Tabasco ya es zona sísmica

› La noche del jueves 7 de septiembre en esta región se registró el temblor más fuerte de su historia

Personal de Protección Civil de Tabasco rescatan el cuerpo de una persona que murió aplastada por el derrumbe de un inmueble durante el terremoto con magnitud 8.2 en la escala de Richter

RENÉ ALBERTO LÓPEZ

Cerca de la media noche del jueves 7 de septiembre los tabasqueños que ya dormían fueron despertados por un sacudimiento de tierra como nunca se había sentido en esta región del país. Desde ese día el estado de Tabasco ya debe ser considerado entre las zonas sísmicas en México.

Este terremoto de magnitud 8.2 en la escala de Richter, afectó el centro y sur del país exactamente a las 23:49 horas y dejó un saldo preliminar de 61 personas muertas. Los mayores daños se registraron en los estados de Chiapas y Oaxaca.

Pero Tabasco, región en donde los temblores no eran de preocupación, a partir de esta fecha la gente comenzó a tenerles respeto y miedo.

En esta entidad por primera vez se registran muertos a causa de un sismo, pues el reporte oficial fue de cuatro personas que fallecieron, entre ellos dos menores de edad, y debido a este fenómeno las autoridades ordenaron suspender clases en las escuelas al día siguiente, así como las labores en las dependencias del gobierno estatal por el temor de réplicas del sismo.

Como el percance ocurrió el jueves, fue hasta el lunes 11 de septiembre cuando se comenzaron a normalizar las clases y la actividad en el estado, aunque entre las familias quedó una sicosis de temor por las réplicas que se siguieron registrándose en el Servicio Sismológico Nacional.

A la mañana siguiente de la tragedia, el gobernador Arturo Núñez Jiménez explicó que debido a una baja en el sistema eléctrico del hospital infantil Doctor Rodolfo Nieto Padrón, ubicado en la capital tabasqueña, un menor se quedó sin aire y no sobrevivió. Otro niño murió en Tacotalpa al caerle una barda.

A través de un programa de radio el mandatario estatal informó que el tercer caso se registró en Nacajuca, donde un joven de 24 años murió de un infarto; otra persona más pereció atrapada en la ranchería Anacleto Canabal –situada en el municipio de Centro–, tras desplomarse una vivienda.

Núñez, en un mensaje a los tabasqueños, aseguró que las presas del Alto Grijalva no representaban peligro para la población y dijo que el consejo estatal de Protección Civil realizó de inmediato la evaluación de daños en 17 municipios y en coordinación con Pemex revisa las instalaciones petroleras de la entidad.

Esa noche como medidas de prevención fueron desalojados pacientes del Hospital General de Zona 46 del IMSS debido a que el edificio presentó grietas; sin embargo, luego de una revisión exhaustiva las autoridades reportaron al día siguiente que había condiciones para que el nosocomio siga en operación.

Así también huéspedes del hotel Fairfiel en Plaza Sendero de Villahermosa, fueron evacuados por daños en las paredes y se reportó la caída del techo de una iglesia en la ranchería Puyacatengo. Entre tanto no se reportaron heridos.

Dos semanas después del terremoto, en Tabasco la gente vive en zozobra, con miedo, y con el temor de que sus casas se derrumben, situación que les ha quitado el sueño a muchas familias desde el 7 de septiembre pasado, cuando casi a la media noche se sintió el terremoto de 8.2 en esta zona del país, el más fuerte en la historia de esta entidad.

“Ya no podemos dormir con tranquilidad, vivimos con angustia desde el día del temblor, nunca habíamos sentido una sacudida tan intensa como la de ese día en Tabasco”, menciona doña Martha Rodríguez, una madre de familia de la colonia Guadalupe Borja, mientras reza con un rosario en la mano.

Ana Avalos, catedrática de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, asegura que no ha podido conciliar el sueño desde entonces, debido a que en los grupos de chat aseguran que va a volver a temblar, y eso la da pánico por las noches.

No obstante, que en esta entidad no hubo personas que perdieran sus viviendas o la necesidad de instalar albergues, en la ciudad de Villahermosa se colocaron varios puntos de centro de acopio para mandar ayudar a los damnificados, particularmente de los estados de Chiapas y Oaxaca, los más afectados de esta región del país.

En esos centros de acopio los tabasqueños llegan apresurados a aportar. “Sí está colaborando la gente, han atendido el llamado y se está logrando juntar medicinas, despensas y ropa, en todos los centros de acopio instalados en Villahermosa, en el de la Secretaría de Seguridad Pública, en el hotel ONE, en la Cruz Roja, también el del DIF Tabasco en el Salón Alas, bendito Dios a todos llega la ayuda”, dice la señora Ana María Álvarez, una voluntaria.

