Franja Sur

A punto de ganar por primera vez

› René Alberto López
E-mail: ralopez22@hotmail.com

Los mexicanos con el “corazón en la izquierda” de toda la vida, con principios progresistas, debido a su formación desde su preparación profesional, están en la antesala de alcanzar un sueño largamente acariciado.

Nunca como hoy se podría cumplir a cabalidad aquel viejo adagio: “el que persevera alcanza”, en un amplio sector de la población de esta país.

Esa franja de mexicanos, por cierto, no sabe lo que es ganar una elección presidencial, pues a lo largo de los años han padecido derrotas tras derrotas.

Desde luego, sufren en silencio, aguantan vara, caen en una impotencia cuando la mayoría se expresa por otras opciones que, luego son gobierno, y no son las que ellos consideran viable para sacar al país de los múltiples problemas en que está sumergido desde hace más de tres décadas.

Desde que se inventaron las elecciones en México, no conocen un triunfo electoral, en comicios presidenciales, aclaro.

Hay quienes han comentado que se padece, se sufre, tanto como cuando eliminan de las copas del mundo a la selección mexicana de futbol. Sin embargo, “no hay mal que dure cien años”. Otro proverbio tan exacto como el ya citado.

Fue en los comicios de 1988, cuando hubo la percepción de triunfo de un candidato apoyado por la izquierda. Entonces, la mayoría del pueblo creía que Cuauhtémoc Cárdenas llegaría a Palacio Nacional, aunque el entusiasmo popular no alcanzaba las proporciones de ahora.

En esas fechas el régimen priísta, que vivía sus mejores momentos, truncó la esperanza de millones de mexicanos, y bloqueó de nuevo el paso a la democracia en este país.

Otros representantes de la verdadera izquierda iniciaron el camino, se trata de aquellos políticos “rojillos”, (así les llamaba el sector oficial), abrieron brecha, picaron piedra, para que las fuerzas populares de izquierda penetraran en el pueblo y llegaran a donde hoy se encuentran.

Uno de ellos fue Arnoldo Martínez Verdugo, postulado en 1982 por el Partido Socialista Unificado de México (PSUM). El político sinaloense fue uno de los líderes histórico del Partido Comunista de México (PCM).

Como es sabido, esa elección la ganó el priísta Miguel de la Madrid Hurtado y, con él llegaron los tecnócratas al gobierno para instaurar la política neoliberal en México.

Después, en 1988, la izquierda comenzó a abrirle las puertas a los priístas, y, se dieron tres derrotas consecutivas en las tres ocasiones que compitió Cuauhtémoc Cárdenas, postulado particularmente por partidos progresistas.

Se formó entonces el Frente Democrático, integrado, entre otros, por el Partido Mexicano Socialista (PMS), nacido de una fusión de varios partidos, como el PSUM, el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), del histórico Heberto Castillo, y, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), de Rafael Aguilar Talamantes, donde vienen Los Chuchos.

Así, fue en los comicios de 1988 cuando un candidato diferente al PRI, ilusionó a millones de mexicanos. Sin embargo, según cifras oficiales, finalmente le dieron el triunfo a Carlos Salinas de Gortari.

No obstantes, en la memoria de México esa elección quedó como “un robo”, un despojo a Cuauhtémoc Cárdenas y, a las grandes masas que se manifestaron en las urnas. La famosa “caída del sistema” electoral, ha sido el fraude más escandaloso.

Desde luego, eran otros tiempos, otras condiciones de país, por ejemplo, no había redes sociales. Los mexicanos empezaban apenas a almacenar su repudio hacia los políticos del PRI. Hoy, en todas las encuestas aparecen en primer lugar, cuando se pregunta. ¿Por qué partido no votarías?

Después, la jornada electoral de 1994 heredó a los mexicanos la presidencia de Ernesto Zedillo Ponce de León, postulado por el PRI, tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta. Ahí se dio la segunda derrota de Cárdenas Solórzano.

En el 2000, llegó la alternancia con el panista Vicente Fox, y Felipe Calderón lo sucedió en la presidencia. Fueron 12 años de atraso en México.

El PRI volvió en el 2012 a Los Pinos, con Enrique Peña Nieto, pero no supo aprovechar la nueva oportunidad que le dieron los mexicanos.

Su gobierno es historia conocida. Le abrió las puertas de par en par al político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, quien está en la antesala de llegar a Palacio Nacional.

Ahí se las dejo…