Pepe Toño y las cuentas públicas de Núñez

› Jorge Núñez

Algo que dijo doña Beatriz Milland Pérez cimbró las puertas de la silla principal de la Secretaría para el Desarrollo Energético, que es donde despacha José Antonio de la Vega Asmitia.

De voz de la presidenta de la Junta de Coordinación Política salió la siguiente declaración: “hay que revisar cómo se invirtió el gasto en la pasada legislatura”.

La diputada morenista Beatriz Milland se refería al reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad, que declara como ilegal que los diputados otorguen ayudas sociales, porque no es una función del Poder Legislativo.

El tema, que en realidad es un asunto menor por tratarse del presupuesto para apoyos sociales, y que con seguridad será resuelto, ha dado pie para que muchos se pregunten qué papel jugó el entonces presidente de la 62 Legislatura en la revisión de las cuentas públicas en la segunda mitad del Gobierno perredista de Arturo Núñez Jiménez.

Ahora que todo mundo exige castigo para los funcionarios nuñistas que cometieron actos de corrupción, se olvida un pequeño gran detalle: las cuentas públicas de 2015 a 2017 fueron aprobadas por una Legislatura a cuyo frente estuvo Pepe Toño, como presidente de la Junta de Coordinación Política.

Con la mayoría del PRD y sus aliados, Pepe Toño votó a favor de la aprobación de los ejercicios de los tres poderes del Estado y de las diecisiete presidencias municipales. Y esto es algo que nadie ha querido apuntar.

Ahora que el Congreso está a nada de entrar a revisar las cuentas públicas del último año de Núñez, la opinión pública se pregunta: ¿y los tres años anteriores?

Resulta inverosímil, burdo, imposible, que los funcionarios y alcaldes se hayan “portado bien” durante un lustro, y que sólo hasta el último año se hayan llenado las bolsas de dinero malhabido.

Aquí es donde entra la figura de Pepe Toño, como responsable principal de la revisión y aprobación de esas cuentas públicas (junto con el OSFE).

Por eso es que lo dicho por Betty Milland, en el sentido de revisar el gasto de la 62 Legislatura, le ha movido el tapete al titular de la Secretaría para el Desarrollo Energético.

Pepe Toño tiene mucho que decir, no precisamente sobre el tema de Milland, sino sobre otro mucho más importante que está en boca de todos: la aprobación de las cuentas públicas de la parte final de la gestión nuñista.

: CONSENSO

En Morena hay un consenso general sobre la importancia de que César Burelo sea electo para un periodo estatutario de tres años.

Burelo ha estado al frente del partido como delegado, por lo que su elección no representa ningún problema ante la autoridad electoral.

El 19 de octubre son las asambleas distritales para elegir al nuevo presidente estatal de Morena, y todos los caminos llevan al químico.

A diferencia de lo que sucede en el ámbito nacional, donde todo apunta a que Yeidckol Polevnsky no seguirá como dirigente nacional, en Tabasco no hay duda respecto a darle continuidad al desempeño de Burelo.

Por cierto, su trabajo a ras de tierra ha tenido resultados muy favorables para el partido del presidente Obrador.

Columnas