Franja Sur

Adán Augusto, duro y a la cabeza

› René Alberto López
E-mail: ralopez22@hotmail.com

El gobernador Adán Augusto López Hernández no se anduvo por las ramas y volvió a salir en defensa de los tabasqueños, ahora en contra de las turbias maniobras en la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Alzando la voz, advirtió que en su momento pedirá la renuncia deEduardo Seldner Ávila, subdirector general de administración de la Conagua, pues acusó que existen irregularidades al interior de la dependencia, y señaló que están cometiendo irregularidades para dales las obras a empresas que no son de las entidades, de donde ésta se llevan a cabo, y citó como ejemplo el caso de Veracruz.

Y es que en tierras chocas, cuando había delegados, se observó que esas oficinas de por vida fueron nidos de funcionarios foráneos, quienes venían a hacerse ricos con las obras, sin importarles el futuro de Tabasco, pero eso está a punto de terminarse en la cuarta transformación.

Vea usted, hasta antes de este gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, las delegaciones de la Conagua eran asignadas a amigos del Presidente en turno, y eso lo cuentan con pelos y señalesex funcionarios del gobierno federal.

Era costumbre, agregan, que en la mayoría de los casos, los titulares venían de fuera y, desde esas oficinas se autorizaban obras hidráulicas millonarias a compañía constructoras, bajo el consabido diezmo al delegado federal.

Hay historias negras al respecto, contadas por quienes en gobiernos pasados tuvieron oportunidad de observar la entrega en cajas de cartón de dinero en efectivo al titular de la dependencia.

Pero ahora, con el cambio de modalidad, en que desaparecieron los delegados en los estados, ahora desde las oficinas centrales se quiere manipular la obra pública.

Es por ello que el gobernador Adán Augusto está “defendiendo los intereses de los tabasqueños”, y salió al paso con la situación que se está presentando al acusar la centralización de las licitaciones de obras de Conagua en los estados, para declararlas desiertas y beneficiar a empresas a modo.

Así, se fue duro y a la cabeza en contra de Eduardo Seldner Ávila, subdirector general de administración de la Conagua, de quien anticipó que solicitarán su renuncia.

Y no es la primera vez que el mandatario tabasqueño demuestra su talante de Ejecutivo al momento de defender a su estado. Ya lo hizo al comenzar su gobierno, cuando las brigadas de la Comisión Federal de Electricidad andaban hostigando y cortándoles el servicio de luz a los deudores de esta entidad que se encuentran en resistencia civil.

Ayer y hoy se puso la camiseta de Tabasco para amparar desde su gobierno los intereses de los ciudadanos de estas tierras. Y en el caso de la Conagua no está solo, pues cuenta con el respaldo de los socios de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

La organización envió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, fechada el 24 de junio, en la que igual acusan corrupción en la Conagua, y denuncian que desde las oficinas centrales están realizando manejos turbios para que las obras “se adjudiquen de manera directa a empresas de fuera del estado”.

De este modo, constructores locales demandan la intervención del presidente López Obrador a fin de que dé solución a este problema, que no solo afecta al estado de Tabasco, sino a todo el sureste mexicano.

Y es que tanto el gobernador como los constructores chocos, tienen toda la razón, ya que por décadas los gobiernos federales anteriores tomaron a esta región del sureste como el patio del país, y, no se vale.

Ahí se las dejo…