Directorio | E-mail
       
Director General: René Alberto López
 
 
 

Reporteros de la vieja guardia
El periodismo en Tabasco ha caído en el
conformismo: José Antonio Calcáneo

› Cree que la unidad del gremio podría lograr muchas cosas, como la Casa del Periodista

RENE ALBERTO LOPEZ / FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Al periodista tabasqueño José Antonio Calcáneo Collado el oficio de Filomeno Mata lo atrapó desde los 9 años, cuando se desempeñaba como aprendiz en una imprenta y escuchaba las pláticas de comunicadores de viejo cuño, que se reunían ahí mientras esperaban el tiraje de sus periódicos.

“Tuve la fortuna de que mi padrino era impresor y una vez mi papá me llevó a visitarlo a la Imprenta Grijalva, que estaba en la calle Zaragoza entre Constitución y Pino Suárez de la ciudad de Villahermosa. Después de salir de la escuela me iba a esos talleres tipográficos, y empezó a gustarme todo lo relacionando con la prensa, porque ahí se reunían los viejos periodistas de esa época, de quienes escuchaba sus anécdotas mientras se echaban sus tragos”.

Levanta la mirada como hurgando en el tiempo y suelta: “me ganó ese ambiente”. Recuerda entonces a don Humberto Muñoz Ortiz, al profesor Román Pérez Morales, de Cárdenas; a Francisco Peralta Burelo, a don Adonai Morales. Algunos de ellos imprimían sus periódicos semanarios en esa imprenta. Eran los tiempos en que las publicaciones se formaban letra por letra, con tipos y fotos en grabados.

De ahí le nació la vocación por el periodismo y publica sus primeros trabajos en un semanario. Fue en 1983 cuando toma formalmente un curso de comunicación, organizado por Isidoro Pedrero Totosáus (ya fallecido) a quien considera “su gran maestro de toda la vida”.

En aquel tiempo, Calcáneo nunca se imaginó que años después sería un comunicador exitoso, al grado de llegar a presidir la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX), y viajar a varios países como parte de su quehacer periodístico.

En sus oficinas del Diario de la Tarde, periódico del que es fundador y director general, abundan los reconocimientos, así como testimonios de los municipios donde ha sido declarado Huésped Distinguido, entre otros: Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Papantla, Veracruz; Playas del Rosarito, B. C., Taxco y Buena Vista de Cuellar, Guerrero.

Durante la charla con Papiro para la sección: Periodistas de la Vieja Guardia, Calcáneo hacer un recuento de su trayectoria reporteril de 30 años, y se plantea aún retos por sacar delante, pues sostiene que “seré reportero toda mi vida”.

-¿En qué medio publicas tu primer trabajo?

-Trabajaba en una imprenta con don Carlos Osorio, que tenía un periodiquito semanario que se llamaba El Espía, allí escribo algunas cosas, no muy en serio, pero ahí escribo mi primer trabajo periodístico. Tomo el periodismo ya en forma en 1983, cuando Isidoro Pedrero Totosáus organiza un curso de periodismo que duró seis meses. Tuvimos ahí varios maestros muy buenos como Carlos Jorge Ramos, el propio Totosáus, incluso, Andrés Manuel López Obrador, llegaba a darnos un seminario los sábados; de ahí surgimos una buena camada de periodistas.

Antes de terminar ese curso me invitan a trabajar en las oficinas de prensa del Gobierno del Estado, donde estuve seis años. Ahí alcancé a ser el jefe de redacción en el departamento de prensa. En esa época Jorge Alberto Javier Quero, era el jefe de prensa; también estaban Juan José Padilla, Luis García, Manuel García Javier. Salgo de prensa de gobierno en 1989, y con Quero, fundamos un semanario que se llamaba Expresión, donde yo era el subdirector, pero no andaba muy a gusto, porque ya traía mi inquietud, quería ser diarista y por eso me voy al Diario del Tabasco, donde entro de reportero, pero siempre con la idea de hacer un periódico. En ese mismo año, en 1990, fue creciendo esa inquietud y platico con algunos amigos para darle vida al Diario de la Tarde y lo lanzamos, bueno, de hecho, lo lancé yo primero con el Chelo Antonio Caraveo.

-¿Cuándo nace el Diario de la Tarde?

-El 7 de junio de 1990, nos lanzamos sin ningún proyecto establecido, nada más con la idea de hacer un periódico. El día 6 estuvimos todo el día trabajando y el día 7 vimos la luz primera en 1990, con la celebración del Día de la Libertad de Expresión. Empezamos con cuatro páginas, estuvimos así durante algunos meses y luego crecimos a ocho páginas y posteriormente a doce. Actualmente estamos circulando con 32 páginas, y ya cumplimos 18 años y siete meses.

