Directorio | E-mail
     
Director General: René Alberto López
 
 

Dile al tiempo que vuelva...
Cardenenses que enfrentaron al América

RAUL TORRES LOPEZ/RENE ALBERTO LOPEZ
II y ULTIMA PARTE

Nicolás Rosique, “El Lechero” y Aníbal Brito, “El Plebeyo”, fueron dos futbolistas cardenenses que marcaron diferencia. Siempre jugaron juntos en diferentes equipos. Conquistaron en varias ocasiones el duro torneo de la Liga de La Chontalpa con el legendario equipo La Perla, y tienen la satisfacción de haber integrado la selección de Tabasco que enfrentó al América de Enrique Borja, Carlos Reynoso, El Pichojo Pérez, Cornero, Rafael Puente, y Oswaldo Castro “Pata Bendita”, entre otros. Jugaron en la liga de veteranos y se retiraron después de los 50 años, cuando sus rodillas prácticamente tronaron A lado de José Luis Farías, “El Sordito”, desparecido en un accidente carretero, se puede decir que son tres de los más destacados cardenenses en el deporte de las patadas, allá en la década de los setenta.

En su sección “Dile al tiempo que vuelva”, Papiro se dio a la tarea de buscarlos para que narren en su propia voz aquella bella época del futbol.

ENTREVISTA CON NICOLAS ROSIQUE SAENZ

- ¿Qué nos puedes decir de aquella época del fútbol?
Bueno, antes que nada, muchas gracias por estar aquí en la casa de ustedes haciendo recordar aquella época maravillosa de mi vida en el deporte. En aquellos tiempos se jugaba por amor a la camiseta, era una cosa de verdad preciosa. Uno esperaba con ansias el domingo, pues en aquel tiempo se jugaba los domingos. Fue una época para mí en lo personal inigualable, por todos los momentos agradables que tuve el honor de compartir y vivir con muchos amigos que en la actualidad todavía están aquí con nosotros.

- ¿En qué equipo comienzas a jugar fútbol?
Primeramente formamos un equipo varios compañeros que todavía están en este mundo, te estoy hablando del equipo Cachorros y los que conformaban aquel equipo eran Marcos González, Jesús González, Chucho El Yuca, Toto Farías, Aníbal Brito Gallegos, y se me escapan otros, ya no me da mucho la memoria, que me disculpen. Nuestras edades oscilaba entre 14 y 17 años en aquel tiempo, todavía no participábamos en otros niveles fuera del municipal.

- ¿Entonces este es el antecedente del equipo la Perla?
Posteriormente pasamos a conformar el equipo La Perla.

- ¿Nos puedes decir cómo inicia este equipo?
La Perla nace porque aquí vivió don Julio Delgado Bentancur, él era muy entusiasta del deporte, específicamente por el fútbol y el nos propuso que representáramos a su negocio que en ese tiempo era Farmacia La Perla, a través del fútbol. Nos invita y prácticamente el cien por ciento de los que conformábamos Cachorros pasamos a formar La Perla y bueno ahí ya sí un poco más adolescentes de 18 años ya entramos a participar fuera del municipio.

- ¿En la Perla, según tengo entendido, hubo refuerzos de futbolistas de fuera?
Si, después tuvimos refuerzos de gente de Villahermosa de Comalcalco de Huimanguillo, nos reforzábamos en aquel tiempo con mi compadre Rubén Sánchez, en Comalcalco nos ayudó un tiempo José Luis El Chocolate Hernández, el jugaba allá en Comalcalco con La Ola Verde y posteriormente jugó aquí con nosotros.

- ¿José Luis Hernández es el mismo que ahora es entrenador de primera A?
La verdad actualmente le tengo perdida la vista a José Luis, somos amigos personales, por ahí debe andar, estuvo en Tampico, tuvo mucho tiempo, yo creo que sus orígenes están por allá, de hecho terminó su carrera con el Tampico, Madero, era un jugadores de mucho nivel.

