Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la vieja guardia
La mayoría de los medios no hacen periodismo:
Erwin Macario

RENÉ ALBERTO LÓPEZ / I DE DOS PARTES

No obstante que es un reportero con una experiencia de 40 años, de larga carrera en distintas redacciones de periódicos y sagaz como pocos en el manejo de todos los géneros del quehacer periodístico, a sus 60 años de edad Erwin Macario Rodríguez, está estudiando la licenciatura de periodismo, y añade que aunque algunos dicen que mono viejo no aprende maromas nuevas, “yo si estoy aprendiendo muchas cosas”.

El periodista originario del municipio de Tenosique, Tabasco, asegura que estaba predestinado a ser periodista y critica a los comunicadores adictos al boletín de prensa. Con su singular estilo para platicar nos narra su trayectoria en el periodismo, desde sus inicios, pasando por los años difíciles para lograr consolidarse en el periodismo de Tabasco.

- ¿Cómo se te da el periodismo?

Ya estaba predestinado a ser periodista porque mi padre me dijo que yo buscara a un gran periodista, a un gran fotógrafo, Antonio Reyes Zurita, que resultaba ser mi cuñado, estaba casado con mi hermana María Elena, hija de un primer matrimonio de mi padre, entonces fui a Telerreportaje, y al buscarlo ya Reyes Zurita no estaba aquí. Ahí conocí a Jesús Sibilla Zurita, y aunque no logro trabajar ahí, comienzo a trabajar primero con un fotógrafo de apellido Olán, vendiendo fotografías, al tiempo que tenía que estudiar aquí en Villahermosa en la escuela secundaria Concha Linares. Después una prima que se llama Raquel Espinoza me dice que hay lugar para que andes cobrando letras de pavimento, antes el pueblo pagaba una tercera parte de las obras públicas, desde don Carlos Madrazo por la Ley de Obras Públicas, a mí me tocaba cobrar en las calles, en las casas, esa parte que le correspondía recuperar al estado.

Luego en la preparatoria conozco a los líderes estudiantiles y me involucro en la lucha política estudiantil; como me gustaba escribir, quería hacer los manifiestos, pero no me dejaban, gente como Mario Barrueta me decían “no, tú no sabes escribir”, ahora ya donde esté verá que después de 40 años, algo he aprendido.

Después me aconsejan, por mi buena ortografía, ir al diario Presente, Ahí me comunican con don Jorge Calles Broca, y me vuelvo periodista poco a poco, primero corrigendo los artículos de todos, después escribiendo algunas notas de sociales, escribiendo notas rojas que es el camino de todo periodista. Antes había reportero y redactor, yo redactaba y reporteaba, así ha sido mi vida, soy un reportero de siempre. Después voy trabajando en otro diario. El segundo periódico donde trabajo es el Avance Tabasco, cuando comienza. Me di cuenta que el periodismo era mi vocación, incluso abandono la carrera de Leyes, no concluyo la carrera por el amor al periodismo.

- ¿Como parte de los reporteros de la vieja guardia de Tabasco a qué periodistas de aquellas época recuerdas?

Cuando comenzaba a escribir fui a buscar trabajo de periodista con don Florentino Hernández Bautista, en el Rumbo Nuevo, que tampoco me dio, me dijo que estaba yo muy chamaco para periodista, tenía entre 18 o 19 años y estaba en la carrera todavía estudiando. Así voy conociendo a gente que desde entonces están en esta profesión, en este quehacer, pero también desde antes, admiré a periodistas como don Trinidad Malpica, conocí a Francisco Ruiz Rangel, que todavía sigue escribiendo, aunque esporádicamente, él tenía su periódico Mercurio; también conocí a Julio César Javier Quero, columnista satírico, a Salvador “Indio” Soler a quien admiré por esa constancia de mantener un compromiso con el pueblo de no doblegar su pluma ante el poder, he conocido a grandes periodistas que admiro; te contaba al principio que mi primer contacto con un periodista, fue con Jesús Sibilla Zurita, y con él cultivé después una gran amistad, al grado que fui uno de los periodistas que sentí su muerte, yo normalmente siento la muerte de mis amigos como un desprendimiento propio, cuando alguien se muere siento que es una muerte sucesiva a la mía y aunque en ese tiempo, yo no sentía tanto la cercanía de la muerte como ahora que por la edad, es normal, biológicamente sabe uno de ello, si sentí la muerte de Sibilla, me dolió su muerte, porque todavía tenía mucho que dar al periodismo, fue uno de los grandes periodistas de México, tuvo un reconocimiento nacional por su labor social en la prensa, porque el periodismo no es sólo información, es entretenimiento, es atención al pueblo y todo eso lo tiene Telerreportaje, hoy heredado por Chuy Sibilla y sus hermanos Sergio y Enmanuel.