-¿Cómo incursionas como corresponsal?

-Fue en el año 1989 cuando me invitan a ser corresponsal del diario Ovaciones. En ese tiempo casi nadie se interesaba por las corresponsalías; mi amigo José Chablé Ruiz, en una reunión que tuvimos aquí con un amigo del diario Excélsior, creo que era Raúl Adorno, sale el tema de la corresponsalía, ese amigo le habla a Lilia Arellano, que era la encargada de la sección del Ovaciones y ahí me hice corresponsal. Hasta la fecha soy corresponsal de Ovaciones.

-¿Qué acontecimiento que hayas cubierto te marcó, que recuerdes siempre?

-Me han marcado varios, pero creo que uno de los que más me impactó fue la explosión de las válvulas de Pemex en la ranchería Alcachapan y Colmena, no recuerdo ahorita el año, pero fue algo muy fuerte por dos causas: una por la magnitud de ese siniestro, y dos porque entre la gente que resultó muerta habían muchos familiares míos. Esas válvulas están en parte del terreno que fueron de un abuelo mío, y ahí alrededor, a unos cuantos metros, tenían sus casas la familia de dos tías.

Fui de los primeros en llegar a ese siniestro, porque veníamos de cubrir un reportaje en la zona de La Chontalpa. Entrando a Villahermosa vi que se levantó un hongo muy grande de humo, y pensé que era por el rumbo del aeropuerto, entonces le dije a Rubén Bedolla, el fotógrafo que venía conmigo, que se trataba de algo muy grande. Cuando íbamos en la carretera hacia el aeropuerto, ubiqué bien que era por la zona del Tintillo, y nos metimos por la carretera que pasa por el arroyo del Zapote, y esto nos permitió situarnos exactamente frente al lugar donde estaban ardiendo las instalaciones de Pemex. Luego cruzamos el río en una lanchita y tuvimos la foto de primera mano de los quemados, que los estaban trasladando a los hospitales. Ahí vimos cómo los envolvían en hojas de plátano para subirlos al helicóptero y traerlos hasta Villahermosa. En ese tiempo no se daba abasto la clínica de Pemex, ni el Hospital del Niño, porque había muchísima gente quemada. Ha sido una de las coberturas que más me impactó.

-¿Satisfacciones en tu carrera periodística?

-Muchísimas. Es una satisfacción diaria ver a las dos y media o tres de la tarde ya terminada, fuera de prensa, la edición del Diario de la Tarde. Todos los días estoy recibiendo esa satisfacción. Además de eso, la oportunidad de conocer a muchísima gente, de disfrutar del aprecio de muchísimos amigos del gremio que he podido palpar que me aprecian.

Algunos reconocimientos que me han otorgado, haber sido presidente de la Unión de Corresponsales de diarios nacionales, presidente del Club de Periodistas de Tabasco, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX), haber logrado ser parte, porque no fui solo, de la firma de un convenio con la Universidad Autónoma de Chihuahua, mediante el cual se comenzó a impartir por vía satélite una licenciatura para periodistas empíricos, que le ha permitido a compañeros de mucho prestigio, reconocidos en el gremio, pero que no tenían una carrera profesional, y se han titulado en Tabasco, en la Universidad Tecnológica, porque cuando le planteamos este proyecto a Pepe Fuentes, que era el rector, se interesó muchísimo y de inmediato nos ofreció el apoyo.

Egresaron en la primera generación Rodolfo González Maza, Carlos Marí, Juan Ochoa, Manuel Morales Vidal, y pues eso es un logro de la FAPERMEX, de lo cual fui partícipe, un promotor junto con Teodoro Rentería, esa es una de las más grandes satisfacciones que he tenido en mi vida. No participé en la primera generación, porque me tocó ser parte del consejo directivo y luego presidente, y no pude ingresar, pero hoy la estoy estudiando, hay una nueva generación, vamos en el tercer semestre.

-¿Qué periodistas están cursando esa licenciatura actualmente?

-Nada más te voy a decir nombres como el de Erwin Macario Rodríguez, Manuel García Javier, José de Jesús Carrera, Yogui Montero Hernández, Manuel Chablé, Rodulfo Reyes, compañeros del diario Tabasco Hoy, entre otros.

-¿Tengo entendido que tu carrera de periodista te ha permitido viajar?