- ¿En el campeonato de La Chontalpa ya era un nivel más fuerte?
Por supuesto, habían tres equipos de Comalcalco que eran los favoritos, los fuertes, porque eran de Pemex y estaban constituidos en su mayor parte por jugadores que traían en aquel tiempo de la Segunda División Profesional, entonces esos equipos estaban compuestos como lo mencionó el doctor Raymundo Díaz Múgica y don Luis Hernández por el CPCh que quiere decir circulo Petroleros de la Chontalpa, el Tampico y la Ola Verde, también participaba de Villahermosa la Universidad, estaba Huimanguillo y La Venta, El Parnaso y el ingenio Santa Rosa. Posteriormente hubo un equipo de Coatzacoalcos y uno de Las Choapas, así como Los Caimanes de Ciudad Pemex, cuando ya había fallecido el ingeniero Tabaré.

- ¿La rivalidad de La Perla contra quién era?
Desde luego era con el deportivo Cárdenas, era el clásico, era la rivalidad que había con ellos. Nos vacilaban que estábamos chamacos y definitivamente los primeros torneos si nos los ganaron, pero poco a poco fuimos ganando terreno hasta que llegamos a emparejarle, inclusive el deportivo Cárdenas fue campeón de la Liga Chontalpa y nosotros lo fuimos en dos ocasiones.

- ¿Fuiste campeón goleador en varias ocasiones, algunas de las que recuerdes y en qué ligas?
La verdad, lo digo con todo respeto, si dijera yo cuántas veces, sin vanidad, no me acuerdo cuántas veces fueron, pero la que considero más importante fue en una ocasión en el torneo de la liga de La Chontalpa, cuando salí campeón goleador, que hasta el último partido lo pelee con Eustacio Alvarez, Tacho Alvarez, él jugaba en el equipo de La Ola Verde, de Comalcalco.

- ¿Por tu temperamento y lo apasionado que tú eras al fútbol en ocasiones llorabas cuando perdías algún partido?
Sí, por supuesto y lo digo con honradez, yo cuando voy por una causa la peleó, en este caso el fútbol, por supuesto que me dolía muchísimo perder y si en muchas ocasiones sí, lloré la impotencia de no poder ganar.

- ¿Y alguna anécdota que recuerdes de esa época?
Aunque no lo crean, a veces por las noches antes de acostarme me pongo a pensar que si a mí me dieran a escoger vivir en esta época o vivir en los años 70, 80, yo regresaría a los años 70, 80, por todo, no solamente por el deporte, ni por ser más joven, sino realmente el tipo de vida que teníamos en aquel tiempo era maravilloso simple y sencillamente, no violencia, no alcohol, en fin muchas cosas, una vida completamente sana, yo añoro todo eso, es imposible prácticamente no, pero sí, yo añoro esos tiempos.

Pero de las anécdotas me acuerdo de una. Había un defensa central del 57 Batallón, de nombre Tomás, era muy fuerte, jugaba muy bien, técnicamente le faltaba un poquito, pero la suplía con fuerza. Existía rivalidad entre nosotros, y normalmente cuando jugábamos con el Batallón siempre era a las tres de la tarde. Al partido llegaban todos los coroneles y otros mandos y se ponían a un costado de la cancha, frente a las gradas, donde había un tamarindo y pues normalmente ahí se encharcaba el agua porque todo el mundo iba a tomar agua de una llave y se formaba una especie de lodo permanente. Ahí en una ocasión fuimos a disputar una pelota, Tomás se barrió y yo lo vi, a la pelota no le llegaba, y en fracción de segundos, porque lo debo admitir, verdad, me da pena al fin de cuentas, pero vi la oportunidad… y al barrerme levantamos agua de lodo y mojamos a todos los coroneles. Fue circunstancial, supuestamente, pero malamente la verdad, porque fue con algo de intención.

