¿Seguros o no?


› Ambrosio Gutiérrez Pérez

A no pocos extrañó, a muchos desencantó y a otros les dio alegría que San Francisco de Campeche, la capital campechana, no haya aparecido entre las primeras cinco ciudades con menos percepción de inseguridad, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi.

Sí aparecen Mérida, Yucatán, en primer lugar con 18.9 por ciento de percepción en inseguridad; le siguen San Pedro Garza García, Nuevo León; San Nicolás de los Garza, también Nuevo León; Saltillo, Coahuila; Los Cabos, Baja California; y Puerto Vallarta, en Jalisco.

¿Y por qué no San Francisco de Campeche, la capital de Campeche que es el primer lugar nacional con menor incidencia delictiva, según el propio Consejo Nacional de Seguridad Pública?

La verdad es que son cosas diferentes. Es decir, una cosa es tener el primer lugar con menor incidencia delictiva de alto impacto, que proviene de un registro estricto; y otra cosa es la PERCEPCIÓN de los ciudadanos respecto a si la ciudad donde viven es segura o no. De hecho, esa misma encuesta del Inegi subraya que durante diciembre del año pasado el 72.9 por ciento de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

No debemos confundir la gimnasia con la magnesia. Tampoco se trata de “defender” ni de rasgarse las vestiduras por un “primer lugar” que, de hecho, es cambiante. Baste saber que Campeche se encuentra entre los primeros lugares con menos delincuencia, que es un estado seguro y tranquilo aún para vivir.

Lo preocupante en realidad es que sea un 72 por ciento de los ciudadanos que vivimos en concentraciones urbanas, y mayoritariamente las mujeres (77.2 por ciento), los que estemos o nos sintamos inseguros en nuestras ciudades pues la percepción de inseguridad puede acarrear muchos otros problemas vinculados al bienestar de las familias.

Por ello mismo el tema de la seguridad pública, del combate a la delincuencia organizada o no, sigue siendo el principal pendiente del gobierno de López Obrador y, sin duda, el principal “activo” de su oposición para criticar la estrategia de seguridad y al gobierno en general.

Rendijas

--Un dato adicional del Inegi: las ciudades con menor porcentaje de hogares victimizados fueron Tampico con 13.3 por ciento; Juárez, con 16.6; San Francisco de Campeche con 17.7; Mérida con 19.0 y Los Mochis con 19.1.

--Por si les interesa, el Senado de Estados Unidos aprobó el T-MEC, Tratado Comercial México, Estados Unidos, Canadá. La votación a favor del acuerdo comercial fue por aplastante mayoría 89 a favor y 10 en contra. Ahora Trump deberá firmarlo y oficializar su ratificación.

--El gobernador Carlos Miguel Aysa González fue a la Ciudad de México a reunirse con el presidente López Obrador y sus compañeros de la Conago, aprovechó para insistir ante la Comisión Federal de Electricidad sobre el tema de reducción de tarifas y llegó casi directo a Hecelchakán para una gira de trabajo de las que acostumbra, y le gustan, a ras de suelo. Entregó estufas ecológicas.

--Con el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que sustituye al Seguro Popular, las medicinas y la atención van gratis. Sin pagar nada. ¿Funcionará? ¿Porque no esperan que empiece a rodar para calificarlo y/o criticarlo?

--Aunque corrió el rumor desde hace un par de días, hasta hoy el doctor Rafael Rodríguez Cabrera dejó de ser el secretario de Salud del gobierno estatal para, según dijo, integrarse ¡al PRI! Ahí sí hay revuelta gimnasia con magnesia…

¿Quién llega a Salud? No se sabía hasta hace unas horas. Pero sin duda deberá ser alguien que entienda, acepte y se comprometa con los nuevos aires nacionales en torno al tema de la salud.

Columnas