Franja Sur

Después del Frente ahogado

› René Alberto López
E-mail: ralopez22@hotmail.com

Entre los panistas del centro del país hoy cunden reclamaciones de haber sido una mala idea aliarse con el PRD en las elecciones del pasado 1 de julio, y culpan de tal desatino a Ricardo Anaya, candidato presidencial de la fallida coalición: “Por México al Frente”.

Similar discurso acusatorio se escucha en los pasillos del PRD, incluso la Secretaría Electoral de su Comité Ejecutivo Nacional definió como devastador haber ido coaligado con el PAN en el pasado proceso electoral.

Así, podríamos cacarear hoy en este espacio la frase: “se los dije”, pues en esta columna en más de tres entrega advertimos de la errática idea de una coalición entre PAN y PRD.

Recuerdo que la calificamos como “una ensalada sin ton ni son”.

La más clara fue aquella entrega que titulamos “El frente nació muerto”, pues jamás de los jamases se hubiese uno imaginado, en el siglo pasado, tremenda unión de izquierdistas con la derecha recalcitrante.

Nadie en su sano juicio, en tiempos de Vicente Lombardo Toledano y Arnoldo Martínez Verdugo, de lado de los llamados “rojillos”, y de Efraín González Luna y Manuel Gómez Morín, por la reacción, hubiese planeado tremendo disparate.

Ahora surgen las lamentaciones, salen los reproches, pero la verdad, la verdad, los impulsadores, los hacedores del dichoso frente, fueron cegados por el odio, el rencor, la tirria, olvidándose de la sensatez, de esa prudencia recomendada en toma de determinaciones cruciales.

Los arrastró, pues, el incontrolable resentimiento que en ese momento les producía el político más popular de Latinoamérica, y mandaron al cesto de la basura principios, ideales y congruencia política.

Hoy, fríamente, en la almohada de la conciencia, deberían reconocer que en realidad los unió ese desamor contra Andrés Manuel. Les hizo tanto daño, al grado de despojarse de toda ética política.

Pasada la elección presidencial, queda consignada con grandes letras negras en la historia de México, la actuación de ese frente, que flota en aguas del estercolero camino al basurero de la historia.

La botica

1.- Roberto Hernández es un tabasqueño que en el año 1992 estuvo en la preselección olímpica en la rama de atletismo, en cuya concentración convivió con la velocista y medallista olímpica Ana Guevara, quien a partir del primer día de diciembre tomará el mando de la Conade. Este inquieto deportista choco también tomó parte en los trabajos sobre temas deportivos en el equipo de campaña del gobernador electo Adán Augusto López Hernández, y actualmente ya entregó en las oficinas de transición de Andrés Manuel López Obrador, todo un proyecto para impulsar y mejorar el deporte de alto rendimiento y popular en tierras del Edén.

2.- El presidente del Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ITAIP), Jesús Manuel Argáez, señaló que los municipios de Tenosique, Macuspana y Emiliano Zapata, cerrarán su administración como los más incumplidos en transparencia. ¿Qué tratarán de ocultar?

3.- Lo mejor que pudo pasarle al PRI de Tabasco fue elegir a Gerald Washington Herrera Castellanos como su coordinador de la bancada en el Congreso del estado, pues por sus condiciones, tendrán en el huimanguillense a un diputado aguerrido, como hace falta en los tiempos que se avecinan.