- ¿En tu carrera de periodista algún acontecimiento que te haya marcado, que recuerdes como una experiencia en tu actividad de reportero?

Qué es lo que puede marcar a un periodista, las satisfacciones son muchas, casi constantes porque la mejor satisfacción del periodista es ver convertido en letras lo que ha recopilado en la calle, en el evento político, social, cultural, religioso, pero lo que poco ve la gente es lo que está detrás del periodista, lo que puede amenazar la seguridad del periodista. Una suceso que pudo haber marcado mi carrera fue por ejemplo haber sido un periodista que comprometido con la verdad, con lo que es la noticia verídica, cubrí lo de las muertes en el sindicato petrolero, cuando quemaron a Jaime Marín Severa, el suicidio de De la Fuente en Comalcalco y las muertes que se daban en el sindicato petrolero y entonces era acusado el líder de la sección 31 que estaba en Coatzacoalcos, Pepe Vasconcelos Almeida. Se acusaba que él era el autor intelectual de todas esas muertes, y que uno de sus brazos ejecutores era Héctor Hernández “El Trampa”.

Haberlo señalado en el periódico Avance, en donde yo entonces trabajaba hizo que este líder pidiera al periódico que tenía el derecho de réplica, él quería que fuera entrevistado, para que se defendiera, pero pedía que fuera el reportero que lo había hecho a cubrir la información. Tuve que ir a Coatzacoalcos. Esa vez tuve miedo ante uno que matan a sus compañeros, no se miden para poder callar a alguien.

Pero independientemente que en el periódico sabían que iba, que mi familia también sabía, yo dejé marcas, así como David Gustavo dejó marcas con sus secuestradores con el chicle, yo dejé marcas de mi pluma; firmé, puse mi nombre en todas las revistas que habían en la casa en donde llegué, compré una novelita y le puse mi nombre por si pasaba algo. En mi casa sabían en que taxi había viajado, o sea, para dejar indicios de que sí había yo llegado a esa casa.

Cuando llegué a la casa estaba llena de guaruras, ahí me dí cuenta del poder que tenían los líderes del sindicato petrolero; me pasaron, mientras yo estuve ahí fue que aproveché a escribir en las revistas que habían para dejar prueba de que allí estuve. Luego que le hice la entrevista le dije, bueno, señor ya cumplí, ya me voy, y me dice, “no, no, no, la entrevista la vas a pasar de aquí, quiero oír lo que dices”. Yo tengo facilidad para redactar dictado y más facilidad tenía yo entonces porque todas mis notas las mandábamos por teléfono. Entonces la pasé al periódico, me dio las gracias, y en un ademán me metió a la bolsa un dinero, “no señor”, le dije. Y dice “no, no, esto es para que te diviertas”, y le ordenó a dos de sus guaruras: “lleven a Macario a que se divierta, llévenlo a un centro de diversión y cuídenlo”. Eso podía connotar que fueran a eliminarme y tuve miedo y le digo, no señor yo ya tengo que irme, tengo que estar en mi casa, que me lleven al ADO. Llegué al ADO y entré por una puerta y cuando observé que el carro de los guaruras salía por la otra puerta, con el dinero que me dio alquilé un taxi y me vine a Villahermosa. Todavía sobró un poquito, pero yo ni conté cuánto era, estaba temeroso.

