Calles Broca, y se manifiesta admirador del desaparecido periodista Isidoro Pedrero Totosáus. En el año de 1990 recibió el Premio de Periodismo por sus trabajos de nota roja, galardón que le entregó una organización no gubernamental. Pero dejemos que el propio Josué Pérez, el especialista en temas policiacos, nos narre su trayectoria en la sección Reporteros de la Vieja Guardia.

-¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el periodismo?

Me inicié en el periodismo porque es una actividad que me gusta, leía mucho al señor (Isidoro Pedrero) Totosáus, que en ese entonces eran los grandes del periodismo, junto a don Rodolfo González Maza y otros .Me da la curiosidad por aprender periodismo y empiezo a escribir algunas notas que el maestro Toto me las supervisa. Hay una serie de circunstancias, Totosáus era un hombre muy recio, tenía un carácter muy fuerte y una vez que le llevo una nota de las primeras, pues me dice, esto no sirve, dedícate a otra cosa, tú no eres periodista. Eso a mí me picó, como dicen, me dio alas para decir, ¿no puede ser? Empecé a leer como él me dijo, me decía lee, tienes que leer, si no lees, no sirves y empecé a leer, empecé a entrar a cursos de periodismo, mis primeros trabajos fueron en el diario Presente, para mí el Presente fue una universidad al lado de don Jorge Calles, quien me dio esa facilidad de poder incursionar en su medio y me dediqué a la nota roja porque era la más fácil, pero eso también me dio pauta, me dio nombre con el tiempo y fue llamando mi atención, al grado, que como te repito las luminarias de ese entonces yo los leía, leía columnas, leía editoriales, leía todo y esa fue la situación que a mí me llevó al periodismo.

-¿De cuántos años estamos hablando?

De unos 22 años aproximadamente y fue en el diario Presente, don Jorge Calles me abrió las puertas en su medio.

-¿En Presente fue donde conociste a Totosáus?

Sí. El escribía ahí. Después que ya comencé a redactar, consideró que ya podía, entonces ya fui solito, ya me fui haciendo camino solo hasta la fecha. Siempre me manejé en la nota roja porque consideré que es importante, para mí la nota roja es como un preámbulo para conocer a la sociedad, de cómo estamos, como un antecedente de que estamos mal, porque la nota roja te da un parámetro de que tenemos una sociedad maleada, que estamos escasos de valores, de seguridad, que nuestros hijos a veces andan en malos pasos, que las agencias, ministerios públicos están llenos de demandas, que los centros tutelares para menores infractores están saturados de muchachos que delinquen, de que los centros carcelarios es otro problema que tenemos, pero todo eso, va en consecuencia de la delincuencia, de que hay muchos menores que tienen antecedentes penales desde que tienen seis u ocho años y eso es grave, porque hay delitos que se cometen por menores de edad, que los cometen con tal brutalidad como si fueran adultos, entonces esto quiere decir que estamos mal, que no es posible, como el caso de José Fuentes cometido supuestamente por menores y que estamos mal, según ese punto de vista. Y así ha habido según tengo entendido ocho asuntos más cometidos por menores en una forma tan brutal, que a veces si lo ves a primera vista, no lo crees, pero si vas a la investigación, vas a los archivos, quién no va a entender que la nota roja es un parámetro de la sociedad, de que las autoridades no están haciendo lo correcto y que los padres tampoco están haciendo lo correcto y esto va en cadena en tanto existan más gentes consignadas ante las autoridades, en cuanto existan más problemas sociales, habrá más delincuencia. El desempleo podría ser también otra causa importante en el desarrollo del individuo.

-¿En tu trayectoria como periodista a quién consideras tu maestro, o alguien que te haya enseñado el oficio?