- ¿Nicolás el fútbol que se jugó en tu época con el de ahora cómo lo puedes diferenciar?
Con todo respeto lo digo, el fútbol que se practicaba en esa época, no porque yo haya participado, lo veo con más corazón con más garra. Hoy en día los futbolistas tienen la oportunidad de mejor preparación, más sin embargo, no veo esa garra. Ahora un jugador que está totalmente preparado que de eso vive, practican día y noche, ese es su trabajo, pero escuchamos a los comentaristas de televisión decir que tienen que cambiarlo porque está agotado, porque juegue dos y tres partidos en la semana por distintas competiciones que existen. Nosotros jugábamos hasta cuatro partidos por semana y lo jugábamos sin preparadores físicos, sin nada a como Dios nos mandaba, entonces si veo diferencias, y lo sigo diciendo y lo sostengo, el amor con que antes se jugaba el fútbol se perdió totalmente, ahora ya es comercial.

- ¿Jugaste alguna vez tú al lado de otro destacado futbolista de Cárdenas, Luis Farías?
Claro, José Luis Farías fue mi compañero de toda la vida, yo tuve dos compañeros hasta que bueno, uno desgraciadamente se nos adelantó, como es el caso de José Luis y el otro Aníbal Brito Gallegos, toda la vida jugamos juntos los tres, equipo donde iba uno, ahí íbamos los tres.

- ¿Y tuviste la oportunidad de jugar junto a tu hermano, o eran rivales?
Fuimos rivales, él jugaba en el deportivo Cárdenas y en aquel entonces yo estaba en el deportivo La Perla

- ¿Y como destacado futbolista de Cárdenas Lacho, hubo alguna intención de llevarte a jugar fuera del estado?
Yo jugué en la liga del sur de Veracruz, tuve la oportunidad, me la dio el deportivo La Ola Verde de Comalcalco. El que me invitó a mí fue un odontólogo, Emilio, se me escapa el apellido, él me invita a través de La Ola Verde y participé cuatro o cinco años en el sur de Veracruz. Se jugaba en Jaltipán, en Coatzacoalcos, en Minatitlán, Cosoleacaque, Agua Dulce, entre otros lugares.

- ¿Era una liga más fuerte que La Chontalpa?
Sí, definitivamente tenía más nivel, eran puros equipos petroleros, más profesionales, mayor preparación, muchas cosas, muy buen nivel, definitivamente mayor que aquí en La Chontalpa.

- ¿Y alguna anécdota que recuerdes de Farías?
José Luis decía que casi no escuchaba. Lo llamaban el mudito o el sordito. La verdad que ninguna de las dos cosas, tanto hablaba como escuchaba. En los equipos siempre fue delantero extremo, le gustaba penetrar por los extremos. Con la mirada me pedía que le picara la pelota hacia delante, que lo demás era cosa de él. Pero en una ocasión no le pude pasar el balón, se la tiré a otro y me gritó, reclamando por qué no se la pasé. Entonces le dijeron los rivales, “bueno, no que tú eres mudo y no hablas”. Ahí se hizo al tonto. En otra ocasión jugando en Villahermosa lo acompañé en una jugada, él recortó a un defensa, pero el portero salió a taparle, entonces tiró a gol, pero le salió chueco su disparo y se vio como si hubiera tirado un centro hacia mí. Pero fue a cinco metros, por poco y me arranca la cabeza de lo fuerte que pateó, pero para justificarse que me había centrado el balón, me dijo: cálmate, no te desesperes, cabecea con calma. Era muy impetuoso, tenía la portería en la mirada.

- ¿Y de algún equipo profesional que haya venido ofrecer a los cardenenses alguna oportunidad?
No, en aquel tiempo era muy difícil, prácticamente estábamos aislados, la única oportunidad que tuvimos fue que, de todos modos es una satisfacción, haber integrado una selección de Tabasco que jugó contra El América, fue lo más, aunque nos zapatearon 11-0.