-Eso lo agregaría como las grandes satisfacciones que también he tenido. Gracias a mi participación en la dirigencia de FAPERMEX he conocido muchos lugares como China por ejemplo, porque tenemos un convenio de intercambio profesional con la Asociación Nacional de Periodistas de la República Popular de China, que aglutina a más de 750 mil periodistas. Cada año vamos diez periodistas mexicanos y vienen diez periodistas chinos, y pues además de la visita a medios de comunicación y del intercambio de experiencias, también tenemos oportunidad de conocer los lugares más representativos de cada nación.

-¿Cuéntanos qué lugares conociste como presidente de la FAPERMEX?

-Hemos estado en Beijing, en Shangai, en Xi'an, lugar de China donde se dio aquella famosa historia de los Guerreros de terracota. Hemos estado en una provincia muy bonita étnica que se llama Sichuan. El año 2007 por primera vez una delegación grande de periodistas mexicanos encabezada por mi, llegó a Lhasa, la capital del Tíbet. Aparte de reuniones que tuvimos con periodistas de aquel lugar, visitas a periódicos a la televisión, tuvimos un encuentro muy bonito con el vicepresidente permanente del gobierno del Tíbet.

Como también formo parte del Consejo Directivo de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), soy el responsable en México de la Comisión de Atentados a Periodistas, he estado en dos Congresos de la FELAP en Buenos Aires, Argentina, que actualmente dirige Juan Carlos Camaño, y me ha servido de mucho el intercambio con esa organización, porque tienen un gran trabajo a favor de los periodistas latinoamericanos. Se preocupan mucho por el aspecto social, por la salud de los periodistas, han estado realizando el convenio aquí en México, con nosotros en la FAPERMEX, un censo sobre la salud de los periodistas, el cual ha arrojado que el estrés es lo que más daña a los periodistas en su salud.

-¿Se ha pensado aterrizar en Tabasco ese proyecto que tienen con la Universidad de Chihuahua?

-Inicialmente lo buscamos, no obtuvimos la respuesta, ahorita estamos trabajando bien ahí, pero estamos buscando otros mecanismos. Estuvimos en Zacatecas en una reunión de trabajo del Consejo Directivo de la FAPERMEX y nuestros compañeros de allá, una agrupación de mujeres, logró un convenio con la escuela Carlos Septién, que en coordinación con la universidad zacatecana y con el apoyo del gobierno, llevan todos los sábados maestros de la escuela Carlos Septién a impartirles la licenciatura en periodismo, a periodistas empíricos y a jóvenes que trabajan en los medios, es el único requisito. Nosotros estamos ahorita buscando la manera de traer ese tipo de acciones aquí a Tabasco. He estado también contemplando la posibilidad de platicar con la rectora de la UJAT para ver si es posible impulsar algo de esa naturaleza..

-¿Qué sientes cuando en esos encuentros internacionales de periodistas representas a Tabasco?

-Precisamente, siento dos cosas muy bonitas: el hecho de que sea mi estado el que esté ahí presente a la cabeza de esas gestiones, al estar yo ahí, está presente Tabasco. Y luego, también lo hago por mi apellido, yo vengo desde muy abajo, mi padre era una persona muy humilde, que no nos heredó más que la decencia y el amor por el trabajo. Entonces, mi estado y mi apellido me impulsan a dar todo de mí, a tratar siempre de estar buscando más y más. Ahorita, por ejemplo, es un honor que me hayan seleccionado para que sea el responsable de la organización por parte de México de un Congreso Internacional de periodistas de Europa y América Latina, que va a organizar la FELAP en el año 2010, y pues me sorprendió cuando me invitaron, va a haber un representante de cada país, y cuando me avisaron me sorprendió y me dio gusto y obviamente que acepté de inmediato.

-¿Dónde se llevará a cabo ese Congreso?

-En Buenos Aires, van a participar alrededor de dos mil periodistas tanto de Europa como de América Latina, para intercambiar experiencias, vivencias, problemas, sobre todo, hablar de la problemática que está viviendo el gremio en ambos continentes.

-¿Alguna etapa difícil, algún trago amargo que hayas vivido dentro de tu carrera?

-Más que tragos amargos, creo que son los retos que hay que enfrentar. Cuando uno no cuenta con los recursos con los que nacen las grandes empresas, muchas avaladas por grandes políticos y otras por grandes capitales, cuando uno no tiene ese tipo de padrinajes, siempre estás pensando en cómo vas a hacer para comprar tu papel, para pagar tu quincena, para pagarle a Hacienda, la luz, el seguro. Sí, estás viviendo permanente tragos amargos, pero yo no le llamaría tragos amargos, yo le llamaría retos diarios. Entonces, ha habido algunos, pero son parte de lo cotidiano, parte de lo que tenemos que estar viviendo diariamente para salir adelante.