Admiro a Totosáus porque era una gente que siempre lo leía, para aprenderle algunas cosas, porque obviamente no todo lo bueno se puede aprender. La inducción a la lectura fue una cosa muy importante para poder llegar hasta donde hoy estamos y me fui especializando en la nota roja por la cuestión de la investigación, porque el reportero de policía es como un policía, te tiene que gustar la investigación, si no te gusta la investigación, no tienes nada que hacer ahí, porque cualquiera puede redactar una nota informativa, pero meterte en profundo, analizar, investigar documentos. A veces tocas intereses, como toda cuestión de investigación, tú llegas hasta un perfil, hacia un lugar donde algunos te dicen, hasta aquí nada más, y más que en estos momentos cubrir notas policiacas con eso de la delincuencia organizada es un poco complicado, es riesgoso, porque tú sabes que tienes que tener un límite, tú no puedes atacar a ciertas bandas criminales porque estás expuesto a un atentado, a un levantón y tampoco tú le puedes tirar mucho a las autoridades o exigirles, porque puede que te involucren como un delincuente, que te detengan, es una cuestión compleja que hay que manejarla ahorita con alfiler. Aunque existe la libertad de expresión, para los criminales no la hay. Tenemos un ejemplo del periódico El Norte, de Juárez, que por publicar estas cuestiones de este tipo, tienen ciertas consecuencias y es algo que en la práctica se da con eso de la delincuencia es peligroso, es algo que hay que tratarlo con mucho cuidado, porque no sabes cuántos intereses afectas, y no sabes luego la represalia que tú tienes en un momento dado, cuando tú única arma es la pluma, un lapicero es una cámara, a nosotros no nos cuidan, no tenemos guaruras como los tienen los funcionarios de gobierno de primer nivel, nosotros no, somos vulnerables en un momento dado para quienes nos quieran hacer daño, esa es la cuestión.

-¿Alguna nota o reportaje que te haya marcado?

Para mí lo más importante que yo he hecho en la vida es entrevistar a internos, cuando estaba en el Sol de Tabasco, escribía historias de internos, por qué es importante, te voy a decir por qué, porque no todos los que están detenidos en una cárcel son culpables, hay gente inocente en los centros carcelarios, hay dos tipos de delincuentes, el delincuente de hecho y el delincuente de derecho, el delincuente que realmente lo comete y el delincuente que un juez penal encuentra una causa, un motivo, una razón para sentenciarlo, pero que en derecho parece que es de verdad, se le fabrica, pues, y por qué el estar en una cárcel, una prisión, es algo no deseable para nadie, porque cada quien tiene su verdad, su lógica, su forma de ver las cosas, si tú me acusas de un robo, se que tendría que resultar por qué lo hice, o si lo hice o no, el conocer que en la cárcel se viene abajo muchas cosas, muchos proyectos, muchos sueños, la familia se deteriora, si tienes un matrimonio medio regular se viene abajo, si tienes tus hijos, es una cadena, tú como sostén de una familia, tú ves por tu familia, pero si te encierran le quitan la parte más importante de la familia, se destruye, por eso es muy importante para mí la readaptación de los presos, porque necesitamos realmente una readaptación en los centros carcelarios que no la hay. Las cárceles son consideradas como escuelas de delincuentes, es verdad, porque obviamente nunca se da lo que aplica, lo que se ve en el papel, en el derecho penitenciario es bonito, pero en la cárcel es muy distinta, los centros carcelarios están llenos de corrupción, de drogas, de alcohol, etc., pero no hay una readaptación, entonces es muy importante. Por ejemplo, yo las historias que hacía en el penal, me eran interesantes darlas a conocer porque veíamos las dos caras de la moneda, veíamos quién te acusa, veíamos también si tú tenías derecho a defenderte, que no nada más el que acusa, sino tú también tienes un por qué, tienes una razón. Para mí, es muy reconfortante hacer este tipo de reportajes,. Desgraciadamente ahorita las autoridades están muy cerradas por los nuevos directores, pero me gustaría seguir apoyando a los internos, para mí es muy motivante este tipo de reportajes y lo haría con mucho gusto.

-¿Cuando empezaste como periodista a los tiempos actuales, qué cambios ha habido?

-Mucho, antes no había mucha competencia, primero que cuando inicié había pocos medios, eso explicaba que pues en un momento dado era hasta conformista, ahorita ya hay muchos medios, hay una tecnología muy avanzada, se tiene que exigir más, las cosas van cambiando y hay un periodismo de mucha altura, yo veo que los periódicos que existen, tienen que tener un periodismo con más responsabilidad, con más profesionalismo, capacidad, porque todo va cambiando, antes para hacer un periódico te llevabas varias horas, ahora te llevas menos y con la tecnología que hay, tú puedes hacer tú periódico desde tu casa, puedes armarlo si tú sabes, antes no, entonces han cambiado las cosas mucho y la libertad de expresión también se ha visto un poquito amarrada, porque a veces los gobiernos no siempre te dan esa libertad que existe en el papel, pero cuando tú escribes algún artículo fuerte contra algún funcionario, te ven como, oye qué le pasa a este cabrón. Si ha habido cambio de situaciones en el periodismo, cambios que han beneficiado, ojalá y estos cambios sean para beneficio de la sociedad.