El América traía a Cornero, un jugador que tenía el pecho como un tráiler hermano. Los porteros eran el Pajarito Cortés y Rafael Puente. En la defensa figuraba El Pichojo Pérez y había un jugador chiquito y negrito, creo se apellidaba, Santillana, que al verlo Aníbal, dijo a este me lo bailo. No hombre, era una gacela ese muchacho. En la media cancha tenían a Antonio de la Torre a Carlos Reynoso y adelante a Oswaldo Castro “Pata Bendita”, Enrique Borja, era un equipasazo. Fue una satisfacción compartir con ellos algunas palabras antes del encuentro.

- ¿Cuántos cardenenses integraron esa selección que enfrentó al América?
Nos convocaron a tres, porque también estaba Germán Bravo Treviño “Alfaro” un defensa central de dos metros. El portero de nosotros era Virolo. Recuerdo que en determinado momento del partido cometimos una falta. Entonces Virolo me puso de poste, cuida el poste Lacho, me dijo, y a partir de ahí, tú sabes que se paran los demás en la barrera. Yo era el primero. Vino entonces Pata Bendita, que de veras calzaba del tres y medio, era una patita chiquitita, pero ya lo había visto en televisión. Agarra este cuate y suelta el riflazo, no me pegó, me pasó el balón por la oreja, pero me sopló tan fuerte que escuché como si una ola de mar hubiera reventado. ¡No hermano!, entonces me dije, ya no me vuelvo a poner en la barrera. Vinieron otros tiros directos, pero mejor le dije al portero que marcaba a este o aquel rival, ya nunca más me puse en la barrera. Me agarra por derecho Pata Bendita, me mata ese cuate, le daba durísimo. José Antonio Roca era el director del América. El juego fue en Villahermosa, en el parque de beisbol Centenario 27 de Febrero.

- ¿Quién le convocó a esa selección?
El finado “Teco” Aguirre, a él y a Lauro Jiménez le da no sé quién el Instituto del Deporte y la comisión de formar la selección y bueno, nos hablan a nosotros.

- ¿Parece que terminaste tu carrera futbolística con otra generación en el Jhony Club, te invitaron ahí?
Sí, igual con José Luis y Aníbal. Era otra generación, con ellos participamos y de igual manera obtuvimos el campeonato en la liga de la Chontalpa. Con el Jhony Club nos coronamos acá ganándole a los Cheyenes de Huimanguillo.

- ¿De ahí llegaste a jugar en los veteranos?
Uno se mide y no es lo mismo que a tus cuarenta y cuarenta y dos años te midas con un muchacho de 17 o 18 que hasta te soplan donde pasan por muchas ganas que tú le pongas, entonces me metí a jugar a la liga de los veteranos y ahí estuve jugando hasta la edad de 53 años, ya más no pude porque mis rodillas ya no, sobre todo la derecha.

- ¿A los 53años te retiras del futbol?
Se combinaron dos cosas, ya mi edad y por ahí una aventura política que tuve en el 2003.

- ¿En qué años comienzas a jugar?
En el 61 en México, en el internado Franco Español, ahí empecé a jugar fútbol, a los 11 años y hasta los 53, me retiré en el 2003, mi último equipo en veteranos fue el deportivo Cárdenas.

- ¿Y ahí quiénes te acompañaron de aquella época?
Marco González, el Negro Reynoso, José Luis Jiménez, el famoso sucio, y Ramón Rosique. Juan Padilla también estuvo un tiempo con nosotros y después formó su propio equipo. También mi compadre Rusbel y Miguel Lazo, este último originario de Villahermosa.

