Carta abierta

Salvando vidas

› Jorge Núñez

El columnista tuvo una charla muy amena con el prestigiado urólogo Amador Izundegui Ordoñez. Fue a propósito de los tempranos preparativos del cuarto aniversario de la Fundación AIR, creada con el fin de apoyar gratuitamente a personas de todas las clases sociales que enfrentan algún problema de salud.

Las iniciales de la fundación son las de su padre, el bien recordado Amador Izundegui Rullán, fallecido en 2009, y quien ocupó diversos cargos públicos, de elección popular y en su partido, el PRI.

El caso es que la Fundación hace honor a sus siglas. En su corta existencia ha beneficiado a miles de pacientes.

Las 300 consultas gratuitas dadas a diario suman casi cuatro mil desde 2015; los apoyos en estudios de diagnóstico han alcanzado a casi once mil enfermos y las cirugías superan el centenar.

Nada mal para una fundación privada que no recibe apoyos gubernamentales, y cuyo único fin es ser solidaria con la sociedad.

Con la credibilidad moral que su contribución altruista le da, Izundegui Ordoñez habla con optimismo de los nuevos tiempos que se esperan con las llegadas de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia y de Adán Augusto López Hernández a la Gubernatura.

Aunque no duda ni por un momento de las buenas intenciones de ambos, destaca la suma importancia de escoger a los mejores hombres y mujeres para los nuevos cargos públicos.

Opina sobre cinco requisitos que deben cumplir los aspirantes: conocimiento y capacidad, honradez, experiencia en su respectiva responsabilidad, vocación de servicio público y humanismo.

Claro, directo y muy contundente al hablar, expresa que aquella persona que sólo vaya al poder por el poder no tiene nada que hacer en estos tiempos de cambio político.

El principal reto de Obrador y Adán, se pregunta, y él mismo responde: “rodearse de gente capaz, que dé resultados”.

Enseguida advierte que ni AMLO ni Adán resolverán por sí solos los problemas del país y de Tabasco. Por eso necesitarán de la participación activa de todos los grupos de la sociedad.

Al fin hijo de un político hecho y derecho como fue su padre, Amador piensa que los partidos no deben actuar como una oposición a ultranza, sino ayudar a enriquecer las propuestas del Gobierno que vayan dirigidas a beneficiar a todos los ciudadanos.

Interesantes las reflexiones de un destacado miembro de la iniciativa privada, esa a la que Obrador y Adán han sumado para dar un golpe de timón a la forma en cómo se han venido haciendo las cosas.

: CODO A CODO

Uno de los que ha estado bien firme en el respaldo político y personal al gobernador Arturo Núñez ha sido Agustín Silva.

El diputado local del PRD ha estado muy cerca de las opiniones del Ejecutivo en torno a la labor legislativa de la bancada local.

El líder de Nuevo Izquierda no ha caído en la política de la veleta, esa que cambia según las circunstancias y las costumbres del deslinde o la traición de fin de sexenio.