-¿Alguien a quien consideres tu maestro en el periodismo, de quien hayas aprendido?

-Sin duda alguna, mi maestros de toda la vida seguirá siendo Isidoro Pedrero Totosáus, lo admiré desde antes de conocerlo como periodista, desde antes de tratarlo y lo admiré más después de que lo traté. El seguirá siendo mi gran maestro de toda la vida. Tengo otro amigo al que admiro también, mi respeto como periodista y como ser humano, se llama Teodoro Rentería Arroyave, un personaje de la radio y del periodismo en México, fundador del Instituto Mexicano de la Radio y la Televisión y con una gran trayectoria. También don Jorge Calles Broca, sin duda alguna, y muchos otros compañeros periodistas a los cuales admiro, a Erwin Macario un periodista que admiro mucho por el entusiasmo diario que pone para ejercer la profesión, y todos, desde los más grandes hasta los más humildes reporteros, yo los respeto y procuro ver las cosas buenas que tienen para tomarlas y seguirlas como ejemplo.

-Y con todo lo logrado hasta el momento con todos los éxitos, ¿a qué más aspiras?

-Seguir dando lo mejor de mí, para el engrandecimiento del periodismo tabasqueño. Creo que todos deberíamos estar pugnando por elevar la unidad del gremio y por la calidad de nuestro trabajo. Lamentablemente, mi experiencia como presidente de la FAPERMEX me ha permitido ver con tristeza que el periodismo se ha convertido, en muchos casos, en estandarte de vivales que utilizan esta profesión para fines nada buenos, hay muchos por todo el país que con una cámara fotográfica, una grabadora, andan haciendo desmanes de todo tipo; eso denigra nuestro gremio. Pero también hay compañeros que luchan porque la profesión cumpla su cometido real, que es servirle a la sociedad, eso es a lo que más aspiro, y ver algún día la unidad del gremio.

¿Qué le falta al periodismo de Tabasco en tu opinión?

-Le falta más profesionalismo. Hace falta periodistas más propositivos, hemos caído en el conformismo, veo que muchos compañeros con lo que tienen ya se quedaron quietos, se conformaron, no hay ambición no hay metas. Creo que tenemos que ver más allá del trienio, del sexenio, tenemos que pensar en nosotros, pero pensar en grande, creo que si estuviésemos pensando como periodistas en lograr objetivos comunes, que nos permitan mejorar nuestras condiciones de vida, podemos lograrlo. Deberíamos estar pensando en un fondo de ahorro común de los periodistas. A mí me da envidia de la buena compartir con compañeros periodistas de Sinaloa, que en base a la unidad y al esfuerzo colectivo han logrado espacios recreativos, culturales, sociales. En Chihuahua, el Club de Periodistas acaba de inaugurar la Casa del Periodista en Chihuahua y la hicieron en su mayor parte con recursos propios; el gobierno cuando vio que ellos la estaban haciendo, los apoyó, pero fue mínimo, porque ellos compraron su terreno, hicieron su proyecto, colocaron la primera piedra y el actual gobernador Reyes Baeza cuando vio eso, dijo, “muchachos aquí vamos”.

Nosotros aquí tenemos un ejemplo, nos congregamos varios compañeros y empezamos a cooperar porque algún amigo nos dijo: “Madrazo les ayuda si les llevan un proyecto y si llevan algo propio”, y nos empezamos a reunir y a cooperar, cuando venimos a ver teníamos una cantidad bastante considerable, por lo que le fuimos a pedir al gobierno que nos vendiera, no le fuimos a pedir regalado, le fuimos a comprar una hectárea de terreno de la reserva territorial del estado. Cuando vio Madrazo eso, dijo: “muchachos sí les ayudo”, y tan nos vendieron que tenemos un lugar donde 25 periodistas tenemos nuestro terreno, ya varios viven ahí, nos costó muy barato, pero lo pagamos, no nos lo regalaron.

-¿Fue un logro de ustedes?

-Es un logro de nosotros, lo pagamos, ahí estamos mucho y están pagando todavía porque nos lo dieron a través del Instituto de Vivienda. Con la lana que teníamos reunida nos dio para cercar, hacer bardas, hacer una reja. Algunos compañeros ya viven ahí en el área de Tabasco Dos Mil, es una calle donde vivimos puros periodistas.

-¿Consideras entonces que para lograr más, hace falta la unidad?