- ¿Y cuál es tu equipo Lacho, en el fútbol profesional?
Chivas, toda la vida, siempre he sido del Guadalajara, no sé ni por qué. Quizá me gustó porque ahí mismo donde estaba yo en el Franco Español, había una cancha hermosísima y ahí llegaban. En México antes de iniciar un campeonato de liga se hacían pentagonales, exagonales, ahí vi jugar a Pelé con el Santo, aquel famoso Santo, ahí entrenaban porque era el mejor campo en ese tiempo en México. Ahí también conocí a muchos futbolistas del Guadalajara de aquella época, al Tubo Gómez a Salvador Reyes, quizá por eso me hice aficionados a las Chivas y hasta la fecha en las buenas y en las malas.

- ¿Algo más que quieras agregar Nicolás?
Me gustaría decirle a los que practican el fútbol, que ante la falta de espacio que hay, la poca infraestructura con que contamos en el municipio para practicar los deportes, que no bajen los brazos y sigan practicándolo. Yo jugué casi todos los deportes, pero mi prioridad fue el futbol, es muy bonito, ayuda mucho a la salud, tu mentalidad, en tu carácter, en muchas cosas, es muy satisfactorio poder tener la virtud de practicar el deporte.

Quiero agradecerles y decir también que si yo tuve un ídolo aquí en Cárdenas, de quien yo aprendí muchísimo, me enseñó la técnica del balón, fue el doctor Raymundo Díaz Múgica. Fuimos vecinos, vivíamos enfrente, el era un hombre que tenía un manejo de balón excepcional, inteligencia, todo tenía el doctor Raymundo. Aprendí mucho de él a pesar de la diferencia de edad. Ustedes se acordarán de mi carácter, que era muy fuerte, él me ayudó a controlarlo. En los primeros partidos era difícil que terminara un juego, me expulsaban. La pasión me ganaba y él me fue enseñando a moderar el carácter futbolísticamente hablando y muchas cosas. Mi agradecimiento toda la vida. Lo visito frecuentemente, para mí es más que un amigo.

ENTREVISTA CON MANUEL ANIBAL BRITO GALLEGOS, “EL PLEBEYO”

- Manuel Aníbal, ¿en qué época empiezas a jugar fútbol?
A los 14 años con el equipo Cárdenas, donde estaban el doctor Raymundo Díaz Múgica y el señor Luis Hernández, quienes me hablaron por mis actitudes de deportista. No participé en la liga infantil ni juvenil, directamente a los 14 años el doctor Díaz Múgica me habló y él me enseñó a jugar al fútbol, lo que se llama fútbol, no fútbol de cascarita, sino fútbol técnico, porque yo tenía las cualidades en el aspecto físico, pero lo técnico me lo enseñó el doctor.

- ¿Quiénes otros integraban ese equipo?
Estaban Emilio Sáenz, José Rubén Romero Lazo, su hermano Manrique, Adán Rosique Sáenz. La portería la cubría Ramón Pernas, y un buen defensa de nombre Germán Treviño Alfaro, así como Miguel González, no me acuerdo del otro apellido, era yucateco. Te vuelvo a repetir, eran buenos jugadores, en el equipo había mucha disciplina.

- ¿Recuerdas algunos nombres de los equipos de esa época?
Estaba el Círculo Petrolero de la Chontalpa (CPCH); de Comalcalco, el Ola Verde. También el equipo del ingenio Santa Rosa, el 57 Batallón, Los Cheyenes de Huimanguillo, Villahermosa, La Perla, donde jugaba yo, ahí estaba Nicolás Rosique, éramos mancuerna en la media cancha. Entonces de ahí Nicolás Rosique y José Rubén Romero, “Chevén”, me invitaron para que los apoyara en un equipo de la Universidad que participaba en la liga del sur de Veracruz. Ahí jugué con ellos.

También me hablaron de la sección 29 del sindicato petrolero para jugar con una final en el municipio de Comalcalco contra Agua Dulce. Fue ahí donde conocí al Chocolate Hernández, quien con un pase mío anotó un gol y les ganamos uno a cero. Yo no jugué en la primera división, no porque no tuviera actitudes, sino simplemente porque no podía salir de aquí de la comunidad, mi papá era muy estricto y le gustaba mucho el béisbol. Pero me colaba y me iba, mi mamá me soportaba pues todas las mentiras que le decía. Antes había mucha disciplina, lo que decía tu papá, lo tenías que hacer.

