Rutilio Escandón, va por Chiapas


No tengo encuesta alguna en mis manos, ni tengo amistad con Roy Campos para que me sople. Me baso en lo siguiente: Claro que es una ventaja sacar las candidaturas de Tabasco y Chiapas sin raspones, sin heridos, sino todo lo contrario.

Así, se sabe que en el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador, quienes son nombrados coordinadores estatales –ahí sí como resultado de un sondeo—luego son designados candidatos al gobierno de sus estados.

De este modo, el caso Chiapas ya quedó sellado en el partido Morena. Fue una decisión sin pleitos, sin divisiones, tersa y en un ambiente de unidad inigualable, pues otros aspirantes cerraron filas en torno a la viable candidatura de Rutilio Escandón Cadena.

Los detractores de ese partido en la tierra del médico liberal Belisario Domínguez Palencia, y particularmente de Rutilio Escandón, tendrán que buscar piñata en otra parte porque ese instituto político no se dividió en la elección del coordinador estatal, como esperaban enemigos emboscados.

La verdad, la verdad, ha sido una muestra de civilidad política, de esas que ya casi no hay en los partidos políticos a la hora de nombrar candidatos.

Baste conocer la actitud del senador Zoé Robledo, del bloque PT-Morena, quien era otro de los fuertes aspirantes en Chiapas, pues una vez que dio a conocer el fallo la dirigencia nacional, de manera madura reconoció al que favorecieron las encuestas.

El legislador no había escondido su deseo de ser candidato al gobierno del estado, pero al saber que la decisión no le favoreció, no hizo ni berrinches, ni lanzó injurias y menos amenazó con dejar el proyecto de nación de López Obrador. Dijo sí, que la designación de Rutilio Escandón es “inobjetable, inapelable y representa un paso en la dirección correcta para los hombres y mujeres de Chiapas”.

Resaltó incluso que la batalla no está al interior de Morena, sino fuera. “Es momento de unidad de todos y todas alrededor de un proyecto de nación”, expuso Zoé Robledo.

Más claro ni el agua. En Chiapas se respira aire de unidad en Morena, y por el mismo camino va en Tabasco ese partido, con la decisión a favor de Adán Augusto López Hernández, desde hace ya algunos meses.

Es cierto, Rutilio Escandón Cadena y Adán Augusto López Hernández, son cuñados, y eso no es ningún crimen en política, ni es ilegal, cuando han construido sus carreras políticas en distintos estados, y de distinta forma. Además, por azares del destino se hizo en lazo familiar.

No le vemos ninguna objeción, sino una gran ventaja a futuro, porque si de por sí las relaciones entre los estados vecinos han sido buenas, estas se fortalecerían en el supuesto que ambos ganaran sus elecciones.

El tema es que Morena saca ya delantera en Chiapas y Tabasco, debido a que quienes serán sus adversarios políticos en la contienda de 2018, aún tienen que dar ese tranco de elegir a sus candidatos a la gubernatura. Y, al menos en el PRI y PRD de Tabasco, al momento no se ve que floten aureolas de unidad en sus entornos.