La Agenda

*La homilía de Denisse Dresser


› Humberto Iduarte

Este es un extracto de la opinión de la periodista Denisse Dresser, en el que dibuja lo que para ella es la figura presidencial y lo que representa que todas las mañanas esté muy temprano informando al pueblo de México, ante todos los medios de comunicación sin excepciones, las preguntas y respuestas que se realiza. Esto es para la prensa y medios de comunicación algo inédito en la historia de nuestro país.

El tono irónico usado por la periodista es burlón y traspasa algunos limites por no tomar en consideración lo que sucede en el país. Si verdaderamente estuviese preocupada de lo que nos queda y la forma en que se ha perdido en estos últimos tiempos, creemos que otros serían sus comentarios.

No se entiende porque de pronto olvidan el pasado con tal de ventilar una opinión, parece ser que el tiempo que narran los que son expertos analistas de que fue lo que nos pasó, lo adecuan solo a las 3 últimas décadas, o lo que es lo mismo, desde que inició el llamado neoliberalismo.

Una palabra muy utilizada pero poco analizada en los medios. Un sinónimo de desgracia y empobrecimiento en forma generalizada, pero a la vez poco creíble.

Esto que hoy vivimos viene un poco más atrás de 30 años, quizá desde los gobiernos de Gustavo Díaz Ordaz, pasando por José López Portillo y Miguel de la Madrid.

En esos gobiernos nació en gran escala el nepotismo, la corrupción subió a muy altos niveles y la impunidad llegó a ser algo visto hasta con naturalidad por la sociedad de ese entonces. No había reacción social. Esto conllevó al parecer a la pérdida de valores de toda una sociedad.

Lo que hoy estamos viviendo solo es un reflejo de tantos malos ejemplos, vicios, delincuencia y homicidios. Antes del paso de todos estos expresidentes nombrados, todo esto que hoy es común y que ya no nos asombra por las cifras escalofriantes de hechos terribles, antes eran solo casos aislados.

Ciertamente se podrá argumentar que la población era menor, pero, aun así, los porcentajes eran muy distantes a lo que hoy se contabiliza.

Andrés Manuel sigue insistiendo en moralizar el país. Sabe bien que se perdió la brújula y también sabe que los motivos principales se derivaban de la corrupción. Para Andrés Manuel es necesario regresar al rescate de los valores éticos de los individuos.

Por esa razón por las mañanas, expone como los problemas se van resolviendo poco a poco, todo de acuerdo a lo hallado después de ir destapando el cuerpo descompuesto de lo que se convirtió nuestro país.

No obstante, parece ser que el interés de la periodista va más allá a lo que sencillamente se expone en estas líneas, y esto no es suficiente para tratar de entender lo que el presidente trata desde su espacio, la de recomponer este tejido social en el que estamos sumergidos.

La burla y la ironía por parte de la señora Denisse, queda aquí para su análisis, así que leamos y al final usted tendrá su particular punto de vista y opinión: “Helo ahí, todas las mañanas. Como un cura ante su congregación. Como un párroco frente a sus feligreses. Exhortando, adoctrinando, regañando, dando lecciones de moral, citando la Biblia, apelando a los mexicanos a ser mejores seres humanos (…) El presidente de México frente al púlpito, desde el cual informa, pero también evangeliza. Provee cifras, pero también da mandamientos (…) No sólo es un líder electo, es un guía espiritual. Y muchos lo escuchan extasiados, esperando la siguiente lección, la próxima pauta, el nuevo código de conducta que habrá de regir a la Cuarta Transformación (…) “La banda presidencial que da permiso para moralizar. Su discurso no es uno de derechos y leyes sino de vicios y virtudes (…) Para quienes asisten y presencian y participan en la misa diaria, AMLO adquiere cualidades mágicas, forja un lazo emocional entre el apóstol y sus discípulos, se vuelve una figura paternal para una sociedad en busca de alguien en quien creer. Alguien que trascienda los estrechos confines del papel presidencial y se erija en un líder espiritual: poderoso, omnisciente, virtuoso”.

Como dice un buen amigo, utilizando su frase: ahí queda eso.

https://www.facebook.com/laagendaenred/