- ¿En cuáles otros participaste?
En la selección de Tabasco, en equipos del estado de Chiapas, en profesional sólo un partido, y es que, te repito, no podía salir de Tabasco. Participé en el Torneo de Los Barrios, con un club de la ciudad de México, que resultó campeón, pero sólo pude jugar un partido y me regresé a Cárdenas. Ese equipo, como premio, fue a jugar a Brasil.

- ¿De algunos campeonatos que conquistó el equipo donde tú participabas, recuerdas algunos?
Cómo no, los que ganamos con La Perla, que patrocinó don Julio Betancur, una persona muy entusiasta del deporte. Con este equipo nos llevamos varios campeonatos a nivel estatal. El goleador en ese tiempo fue Nicolás Rosique Sáenz, ganó como tres o cuatro campeonatos de goleo.

- ¿Cuándo ocurrió eso?
Fue en los años 1970 y 1973. En este último año nos fuimos con la selección de fútbol a jugar un pre nacional que se jugó en Quintana Roo, cuando era gobernador David Gustavo Gutiérrez Ruiz. En ese torneo, un cuadrangular, fue campeón goleador Miguel Lazo de la Vega. Le ganamos a Belice uno a cero con gol del ingeniero Bracamontes, una persona que venía jugando con el Tampico de primera división. También estaba Alfaro, el finado Alfonso Méndez, Nicolás Rosique, había un buen grupo, el único que nadamás porque puso los uniformes y tenía carro particular jugó de portero, fue Francisco Celorio. Era de mucho dinero y el gobernador era compadre del papá.

- ¿Qué otros equipos además de la Perla, figuraban en esa época en Cárdenas?
El Colegio Superior de Agricultura, el Batallón, y el Ingenio Benito Juárez que ya empezaba a sobresalir.

- ¿Otros jugadores de tus tiempos que recuerdes?
Bueno en Cárdenas lo máximo como porteros fueron Marcos González y Ramón “Monchi” Pernas. Nicolás Rosique, que jugó medio volante junto conmigo. Víctor Velázquez Balcázar, que fue capitán de Los Cachorros, y José González del Rivero, “Moñoña”, capitán de La Perla. También Herminio Quintana, José Luis Farías y El Cubita (Guadalupe Bautista).

- ¿Alguna anécdota de esa época en el ámbito del fútbol?
Lo único que te puedo comentar es que el futbolista nace no se hace. Jamás olvidaré lo que me dijo una vez el doctor Raymundo de Díaz Múgica, cuando metas o pongas el pase para un gol no voltees a ver las gradas. Me enseñó todo.

- ¿Manuel Aníbal algo más que quieras comentar?
Gracias por tu entrevista y que tengas mucha suerte, mucho éxito y adelante.

 
 
  Ver primera parte
En la gráfica tomada en la década de los 70, integrantes del equipo La Perla, del municipio de Cárdenas. La oncena conquistó varios títulos de la poderosa Liga de La Chontalpa, torneo en el que incluso participaron jugadores que llegaron a figurar en escuadras de Primera y Segunda División Profesional. De pie: “El Chilango”, Gabriel Jiménez, Jorge Fuentes Milla, Juan Antonio García, Guadalupe Bautista, “Cubita” (qepd), la madrina del equipo Consuelo Romero Lazo (qepd), Herminio Quintana, Raúl Torres López, Joaquín González del Rivero, José González del Rivero y Carlos Rosado. Hincados: Manuel Aníbal Brito Gallegos, Rubén Ficachi (qepd), Ramón Rosique Roos, Marcos Antonio González, Juan Antonio Padilla y Nicolás Rosique Sáenz.
 
 
 

 
Papiro | Directorio
© 2008 Copyright Papiro