Tabasco: El porqué de la inseguridad


› Rodulfo Reyes

El tema de la delincuencia organizada en Tabasco tiene “un antes y un después” y si bien se trata de un problema nacional, aquí posee una característica particular que conviene analizar para entender el fondo del problema, el cual parece haber rebasado al gobierno estatal.

Encuestas aplicadas por entidades gubernamentales como el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) han encontrado que la inseguridad es la principal inconformidad que afecta la salud mental de la ciudadanía.

Además, su incidencia provoca un mayor rechazo hacia las autoridades, pues se les responsabiliza por no poder contener la incidencia.

De acuerdo con un especialista en la materia, que por seguridad pide no ser identificado, el "detonante" del problema que padece actualmente el estado, se suscitó a principios del gobierno del priísta Andrés Granier Melo, cuando se "rompió" la estructura de mando en la Secretaría de Seguridad Pública con el encarcelamiento de Juan Cano Torres, quien fue el jefe policíaco de Manuel Andrade Díaz.

A Cano Torres lo acusaron de ser “cabecilla” de una cofradía criminal llamada "La Hermandad", y el responsable de la política interna de Granier, Humberto Mayans Canabal, hizo valer sus buenas relaciones en la capital del país para que la PGR lanzara una batida en contra de los jefes policíacos de Andrade, a quienes acusaron de atentar contra el general Francisco Fernández Solís, titular de Seguridad Pública en el arranque de la gestión de Granier.

Fernández Solís resultó ileso, aunque consiguió el “récord” de ser el primer alto mando castrense en sufrir un atentado a manos del crimen organizado.

En una entrevista posterior, Granier confesó que cuando era gobernador electo, el saliente, Manuel Andrade, le presentó una terna para la titularidad de la SSP; los propuestos eran egresados del Colegio de Policía y Tránsito como lo había sido Cano Torres.

Con esa revelación, las autoridades del periodo 2006-2012 trataban de probar que la delincuencia estaba enquistada en la institución de la avenida 16 de Septiembre.

El experto en seguridad entrevistado por el reportero asevera que hasta la administración de Manuel Andrade se había mantenido "un equilibrio" en la forma de operar de las organizaciones delictivas en la entidad.

"Digamos que hasta Andrade los carteles llevaban la 'fiesta en paz' con el gobierno, y no se metían con la población civil", explica, “y por eso la delincuencia no se había desbordado como ahora”.

Por eso, sostiene, a partir de entonces la tierra del presidente Andrés Manuel López Obrador dejó de ser “el mejor lugar para vivir”, y los criminales empezaron a atacar a la Policía.

Al final, Cano Torres y coacusados fueron declarados inocentes y el caso montado en la Secretaría de Gobierno se cayó.

Así que, agrega la fuente, esa estrategia de Granier, aunque la operó su segundo de a bordo, es el parteaguas en la lucha contra la inseguridad que se registra en el estado.

GRACIAS TE DOY, MORENITA DEL TEPEYAC

Si alguien no creía que Andrés Granier busca ser candidato a la presidencia municipal de Centro, el rezo que le ofreció a la Virgen de Guadalupe ayer en su domicilio de Mario Brown vino a despejar cualquier duda. Estudios de opinión conocidos por esta columna indican que solo el químico de profesión puede ganar con holgura la alcaldía, aunque el PRI también tiene al exsecretario de Salud, Luis Felipe Graham Zapata, como prospecto bien posicionado. De ahí en fuera deje usted de contar.

Columnas