Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la vieja guardia
Carlos Rivera: el periodismo es
una actividad muy gratificante

› “El periodista debe ser fiel, honesto consigo mismo, con su forma de pensar, con su forma de ser y de creer”

RENE ALBERTO LOPEZ
I PARTE

Con toda una vida dentro del periodismo, oficio que le ha permitido conocer los estados del sur-sureste de México y a su gente, Carlos Rivera Ortiz, con 77 años de edad y 65 años de ejercer la actividad, ni por asomo piensa en el retiro: “no se puede uno retirar de algo en el que está uno inmerso”.

Con la experiencia ganada en redacciones de diarios, semanarios y revistas, el comunicador es toda una enciclopedia sobre el papel que ha jugado la prensa, principalmente en los estados de Chiapas, Campeche y Tabasco, lugares donde ha ejercido a plenitud el periodismo y donde no sólo ha dejado huella de su profesionalismo, sino grandes amistades que ha sabido conservar debido a su bien portada sencillez.

Sin palabras rebuscadas ni asomo de petulancia por su experiencia acumulada, el comunicador de viejo cuño, por el contrario, con humildad narra su satisfacción de haber formado varias camadas de reporteros que hoy son toda una realidad, por lo que se siente agradecido con este oficio que él considera un servicio social.

Dentro de la sección Reporteros de la Vieja Guardia, Papiro platicó con Carlos Rivera Ortiz, para que los lectores y las nuevas generaciones de reporteros conozcan parte de toda esa larga carrera de un periodista formado en decenas de redacciones, en por lo menos ocho estados de la República, donde ocupó desde modestos puestos, hasta la dirección de diarios.

-La pregunta de rigor, ¿cómo le nace el gusanito del periodismo?

- Cuando estaba en la secundaria en Jalapa, Veracruz, para tener el certificado de secundaria se necesitaba tener un oficio y en la escuela de Artes y Oficios de Jalapa, hay de imprenta y encuadernación, entonces se editaba un boletín, un folleto y me piden los muchachos de la Sociedad de Alumnos que se los editara, y así fue como le entré, entonces ahí, como sobraba un espacio, pues escribí también y me auto nombré director de ese boletín. Después seguimos colaborando con algunas revistitas en el Distrito Federal. También con los introductores de leche de allá de Chompango, de allá de Jalisco, con una bola de introductores de allá en La Merced, o sea, como catorce o quince revistitas y me entretenía yo con ellas.

¿Y cuál fue el paso al periodismo profesional?

- Comenzamos a hacer una revistita en Jalisco que se llamaba Lacras, donde señalábamos las lacras de la sociedad, para entretenernos nada más, porque realmente en ese tiempo yo tenía una maderería y me dedicaba más al negocio, pero como iba mucho al Club de Periodistas de México en el Distrito Federal, ahí conocí a algunos amigos y comencé a colaborar con algunos de ellos. Ahí llegaban periodistas de varias partes de la República, de Coahuila, de Campeche, de Chipas de todos los estados y ahí dejábamos colaboraciones y conocí a muchos de ellos. Ahí iba yo a cotorrear con los cuates, y ya después, muchos años después, nos llegó el hambre, no teníamos trabajo y mi amigo Lorenzo Pacheco, estaba como jefe de noticias del diario La República en Chiapas, y entonces me ofreció trabajo ahí en el departamento de publicidad, y ahí comencé a trabajar vendiendo suscripciones, haciendo uno que otro artículo, después me nombraron coordinador de editorial en el Soconusco con sede en Tapachula, Chipas; ahí formamos un grupo de periodistas, se puede decir, hicimos un taller de periodismo en donde salieron algunas personas muy capaces, como Fernando Hernández Gómez, Francisco García Davish, Blanquita y otro que se fue de funcionario, pero de los que me acuerdo de allá, fue de Fernando y de Paco, eso que te platico fue hace 30 años.

Ha ejercido el periodismo en varios estados, ya mencionó a Veracruz, Jalisco, la capital del país y Chiapas, pero tengo entendido que también estuvo por Campeche?

- Ahí en Chiapas nos dan de baja, en realidad fue el gobernador, cuando estaba González Blanco, el que intervino en nuestra salida. Pero luego nombran a Lorenzo Pacheco director del Diario de Campeche, un diario que nunca salió a la luz pública, estuvimos como las parturientas, nueve meses ahí trabajando y nunca dieron la orden de tiro, era propiedad del gobernador en turno que era don Eugenio Echeverría Castellot, pero nunca vio la luz, y no sabemos nosotros por qué, a mí me tocó abrir Ciudad del Carmen, y varias partes de ese municipio.

¿Era un periódico en forma, pero sin publicarse?

- Todo, tenía todo, editorial, reportajes, todo, todo, pero nunca dio la orden de tiro este señor, hasta que se lo vendió al diario de Yucatán, entonces vienen los del diario Yucatán y nos liquidan a nosotros. Nos quedamos sin chamba, y nos vamos a refugiar al hotel Baluartes. Hasta ahí llega Virgilio Soberanis, entonces director del diario Tribuna y se entrevista con Oscar Alberto Pérez García, “El Campechano”, y le dice que solicitaba personal, “pues estos están sin trabajo”, le dice “El Campechano”, y nos ofrece trabajo a Lorenzo y a mí. Después de una temporada en El Tribuna, entonces me nombran editor del diario en el estado de Tabasco y por eso vine a parar acá.

¿Eso lo hace venir a Tabasco?

- Si, ya estaba abierta la oficina, pero el que estaba a cargo, parece que prefirió irse a otro lugar, creo que a Ciudad del Carmen o Campeche. Aquí en Tabasco nuestro fuerte era la zona de Los Ríos y La Chontalpa; en esos tiempos era el diario Presente el que tenía mayor presencia en el estado, y en Los Ríos, el diario Rumbo Nuevo.

¿Qué recuerda de esa etapa cuando representó al Tribuna en Tabasco?

- Se formó un buen equipo. Ahí trabajaba Lorena del Carmen, la señora Colorado Lastra, Rodolfo Salinas, Adelina Chablé, de los que me acuerdo. También llegó como fotógrafo Tomás Rivas, estuvo J.J. Pérez Morales, pero todos se fueron y fui trayendo gentes de otros lados, así llegaron de Chipas, Fernando Hernández, luego llegó Roberto Barbosa, estaba Juan y Paco García Davish, Luis Sánchez Plaza, entre otros muy buenos reporteros.

-¿Qué significa para Carlos Rivera el periodismo?

- Es una actividad muy gratificante, el periodista tiene que ser un ser muy generoso, primero antes que otra cosa, ser generoso, y el ser generoso tiene muchas satisfacciones. Entonces el periodismo para mí es eso.

 
 
  Ver segunda parte
“En lugar de entrar en un curso de redacción sofisticado, yo creo que lo mejor es lo que decía Azorín: ser simples, sencillos, claros y precisos y utilizar en todo lo que se pueda el lenguaje del tendero”. (Foto: Jorge Hernández Gómez)
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2010 Copyright Papiro