Otra vez que tuve temor fue cuando fuimos a cubrir la llegada del ciclón Brenda, a Paraíso porque ahí iba a entrar. Ahí vimos en Tupilco la torre del faro caída, vimos la marea alzarse. Habíamos entrado el fotógrafo Miguel Sauz y yo, porque el Ejército nos dejó subirnos a uno de los vehículos que entraron, pero bajo la advertencia de que era nuestra responsabilidad como civil, y fuimos, pero cuando empezó a entrar el ciclón, cuando ya estaban los vientos tan fuertes se había atascado la unidad donde íbamos y no podíamos salir huyendo, entonces los soldados ya empezaban a amarrarse en las palmeras y ya nos iban a amarrar a las palmeras a los dos, porque si pasaba el ciclón nuestros cuerpos no aparecieran tan lejos. Cuando en eso llegaron unos campesinos que venían huyendo, y ellos nos ayudaron. Todos salimos huyendo, esas son las dos voces que recuerdo haber tenido miedo en el ejercicio de mi profesión.

- ¿Y algún mal sabor de boca que te haya dejado el periodismo?

Soy una persona que he recibido reconocimiento de mis padres y de mis compañeros periodistas, y un reconocimiento del gobierno, cuando Salvador Neme Castillo, fui Premio Estatal de Periodismo, pero yo no me mareo con los premios ni con los elogios, creo que nuestro mejor premio nos lo dan nuestros lectores, y, lo que me da mal sabor de boca, es que yo, un hombre que no soy sedentario, que no me gusta aislarme, no puedo estar en las asociaciones de periodistas, porque me siento incómodo cuando en mi mesa se siente alguien que no es periodista, pero que está admitido ahí, entonces yo prefiero buscar las mesas donde se reúnen periodistas y políticos. Creo que una asociación debe de tener unos estatutos más firmes, que obliguen que si tú eres periodistas, te sientes con nosotros, yo no puedo sentarme con nadie que no es periodista como ha sucedido en asociaciones que por el hecho de que sean jefes de prensa o hayan sido jefe de prensa, ya le dan el cargo de periodista, periodista no es, ni siquiera el que escribe, porque yo no puedo considerar periodista a Cuauhtémoc Cárdenas ni a Porfirio Muñoz, ni a Roberto Madrazo, que han escrito, pero son políticos interesados en la comunicación y que de vez en cuando escriben. Todos tenemos el derecho de escribir, de pensar y decir nuestras cosas, pero periodista es el que vive del periodismo, como yo lo he hecho a través de más de 40 años de ejercicio. Entonces ese es un mal sabor de boca que tengo y por eso, yo soy gregario, no me reúno con muchas asociaciones.

- ¿Fuiste fundador del Diario Tabasco?

No, el diario de Tabasco lo funda en su segunda época don Luis C. Márquez, yo colaboro y escribo con él, después nos volvemos cooperativa cuando muere Marven Capetillo que había comprado el periódico, es asesinado y es el primer crimen ligado a la narcodelincuencia. Los trabajadores nos quedamos con el periódico cuando nos lo entregan los herederos y ahí es donde yo soy el presidente fundador de la sociedad cooperativa, que es un intento fallido de hacer periodismo colectivo y se cerró en la época de Roberto Madrazo cuando dijo que no tenía dinero para apoyar un proyecto como diario de Tabasco y tuvimos que cerrarlo porque, como ya habían dicho algunos de tus entrevistados, la mayor parte, no debería ser así, pero así es, de los ingresos de los periódicos, es el gobierno del estado y los gobiernos municipales. Es el poder público el que mantiene la prensa, yo no he podido comprender por qué hay tanto proliferación de periódicos. En Tabasco hay 17 diarios, de los cuales tres son vespertinos y 14 matutinos, de esos, dos son de nota roja y uno es deportivo, entonces nos quedan once diarios normales que existen en Tabasco. No me explico cómo proliferan más de 80 periódicos, no he podido hacer la cuenta, no me he puesto hacerlo, porque estoy haciendo un estudio sobre ellos. Más de ochenta, que ni siquiera cumplen la labor de un periódico, porque nada más parecen boletines oficiales, si tú los lees nada más traen información oficial, ya sea del gobierno, ya sea de los ayuntamientos, de todo lo oficial, pura publicidad pagada.

- ¿Consideras que no hacen periodismo?