Vecinos del Paseo Tabasco, cerca de la colonia Municipal, manifestaron que ha sido una buena acción del gobierno que personal de Protección Civil estén revisando la infraestructuras de edificios, así como arboles añejos de la capital del estado.

Estas mismas personas manifestaron que si Tabasco no era considerado como zona sísmica, después del temblor que “se sintió, la verdad muy fuerte”, ahora ya lo es “sin ninguna duda”, por eso vieron con buenos ojos que el gobernador Arturo Núñez Jiménez haya propuesto una alarma sísmica para Tabasco.

Las autoridades de Tabasco están haciendo su parte, revisando inmuebles con posibilidades de riesgos, por lo que de este modo el jueves 21 de septiembre el secretario de Gobierno Gustavo Rosario Torres anunció la reubicación de 500 empleados de la Dirección del Trabajo, al detectarse daños en su infraestructura, tras el sismo que se sintió en esta entidad.

Caja de datos de Tabasco

1.- El gobernador del estado Arturo Núñez Jiménez informó que las víctimas que dejó el temblor en Tabasco fueron cuatro personas, dos menores de edad entre ellas. El primer caso de muerte se debió a una baja en el sistema de energía eléctrico que se registró en el hospital del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón, lo que ocasionó que un menor se quedará sin aire y debido a su condición de salud no pudo sobrevivir. Mientras que el deceso del otro niño se presentó en el municipio de Tacotalpa al caerle una pared en su domicilio durante el temblor ocurrido casi a la media noche del 7 de septiembre.

El tercer fallecimiento se dio en el municipio de Nacajuca donde un joven de 24 años murió infartado, es decir, la “conmoción del evento contribuyó a darle un infartó”, y otra persona más pereció atrapada entre las paredes en la ranchería Anacleto Canabal, tras desplomarse una bodega.

2.- Casas dañadas: Según informó el Sistema de Protección Civil fueron 163 casas afectadas por cuarteaduras, principalmente en el municipio de Centro, con cabecera en Villahermosa, lo mismo que en las localidades de Balancán, Nacajuca, Teapa, Tacotalpa, Centla y Emiliano Zapata.

3.- Escuelas dañadas: La Secretaría de Educación reportó que encontraron daños graves en 20 centros educativos de la entidad, los cuales podrían serían inscritos en el programa Escuelas al CIEN para que sean rehabilitadas parcial o totalmente.

4.- Edificios públicos dañados: la Dirección del Trabajo de la Secretaría de Gobierno de la que serán reubicados 500 trabajadores ante los daños que presentó tras el movimiento del sismo debido a su antigüedad.

5.- Carreteras dañadas: La Junta Estatal de Caminos informó de daños en el camino Aztlán-Boca del Guanal, municipio de Centro, así como en el puente camino Chablé-El Triunfo, Balancán, y el puente mixto de la ranchería Pastal, Nacajuca.

6.- Otro tipo de infraestructura dañada: La CFE indicó que en materia de energía eléctrica, encontraron 142 transformadores afectados en el estado, y tuvieron desprendimiento de sus fachadas infraestructuras de la iniciativa privada como las torres departamentales Zafiro y Dalí y el hotel Fairfield, en la ciudad de Villahermosa.

Luego del temblor que sacudió a Tabasco, el gobernador Arturo Núñez mencionó que solicitará la asesoría de la Coordinación Nacional de Protección Civil, para analizar la posibilidad de que el estado de Tabasco cuente con una alerta antisísmica, “ya que es un instrumento que vale la pena tener”.

Además, propuso que a partir de ahora las empresas de construcción deben utilizar materiales resistentes a movimientos telúricos, con la finalidad de proteger la integridad y el patrimonio de los tabasqueños, esto lo expresó en la sesión permanente del Consejo Estatal de Protección Civil.

Entre tanto, José Lourdes Félix Hernández, experto en sismología y catedrático de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), manifestó en entrevista que concedió a un diario local que “la región no era considerada una zona sísmica, sin embargo, durante la noche del jueves, el territorio inició a considerarse un área vulnerable a este tipo de fenómenos”.

Agregó que se trató de un temblor histórico, “eso no puede dudarse. En 1980, esta área del país no era una zona sísmica, sin embargo, a partir de este problema se tiene que declarar, porque se registró con mucha fuerza y durante mucho tiempo”.