Voz popular: victimizan a Evaristo


› René Alberto López
E-mail: ralopez22@hotmail.com

En cierta ocasión el periodista veracruzano Roberto Blanco Moheno fue mandado a buscar para que se presentara en Los Pinos con elpresidente Miguel Alemán. Ya en la oficina el mandatario le dijo sin dejar de sonreír: “Un presidente de la República tiene, como primera obligación, la de recibir veinte millones de mentadas de madre al día”.

Miguel Alemán mandó a llamar aBlanco, que estaba en los inicios de su carrera, porque no paraba de criticar al amigo del presidente en libretos que escribía para obras cómicas del teatro Lírico, donde cada noche hacían añico la figura de Casas Alemán, regente del Distrito Federal.

Este es otro pasaje histórico: Al entonces candidato a la presidencia Adolfo Ruiz Cortines, sus enemigos de la oposición apoyadores de Miguel Henríquez Guzmán le inventaron que ayudó a la ocupación norteamericana de Veracruz. “Y por ese motivo no puede ser presidente de México, por traidor a la patria”. Era una falacia del tamaño del mundo y esa mentira finalmente cayó por su propio peso.

Traigo estos trozos de historias para mostrar dos cosas: Una que los ataques bajunos, ruines y canallas a los políticos con futuro no son nuevos y, que si eso se da en esas altísimas esferas de la política, imagínese en provincia, donde aún se resuelven algunos casos a sombrerazos.

Todo político sabe que está expuesto a las críticas, sí, pero hay de críticas a críticas, pues bienvenidas sonlas que buscan la verdad para mostrarlas a los lectores y, otras que rebasan la libertad de expresión para zambullirse en las pestilentes aguas del libertinaje al poner en prácticas infundios.

Por eso en estos tiempos de las redes sociales que permite todo y aguanta de todo, desde ahí se ataca a lo que se mueva, aun a gobernantes que hacen diferencia por su trabajo realmente a favor de los gobernados, como a periodistas profesionales que cuidan su credibilidad ante la sociedad.

Tenemos hoy la campaña sistemática contra el edil de Centro. La verdad, la verdad, Evaristo Hernández Cruz es un político curtido en el oficio, y blindado con el trabajo constante que está realizando además baste conocer el continuo reconocimiento del gobernador. Eso, por supuesto, lo coloca en el blanco de quienes desde ahora lo ven como adversario en el 2024.

Pero no existe campaña sistemática que caiga bien a la población, sobre todo cuando son malintencionadas, malignas, sin datos duros sólo con el afán de descalificar a base de supuestos.

Esto la gente lo sabe leer con claridad. Sabe ver cuando la crítica es a base de un trabajo periodístico serio a cuando se cae en la vulgar provocación.

La gente lo dice y lo comenta en los cafés de Villahermosa y otros centro de reunión: “ya aburren con esos temas, lo que están haciendo es victimizar a Evaristo y lo harán más popular”.

El pueblo no es tonto porque también señalan que desde que inicio la gestión del nuevo ayuntamiento de Centro, hay un diario que trae una guerra sin cuartel contra el alcalde. Ellos mismos están haciendo válido aquel refrán en la humanidad del alcalde: “lo que no te mata te hace más fuerte”.

Y, los enemigos emboscados de Evaristo, los auténticos, los que no dan la cara son precisamente los que no quisieran que se fortalezcapolíticamente el llamado Dragón.

Ahí puede estar el fondo, claro, sin descartar el económico de parte de los autores materiales, pues apenas inició su mandato, el dichoso diario local no ha parado en tratar de desacreditarlo, pero la verdad, la verdad, se toparon con un edil que se crece ante la adversidad.

Su respuesta ha sido ese trabajo en las comunidades y colonias que le mereció el amplio reconocimiento del gobernador Adán Augusto López Hernández en la inauguración del “Mercado José María Pino Suárez”.

El pecado de Evaristo, si a eso se le puede llamar pecado, es que ha enfocados sus programas en apoyo de la población desprotegida, siguiendo el ejemplo del presidente Andrés Manuel López Obrador “primero los pobres”.

Por ejemplo en la Semana Santa acercó los balnearios a esa gente que no puede acudir a los centros vacacionales de lujo, le trajo críticas, sí, pero también hay que ver cuanta gente de las colonias populares aplaudieron que les haya llevado felicidad a sus familias, sobre todo a los niños.

Se conoce por las experiencias de otros hombres públicos que los políticos firmes en sus convicciones y en sus proyectos aguantan vara o como decía AMLO, “me doblo, pero no me quiebro”, y el edil de Centro es de ese talante.

Colaboradores del edil dicen que las intrigas de minúsculos grupos de malquerientes de Evaristo, son ladridos que no tiran a un buen jinete, “sobre todo a este alcalde de Centro que tiene como premio el aprecio infinito de la población en comunidades y colonias”. Visto de este modo, sus malquerientes están tirando por la culata.

Ahí se las dejo…

Columnas