No hacen periodismo como hace el tuyo, como lo hace el periódico El Jaguar, como el de Enrique Muñoz, que por cierto conocí a su padre y lo admiré mucho, yo hice el prólogo del libro, La Ultima Ruta de Cuauhtémoc que escribió Humberto Muñoz Ortiz. No me explico cómo hay tanto periódico y no llenan una función más que de boletinera, pero eso es un mal que también llega a los diarios, yo me doy cuenta que en los diarios, la información es uniformación, todo está uniformado, basta con leer las cabezas, ver los titulares, cuando un periodista escribe de por sí se equivoca. Recientemente leí en un periódico una nota de un reportero nuevo, me imagino que hasta con birrete y toga, me imagino que salió de la Universidad, pero ni siquiera conoce quién es la dirigente del PRI municipal y la convierte en hombre, le pone nombre de hombre. El periodista está obligado a investigar la fuente que va a cubrir para no equivocarse, entonces, ni siquiera en los diarios se salva uno de la función boletinera.

En una conferencia donde hablaban de los géneros del periodismo, me paré y dije que debían de reconocer el género boletín, qué pasa con el género boletín, que la mayoría de los jefes de prensa, los obligados a escribir o los que redactan los boletines no saben escribir una investigación y se salvará un cinco por ciento de los que están en la jefatura de prensa y de todos los municipios. También leía que la jefa de prensa de Nacajuca no sabe hacer nada y que está ganando un salario y tiene que pagar por fuera quien redacte los boletines.

- ¿Qué esta fallando?

Estamos mal, ¿y a qué nos lleva esta falla en la comunicación oficial y en la comunicación de los medios?, que el periodista no lee, no se supera. El periodista aunque salga de la universidad no se sigue preparando, cree que teniendo las herramientas ya es suficiente. Estas fallas nos lleva a que se eleve la basura, a que tanto en los medios afines al gobierno, como en los medios contrarios al gobierno, surjan gente que no tiene el valor ni el conocimiento periodístico y los hagan ídolos. Una cosa es que haya un ídolo de cincuenta años como Chuy Sibilla y otra cosa es que hagan ídolo a alguien nada más porque está insultando al gobierno o también que hagan ídolo a quien también nada más está defendiendo al gobierno, porque escucho programas de radio, donde periodistas que antes eran acérrimos enemigos del gobierno, ahorita son los barberos oficiales más tremendos. Así como no me gusta que sucedan en las organizaciones invasiones de gentes que no son periodistas, también me doy cuenta que la basura la elevan, claro que va a caer cuando pasen los vientos sexenales.

La basura retoma su lugar, y no es posible que gente que sabe escribir, que gente que tiene convicción, no sea tomada en cuenta, no le den la oportunidad de que desarrolle una mejor labor en los medios; qué hacen los medios, se dedican más que nada, la mayoría, hay sus excepciones, a la noticia escandalosa. Y no es posible que esto siga sucediendo en la prensa, yo no puedo creer de que se confunda el límite entre la vida privada y la vida pública, claro que hay que entender hasta dónde es vida privada, porque cuando una persona utiliza el erario público para pagar el departamento de una amante, esa vida privada se convierte en vida pública, porque estás haciendo uso y abuso de una función que él tiene, pero si él tuviera su amante y no dependiera de nada, nosotros no tenemos por qué cuestionarle una vida privada aunque esté contra moral, nosotros no somos de la iglesia ni somos jueces para estar en eso, entonces yo considero que debe haber respeto a la vida privada y que debe respetarse el derecho a réplica.

- ¿Qué le recomendarías a las nuevas generaciones de periodistas?

Yo estoy estudiando licenciatura de periodismo a mi edad, dicen que mono viejo no aprende maromas nuevas pero yo si estoy aprendiendo muchas cosas, me estoy enterando de por qué sale un sonido así, cuando toco la flauta como el burro y ya me estoy dando cuenta de muchos instrumentos que yo los utilizaba sin conocerlos, hasta dónde se puede llegar. Pues les recomiendo a los jóvenes que además de la preparación académica tan necesaria, tienen que prepararse, leer, leer, no puedes escribir si no lees, porque tú no puedes dar una noticia sin saber qué hubo de tras de ella y qué puede haber después. Tiene que ser una gente que esté preparada.

 
 
  Ver segunda parte
“La mayoría de los medios se dedica a la noticia escandalosa”
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2008 Copyright Papiro