-¿Luego de estar en Presente qué sigue?

Después del Presente estuve en la XEVT, con los hermanos Sibillas, como reportero en Telerreportaje, fue una bonita experiencia, a mí casi no me gusta el radio, pero lo hice con mucho gusto. Después retorno al Sol de Tabasco, donde me invitan otra vez, es la misma empresa de Presente, ahí estuve varios años, luego salgo de ahí y me invita don Armando Guzmán para participar un buen rato en Reporteros del Sur, yo también admiro a don Armando, es un buen periodista, sabe mucho, de él aprendí muchas cosas, y ahora me invitan a participar en Tabasco Hoy. Antes en el Correo de Tabasco, y en Tabasco Hoy, estoy haciendo una serie de reportajes, entrevistas, un periodismo más de altura.

-¿Qué debe de tener un reportero de nota roja?

Primero, sagacidad, capacidad, responsabilidad, tener muchos contactos, porque la nota roja es de amigos, hay que hacer contactos, hay que tener esa intuición periodística, hay que tener esa malicia, que te lleva a descubrir algo, que tú por el hecho de saber, de que este fulano podría estar relacionado con estas, y tú vas tocando puertas y vas atando cabos y ahí vas sacando tu investigación periodística, que ya tú la plasmas luego en tu medio. Debes tener mucha sagacidad, si no hay esa sagacidad, creo que no sirves para eso, ni modo, dedícate a otra área, aquí es de responsabilidad, es de valor, porque también quiero decirte que aquí no todos te felicitan porque escribas una nota, hay quienes te reclaman, por ejemplo, a algunos internos que les he tomado fotos o a algunos detenidos me han insultado, me han mentado la madre, me han dicho de lo que voy a morir, pero yo lo veo como gajes del oficio, me han reclamado notas, he tocado unos intereses, pero es parte del trabajo, no todos te pueden decir que está todo bonito. Yo no creo que sea periodismo que digan todos los días que un funcionario está guapo, que está bonito, eso no es periodismo. Entonces la verdad la nota roja es un reto, más en estos momentos.

-¿Qué le dirías a las nuevas generaciones de periodistas?

Que lean mucho, que sean responsables, que sean objetivos en su formación, que se apeguen lo más acorde a la verdad, que estudien y se preparen y que en área en donde se desempeñen que sean muy responsables, que no caigan en la vulgaridad y que no claudiquen porque el periodismo es el oficio más importante. Te imaginas si no hubieran periodistas, la gente no se enteraría de lo que ocurre, porque nosotros somos los ojos, los oídos de los lectores, de la gente, de la sociedad misma, entonces es importante de que la gente esté informada, pero con una información acorde a la realidad, eso es lo que les digo a las nuevas generaciones y que realmente ejerzan con profesionalismo.

-¿Qué significa para ti el periodismo?

Para mí el periodismo es una tarea de interés social, el periodismo es el énfasis de unas circunstancias que anhela el lector cuando está bien informado, cuando lo más importante que ocurre, lo ve a través del periodismo, no habrá una posibilidad sin periodismo, no habrá un gobierno sin periodismo, no habrá una cuestión religiosa, laboral, policiaca, si no existiera un periodismo, pero con responsabilidad.

-¿Qué sientes que te enmarquen como notarrojero?

Para mí es un orgullo, porque he trabajado mucho en esto, me he esforzado mucho, he caminado a pasos lentos pero seguro y prueba de ello, es que a mí me han invitado algunos medios, algunos amigos a colaborar, yo no estoy desempleado por mucho tiempo, y te digo que para mí el diario Presente me dio mucho, fue mi escuela, mi energía. La nota roja es interesante y me he especializado en este tipo de asuntos, pues mantengo una buena relación con todos los medios y todas mis fuentes y aquí hay que seguir adelante, hay que tener contactos, hay que hacer amigos y eso es el éxito de todo.

 
 
 
“Si no te gusta la investigación, no tienes nada que hacer en la fuente de nota roja”. (Fotos: Jorge Hernández Gómez)
En estos momentos cubrir notas policiacas, con eso de la delincuencia organizada, es complicado, es riesgoso, advierte Josué Pérez Hernández
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2008 Copyright Papiro