Franja Sur

Los rezagados

› René Alberto López
E-mail: ralopez22@hotmail.com

¿En qué se parece Pepe Toño a los rezagados en el PRI? Aquí la respuesta: en que José Antonio de la Vega Asmitia, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del estado, arrancó tarde para pretender la candidatura del PRD.

Así, ni con todo el oro del mundo podrá el ex panista revertir la ventaja que le tomaron sus contra partes en el PRD, me refiero a Gerardo Gaudiano Rovirosa y Fernando Mayans Canabal, quienes van viento en popa rumbo a disputarse la nominación.

Pero la distancia entre los que puntean en el PRD, con Pepe Toño, que va en el tercer lugar, tiene su lógica.

Baste recordar que cinco años atrás, José Antonio de las Vega Asmitia estaba radicando en Francia, laborando para la Secretaría de Relaciones Exteriores, en el gobierno del panista Felipe Calderón, como director de la Casa de México en París.

En tanto, acá en Tabasco, Gerardo Gaudiano, lo mismo que Fernado Mayans, gastaban suelas y más suelas de zapatos, mientras consumían kilómetros de camino a ras de suelo, haciendo proselitismo.

No es gratuito entonces que esas elecciones celebradas en julio de 2012, Gerardo Gaudiano ganó con justicia una diputación federal, en tanto que Fernando Mayans obtuvo una senaduría. En cambio, Pepe Toño regresó a Tabasco cuando la mesa estaba servida, para ser incorporado al gabinete estatal, sin derramar una gota de sudor. Esa es la gran diferencia.

Entonces, no se pueden pedirle peras al olmo. Quienes han competido por la gubernatura saben bien que es complicado levantar una candidatura al gobierno de Tabasco en tan solo ocho meses y días, como pretende el ex militante del PRI y del PAN.

Desde luego, no se trata solo de dinero, es un importante complemento, sí, pero el tiempo cuenta mucho, lo mismo que el carisma del aspirante, como su relación con los liderazgos naturales y con los medios de comunicación.

Pero Pepe Toño tiene la escuela, la creencia de que en unos comicios los medios de comunicación no importan, todo lo contrario a Gerardo Gaudiano y Fernando Mayans que, por su parte, se dedicaron a buscar a los comunicadores serios, profesionales, con credibilidad, no a la bachicha, a esos que mienten en sus escritos, insultan en cada línea, cuyo lenguaje ofensivo, soez, vulgar terminan por hundir y desacreditar a sus propios clientes o candidatos.

Otro aspecto que no sirve de nada al momento del sufragio, bueno, solo para mal gastar dinero, es esa estrategia que algunos llaman “engaña bobos”, me refiero a las reuniones cuyo fin es solo para tomarse foto con cientos de gentes que, en realidad se las toman con todos los aspirantes, porque el tabasqueños de las comunidades es noble, y porque cunden las necesidades.

Pero no es garantía de que todos esos pobladores vayan a votar el día de los comicios, precisamente por ellos. Si no lo creen, pregúntenle a Raúl Ojeda cuando los campesinos de Tamulté de la Sabanas le hacían bulla cada vez que llegaba a visitarlos para ofrecerles apoyos en especie, pero a la hora de la hora no le dieron el voto.

Aquí otro testimonio público sobre el tema, suscitado en las elecciones de 2006. En el cierre de campaña de Raúl Ojeda, entonces candidato del PRD, metió en la Plaza de la Revolución a más de 60 mil almas. Mientras, en el último acto de campaña de Andrés Granier, el priísta reunió apenas a cinco mil gentes en el parque Juárez. Pero el día de los comicios, Granier le ganó a Ojeda por más de 60 mil votos.

Pues bien, situación similar a la del PRD sucede hoy en el PRI. ¿Por qué Gina Trujillo les lleva amplia ventaja a Benito Neme, Nicolás Bellizia e Ignacio Lastra, que marchan en segundo, tercer y cuarto lugar, respectivamente? La respuesta en súper sencilla: Porque la diputada federal lleva 12 años picando piedra, en busca de la postulación.

Esto es, no es ninguna improvisada en política, el priísmo tabasqueño sabe del esfuerzo, tiempo y mucho cabildeo que ha dedicado a su proyecto que, por fin, al parecer está vez se le cristalizará. Así se construye realmente una canidatura.

Por eso, Pepe Toño y David Gustavo Rodríguez Rosario en el PRD, y Benito Neme, Ignacio Lastra y Nicolás Bellizia, de lado del PRI, de ningún modo deben desanimarse. La política no se acaba en el 2018, como se sabe, la política es de tiempos y circunstancias, ya empezaron a sembrar y seguramente en el 2024 podrán cosechar el trabajo realizado en estos meses, siempre y cuando no aflojen en los próximos años.

Espero, pues, que con estas líneas haya contestado la inquietud de los lectores que me escribieron ayer, quienes preguntaron al columnista ¿por qué no le daba posibilidades a PepeToño, en el perredismo, y a los rezagados en el PRI?