El mensaje


› Ambrosio Gutiérrez Pérez

En su parte medular, que es la entrega por escrito al Congreso del Estado, el IV Informe de Gobierno no cambiará. Este 7 de agosto el gobernador Carlos Miguel Aysa, a las 10:45, irá primero a depositar una ofrenda floral y montar guardia de honor en el monumento a Pablo García, en la explanada del Palacio Legislativo pues se cumplen 162 años del inicio del movimiento de emancipación, y luego al salón de sesiones al entregar el documento.

En el recinto de sesiones, además de entregar el escrito y de que algún legislador le responda la cortesía, el gobernador Aysa pronunciará un mensaje que seguramente será de corte eminentemente político. Y no puede ser de otra manera. Lo que no sabemos es si ese mensaje marcará la continuidad o el arranque de una nueva etapa.

No olvidemos que, pese a la pertenencia de Aysa al equipo de trabajo de Alejandro Moreno Cárdenas (que a partir del próximo domingo casi seguramente será el nuevo dirigente nacional del PRI) y de que alguna “línea” política habrá, la verdad jurídica es que fue electo por el Congreso del Estado como gobernador sustituto de Campeche.

Es decir, independientemente de pertenencias y filias políticas, la responsabilidad legal, política e histórica es ahora de Carlos Miguel Aysa. Lo que haga o deje de hacer, con “línea” o no, es y será su absoluta responsabilidad y es quien a partir de hace mes y medio debe responder a los campechanos.

Gobernar bien, hoy día, no es un asunto de percepciones sino de resultados, de hechos. Lo hemos dicho muchas veces: los gobernantes no cuentan por sus intenciones, menos por sus emociones, sino por sus hechos, por sus obras a la vista y al servicio de los ciudadanos. Lo que los ciudadanos esperan, de Aysa ahora, son resultados que los ayuden a vivir mejor en su entorno. Nada más, nada menos.

De manera que la atención del círculo rojo, pero también y sobre todo de los ciudadanos, seguramente estará en el mensaje de Aysa en el Congreso del Estado (no habrá otro mensaje político, en otro recinto, como se estila). Sabremos entonces si su decisión es la de marcar una nueva etapa o si, como especulan algunos, sólo continuará la marcha hasta terminar el periodo gubernamental dentro de un par de años.

Rendijas

—Imágenes tomadas esta mañana en la Clínica del Issste son elocuentes: larguísimas filas de personas esperando sus medicamentos… pero no hay medicinas, dicen algunos pacientes desesperados por la espera y por la impotencia de no tener recursos propios para ir por lo que necesitan a farmacias particulares.

—El secretario de Pesca del gobierno de Campeche, Raúl Uribe, se deslindó del conflicto entre pescadores de Lerma y Champotón que llevó a la quema de lanchas. Le tiró la pelota a las autoridades federales de Conapesca pues no han definido estrategias de inspección y vigilancia en el litoral campechano.

¡Pues mira qué suave!.. diría Chilinsky.

—Se anunció la llegada de una empresa, Aloecorp, proveedora de derivas de la sábila. Se prevé la creación de más de 200 empleos directos e indirectos en el municipio de Campeche. ¿Será la misma a que el Ayuntamiento de Campeche le cobró 6 millones de pesos de impuestos?

Por cierto, en la foto no aparece el alcalde Eliseo Fernández. ¿No lo invitaron? ¿No quiso ir?

Columnas