Democracia virtual

Gerardo Gaudiano tiene rumbo y destino

› Eugenio Hernández Sasso

Los párpados no pudieron contener las lágrimas que, producto de la emoción, brotaron de los ojos de Ximena Martel en el momento en que Gerardo Gaudiano, su esposo, aprovechó el marco de su segundo informe de resultados como alcalde de Centro para destaparse como padre de su hijo primogénito.

Ante tal revelación, en primera fila José Ramón Martel sonrió y batió sus manos para sumarse al estruendoso aplauso que los sorprendidos asistentes al teatro Esperanza Iris protagonizaron en señal de celebración.

José Ramón estaba más que contento, pues su hijo José, apenas el año pasado, le dio la fortuna de ser abuelo de Lucía, su primera nieta, y ahora Ximena le dará una nueva corona con su primogénito, que a decir del gobernador Arturo Nuñez, es casi seguro que traerá "torta bajo el brazo".

En un estado donde más del 50 por ciento de la lista nominal es joven, el gobernador Arturo Nuñez dijo que Gerardo Gaudiano “renueva mi esperanza en la política y en los políticos de Tabasco y de México”.

Esa frase, comentada luego por los asistentes, hizo suponer al respetable pueblo de Tabasco un adelanto de quien será el candidato del PRD a la gubernatura del estado que, por cierto, se hará público en los próximos días.

Núñez tenía un compromiso muy importante en la ciudad de México, pues el mandatario tabasqueño se reuniría con sus homólogos perredistas para lanzar la propuesta de Miguel Ángel Mancera como representante del Frente Ciudadano por México a la presidencia de la república; sin embargo, canceló su viaje para estar en el Segundo Informe de Resultados del alcalde del municipio de Centro.

El acto fue de primer nivel, a Gaudiano lo "arroparon" diputados federales, tiburones empresariales, el gabinete en pleno del poder Ejecutivo, alcaldes y distinguidos operadores políticos. Hasta el líder estatal del PVEM, Federico Madrazo, hizo acto de presencia luego de tomarse un "cafecito" en el "Cafeto" con su homólogo Darvin González Ballina.

El 2018 plantea una oportunidad para el cambio, por lo que “vamos a continuar trabajando sin bajar el ritmo, cumpliendo más allá de las metas que ya alcanzamos, porque ¡juntos podemos!”, dijo Gerardo Gaudiano, quien tardó más de 20 minutos en salir de la sede de su informe, pues todos los asistentes querían saludarlo, estrechar su mano, abrazarlo y hacerle saber que lo quieren como gobernador.

Finalmente, el jefe del Ejecutivo lo invitó a subir a su camioneta y, juntos, se fueron a la Quinta Grijalva, donde minutos más tarde se reunieron con los demás aspirantes al gobierno del estado.

Ahí hablaron de todo lo concerniente a la sucesión gubernamental y determinaron que el destape ya no será hasta febrero sino en los próximos días.

Seguramente todos caminarán unidos con el ungido, con el propósito de alzarse con la victoria en 2018 y dar continuidad al proyecto de cambio que inició Arturo Núñez en 2012.