-Hace falta la unidad, eso es todo. Si los periodistas pensáramos de que independientemente del medio donde trabajes, independientemente del político con que simpatices, somos periodistas, podríamos unirnos y hacer muchas cosas, podríamos tener nuestra Casa del Periodista, con un auditorio para capacitaciones, donde pudieras tener áreas para servicios médicos, una biblioteca, una sala de redacción, que cualquier periodista que no tiene dónde llegar, dónde tomar un café, ahí pudiera hacerlo, tenemos muchos ejemplos a nivel nacional que están exitosamente trabajando, ¿por qué no lo podemos hacer los tabasqueños?, porque estamos en grupitos. A mí me da vergüenza ver a equis asociación con cuatro o cinco gentes sentadas en una mesa y de ahí no pasamos, cada quien tiene su poquito de poder, tenemos nuestras fuerzas chiquititas, disgregadas; qué tal si tuviéramos todas esas fuerzas juntas, se podrían hacer muchas cosas. Incluso varios compañeros estamos trabajando en hacer un gran grupo de periodistas, los que se quieran sumar para aportar una cooperación mensual con el fin de que de aquí a dos o tres años, tengamos recursos para comenzar a sentar una base de algo, para beneficio de todos.

-¿Eso está haciendo la FAPERMEX?

-No, eso lo estamos viendo dos o tres compañeros de aquí, lo estamos madurando, estamos viendo qué forma darle, para que se pueda hacer un colectivo y en la cual estemos participando todos; has de cuenta una sociedad donde tú vas a estar aportando cien, doscientos pesos al mes, pero que a tres, cuatro años, vamos a tener entre todos una cantidad fuerte para poder hacer algo. Si nos juntamos cien periodistas y decimos, vamos hacer un periódico, ¿te imaginas la fuerza que tendría un periódico de puros periodistas?, eso es lo que puede lograr la unidad.

-¿Qué significa para ti el periodismo?

-Es una de las profesiones más sagradas, más bonitas, es una gran responsabilidad, es la oportunidad de servirle lo más completo a nuestro país.

-¿Cómo te defines como periodista?

-Creo que soy un periodista vertical, trato de ser lo más congruente posible con mi forma personal de ser y mi profesión al mismo tiempo. Pienso siempre que debemos de ser agresivos profesionalmente hablando, para estar dando siempre lo mejor, pero no guerrillero. Antes de ganar una nota, debemos de respetar al ser humano, debemos de pensar cuánto daño podemos causar si magnificamos, si desviamos la veracidad de esa información. Creo que debemos, hoy más que nunca, pensar que de nosotros depende integrar a los periodistas en general, de prensa, radio y televisión. Tenemos que pensar que de nosotros depende mucho el futuro, estamos viviendo una situación demasiado difícil y a veces tenemos que valorar bien a quién le dejamos el espacio, porque nos utilizan. En aras de cumplir con el concepto sagrado del periodismo que es informar a la sociedad, a veces abrimos el espacio, pero no sabemos qué objetivo buscan quienes utilizan estos espacios, y lo estamos viendo en Tabasco.

-¿Cuánto años de periodista?

-Llevo 30 años de periodista.

-¿Algún mensaje para las nuevas generaciones?

-Que deben de analizar muy bien que en Tabasco hace mucha falta la Licenciatura en Periodismo, casi todas las universidades imparten comunicación, pero no hay la licenciatura y es lo que nos está haciendo falta. Son parecidas, pero completamente diferentes. Si de algo están adoleciendo los medios, sobre todo en Tabasco, es de periodistas. No hay periodistas. Hay muy pocos, porque muchos entran a estudiar por hobby, no tienen vocación. Cuando egresan, creen que van a llegar a sentarse atrás de un escritorio con clima, su tele, su carro y toda la cosa, y al ver la triste realidad de que hay que ir a pegarle a la chancla en la calle, se desilusionan y muchos se van a otras áreas. Tú puedes poner un anuncio “necesito reporteros”, y no encuentras. Son pocos los jóvenes que realmente saben lo que se hace en las redacciones de los periódicos.

Entonces, yo les recomendaría que analicen bien si es su vocación, porque no es la panacea que se imaginan. Para estar como está el Diario de la Tarde, trabajo de 18 a 20 horas diarias. En el día camino haciendo relaciones públicas, reporteando, y en la noche me siento a escribir otro ratito. Algunos me dicen, “oye date tu nivel de director”. No, yo no soy director, soy reportero y seguiré siendo reportero toda mi vida, tengo mi lugar allá abajo, lo cual muchos no podrán tener porque no se codean con los reporteros, olvidan de dónde vienen, aunque muchos no han pasado por esas etapas, desde abajo hasta arriba, han ido directamente hasta arriba.

 
 
 
“Si de algo están adoleciendo los medios en Tabasco es de periodistas. No hay periodistas. Hace mucha falta la Licenciatura en Periodismo”
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2009 Copyright Papiro